Pequeños guerreros
Comparte con tus amigos










Enviar

De la mano de Joe Dante se estrenó en 1998, en los cines de todo el mundo, una divertida y memorable película sobre unos muñecos que cobraban vida y establecían una guerra entre ellos, pillando a unos adolescentes de por medio. Hoy, en su 20º Aniversario, rememoramos uno de los films más nostálgicos de finales de los 90: ‘Pequeños guerreros’.

“Escoria gorgonita”.-Chip Hazzard.

Crítica de Pequeños guerreros

El origen de ‘Pequeños guerreros’ es realmente oscuro, puesto que, originalmente, cuando Joe Dante aceptó el proyecto (secundado desde el principio por DreamWorks), el guión original era una especie de película de terror en la que unos muñecos cobraban vida y se dedicaban a matar a los protagonistas del film… algo así como la saga de Chucky (entre comillas, claro).

Sin embargo, la Universal quería un enfoque distinto, más cercano al público adolescente y con más potencial para arrasar en taquilla. De aquí vino la entrada en el guión de Ted Elliot y Terry Rosio (futuros guionistas de la saga de ‘Piratas del Caribe’), quienes se encargaron de pulir el libreto original. No obstante, Dante pudo mantener en el script definitivo ciertos aspectos que, en su momento, escribieron Gavin Scott y Adam Rifkin (especialmente, el tema de las Barbies a lo Frankenstein, o el uso de ciertas herramientas por parte del Comando de Élite).

Para poner voz a los personajes de los muñecos, Joe Dante tuvo la gran idea de reclutar a casi parte del reparto de Doce del patíbulo (Robert Aldrich, 1967), es decir: George Kennedy, Ernest Borgnine, Clint Walker o Jim Brown. Por su parte, Bruce Dern sustituyó a Richard Jaeckel, quien falleció antes de empezar el rodaje. Como los líderes de ambos bandos (los Gorgonitas y el Comando Élite) se contrató a Frank Langella (Archer) y Tommy Lee Jones (Chip Hazzard). Finalmente, y a modo de cameos, están las actrices Christina Ricci y Sarah Michelle Gellar como “las Gwendy” (las Barbies que el Comando de Élite convierten en parte de su ejército).

Respecto al casting real, este se encontraba encabezado por una jovencísima Kirsten Dunst, quien años después ya sería más reconocida gracias a su participación en Spider-Man (Sam Raimi, 2002). También nos encontramos con Gregory Smith como Alan Abernathy, el joven protagonista del film y que será el primero en darse cuenta de todo el pastel…

El film de Dante resulta, veinte años después, una muestra de cine de aventuras y diversión muy competente y filmado de manera artesanal, con la combinación de animatrónicas (obra de Stan Winston, creador de seres tales como el T-800 o el Predator) y elementos de CGI, aunque estos últimos ya un tanto desfasados a día de hoy.

‘Pequeños guerreros’ tiene ese aire de producto muy de la marca de Steven Spielberg y Joe Dante, muy en la línea de otro de los proyectos que ambos hicieron juntos, me refiero a ‘Gremlins’ (1984). De hecho, y en cierta medida, este film podría ser “una secuela espiritual” de aquella, puesto que Dante combina los aspectos de terror (aquí más mínimos), con los elementos de comedia y fantasía que caracterizaban la cinta de Gizmo y Stripe e incluso de parodia (el Comando de Élite no dejan de ser unos pseudo-Rambos cargados de esteroides y muy poca sesera).

La labor de dirección de Dante resulta tremendamente efectiva y divertida a lo largo de todo el metraje, combinando estupendamente los elementos comentados y su dirección de actores, como por ejemplo: los ya citados Gregory Smith tremendamente efectivo como Alan Abernathy, y Kirsten Dunst como su interés amoroso. Al igual que el resto de actores, todos ellos muy competentes dentro del film; a destacar la enorme química entre Phil Hartman y Kevin Dunn, el primero de ellos tristemente fallecido después de terminar el rodaje y a quien se le dedicó la película.

Además de lo ya comentado, uno de los puntos fuertes de toda la obra, y uno de los aspectos que siempre destaca, es el trabajo de Jerry Goldsmith. Esta BSO fue compuesta cuando Goldsmith aceptaba (siempre que la salud se lo permitía) trabajar con algunos de sus amigos, como el propio Joe Dante, con quien colaboró en las dos entregas de ‘Gremlins’ y en ‘No matarás… al vecino’ (1989).

Goldsmith presenta un trabajo rodeado de influencias heroicas e inclusive paródicas (por ejemplo, el uso de ‘La cabalgata de las Valquirias de Wagner’ cuando el Comando de Élite va en sus helicópteros) y cierta influencia electrónica (el tema del Comando con su guitarra eléctrica). Estos son los ingredientes de un excelente “artesano” musical como Goldsmith.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Pequeños Guerreros, una muestra del talento de Joe Dante y de su enorme sentido del entretenimiento. Todo plasmado con un producto muy en la onda de las producciones que solía rodar con Spielberg y que da lugar a uno de los trabajos más disfrutables de su filmografía.

Tráiler de Pequeños guerreros