No respires
Comparte con tus amigos










Enviar

Tres jóvenes, una casa aislada, un viejo ciego, un gran botín… parecía un trabajo sencillo y limpio: entrar y salir. Sin embargo, no todo es lo que parece y ha llegado el momento de que no te muevas, no grites y, sobre todo, ha llegado el momento de que comiences a leer la crítica de No respires.

“Un hombre es capaz de todo cuando acepta que Dios no existe”.-Anciano.

no-respires-boca

Crítica de No respires

En 2013 el director uruguayo Fede Álvarez dijo “¡Aquí estoy yo!” con Posesión Infernal (Evil Dead)’, una de las mejores películas de terror explícito y comercial en años… un film que además terminó siendo un remake superior a la obra homónima de Sam Raimi. El propio Raimi, viendo el enorme talento de Álvarez para el terror, decidió con total interés y apoyo apadrinarlo en su actualización de “Evil Dead”. Poco tiempo después, Raimi decidió volver a realizar labores de producción en ‘No respires’, junto a su socio Rob Taper, con su productora “Ghost House Pictures”, creada para el disfrute de los amantes del horror.

Y si la ya citada ‘Posesión Infernal’ (Evil Dead) era buenísima… no le va a la zaga esta película. De esta forma, ‘No respires’ se concibe como una gloriosa, terrorífica y tremebunda cinta de “invasiones domésticas”. Una cinta en la que Fede Álvarez y Rodo Sayagues, como guionistas, consiguen “una vuelta de tuerca” al género, convirtiendo a “los invasores/ladrones” en la presa, al irrumpir en un territorio altamente hostil y cuyo anciano y ciego morador conoce como la palma de su mano (algo “parecido” a lo que pudimos ver, por ejemplo, enThe Collector de Marcus Dunstan).

no-respires-apuntando

A destacar que el film viene a durar 88 minutos que transcurren casi totalmente en la casa del viejo ciego. Una casa que se convertirá en un auténtico “tren de la bruja”, en una trampa mortal dónde siempre van a estar pasando cosas… cosas terroríficas, de esas que me gusta llamar o calificar como “terror humano”. Como bien indica su propio título, al espectador no se le da ni un minuto para respirar, sintiéndonos como unos auténticos “voyeurs” que asistimos impotentes a todo un sinfín de situaciones dramáticas y desagradables, sin poder hacer nada al respecto, y sin saber a ciencia cierta por quién tomar partido… al menos hasta bien avanzada la película.

Al respecto de la casa, comentar que toda la ambientación resulta oscura y con focos de luz apoyados en las luces arrojadas por fuentes de iluminación del entorno, tanto internas (móviles de los protagonistas, linternas, alguna lámpara y televisión) como externas (luces de la calle). ¡Ojo! también a como al principio del film se nos van mostrando diferentes elementos de la morada que luego cobrarán su importancia en el desarrollo de los hechos, o la furiosa y babeante presentación del rottweiler del ciego.

no-respires-rottweiler

Viendo todo lo que sucede en esta película y todo lo que sucedía en “Posesión infernal”, me queda muy claro que el mundo del “terror comercial” necesita de directores valientes como Fede Álvarez, realizadores que miren más por ofrecer un inmisericorde producto de horror, que no por estar al tanto de recortar escenas y mirando las limitaciones de restricciones de edades en busca de más o menos taquillaje.

La BSO de Roque Baños también es (una vez más) otro elemento a destacar. El maestro murciano, que ya dio una lección en “Evil Dead”, vuelve a demostrar aquí su enorme valía para el cine de género, con partituras que te mantienen en vilo durante todo el metraje. Resaltar también determinados “momentos de silencio” que generan un ambiente totalmente tenso en el que el más mínimo ruido puede decantar la situación…

no-respires-escondida

“Tienes que rendir cuentas”… Calle Buenavista 1837, una casa en las afueras.

Tampoco baja el nivel ‘No respires’ en lo que son sus interpretaciones que resultan muy destacadas, sobre todo en lo referido al trabajo de Stephen Lang, del que hablaré un poco más abajo. Ahora toca presentaros a los tres jóvenes ladrones que se cuelan en su casa y que son interpretados por: Dylan Minnette como Alex, Daniel Zovatto como “Money” y Jane Levy como “Rocky”. Alex es un hijo rebelde que se conoce al dedillo la Ley y que marca los límites de lo que se puede y no robar. “Money” es el “jefe” del trío y el conseguidor de los “chollos”. Finalmente, “Rocky” es la novia de “Money” y una chica que sueña con marcharse a terrenos mejores.

Los tres van a sufrir de lo lindo y van a descubrir por las malas que robar en el 1837 de la Calle Buenavista fue una malísima idea… en este sentido, sus interpretaciones son sufridoras a más no poder, especialmente la de Jane Levy que, tras “Posesión Infernal”, volverá a pasarlo en esta cinta rematadamente mal…

no-respires-ladrones

Por encima de los tres jóvenes hay que situar la poderosa presencia (en todos los sentidos) de un implacable e inmesericorde Stephen Lang como el anciano de la casa. Lang está increíble clavando los movimientos y posturas de un invidente. Además, su todavía musculada presencia, dota a su personaje de un aire totalmente amenazador. Un tipo capaz de hacer cualquier cosa aún estando privado de “la luz” de sus ojos, y es que esas cuatro paredes son su hábitat natural y las conoce al milímetro… amén de haber desarrollado exponencialmente sus otros sentidos y allí dónde no llegue tiene a su terrible rottweiler, un furiosísimo can al que es mejor ni mirar…

no-respires-luces

En conclusión.
Finalizo esta crítica de No respires, otro contundente golpe sobre la mesa de Fede Álvarez que le da un “disfrutable” y terrorífico giro a los films de “invasiones domésticas”. Un tremebundo “tren de la bruja” que además tiene la suerte de contar con una muy entregada Jane Levy y con un Stephen Lang absolutamente implacable. Recomendada y ya mismo esperando una nueva película del director uruguayo.

Tráiler de No respires