Mortal Engines
Comparte con tus amigos










Enviar

Peter Jackson produce y co-escribe la adaptación de la primera de las aventuras de Hester Shaw en su mundo post-apocalíptico. Una tierra donde las ciudades se “mueven” y se conquistan unas a otras. Christian Rivers dirige su ópera prima, una película a la que el público no respondió y dio la espalda. Hoy en Cineycine visitamos el destructivo y mecanizado mundo de ‘Mortal Engines’.

“Esto es por mi madre”.-Hester Shaw.

Crítica de Mortal Engines

Vivimos una época en la que las adaptaciones de novelas son una de las claves de los grandes estudios. Con ellas buscan lograr crear franquicias que puedan sostener durante algunos años. Algunas de ellas han contado con éxito y otras se han quedado a las puertas del mismo o han fracaso. Estas últimas no han obtenido ni siquiera el beneplácito del público para poder encontrar ese hueco que la crítica a veces no abre.

‘Mortal Engines’ se suma a la lista de los fracasos estrepitosos. Su batacazo en taquilla fue descomunal. A la cinta se le intentó dar más ruido por uno de sus productores, Peter Jackson. Así se dejó de lado al debutante Christian Rivers, íntimo de Jackson y responsable de los FX de King Kong’. En concreto, Rivers se hizo cargo de la recreación de la famosa escena del pozo que Jackson quiso hacer como contenido extra del DVD.

La película tiene un apartado técnico impecable y un diseño de producción sobresaliente. Aquí destaca el enorme trabajo visual de Weta. Seguramente, peco de blando hacia ciertas propuestas del género fantástico que suelen ser denostadas por la mayoría. Incluso puedo apreciar en algunas de ellas ciertas virtudes que suelen elevar la calidad de las mismas frente a los destrozos de la crítica.

El principal problema de ‘Mortal Engines’ es su guión. Un libreto que ofrece una sensación descafeinada y bastante discreta. Ahora bien, tampoco es ese desastre que se pregonó contra viento y marea. El script fue realizado por Peter Jackson, Philippa Boyens y Fran Walsh. Es un guión que no termina de dar empaque a varios personajes de la película. Incluso algunos quedan demasiado superficiales. Además, ciertas relaciones no acaban de rematarse como deberían. El mayor esfuerzo de los guionistas se denota en dotar de un trasfondo sólido al personaje principal: Hester Shaw. Es ahí donde parte de la escritura de Jackson y compañía consigue un personaje empático hacia el público.

También se puede apreciar el esfuerzo de los actores. Al frente tenemos a la actriz sueca Hera Hilmar dando aplomo a su Hester Shaw. Por su parte, Stephen Lang aparece, bajo “kilos” de CGI, en su papel del cazarrecompensas Shrike claramente influenciado por Terminator. También está Hugo Weaving, quien logra sacar adelante un personaje odioso. Aquí se enfunda bajo la figura de alguien poderoso y paternal como Valentine. El guión consigue reservar hasta el final ciertas sorpresas de su personaje… En cuanto al resto del cast decir que Robert Sheenan no logra el cariño del público como el historiador Tom. Y, finalmente, tenemos a Jihae como la dura miembro de los rebeldes, Anna Fang. Este es un personaje poco desarrollado y casi limitado a las escenas de acción, es el personaje actioner del film.

Aunque en términos de sus personajes la cinta se queda a medio gas… no se puede negar que Christian Rivers logra un empaque visual la mar de decente. Además, para ser un debutante, Rivers se desenvuelve ciertamente bien en las set-pieces. Destaca especialmente la espectacular secuencia de persecución del principio con Londres arrasando el paisaje neozelandés para capturar a otras ciudades.

Otro de los pilares que salvan parte de la quema es la bestial y grandiosa banda sonora de Tom Holkenborg aka Junkie XL. El compositor se erige como el pilar “adrenalítico” de la película. Es él quien promueve la mayor parte de la capacidad épica y emocional que el guión no consigue.

En conclusión.
Termino esta crítica de Mortal Engines, una película que se queda en tierra de nadie. Viendo los nombres involucrados uno podría esperarse una producción más sólida de la finalmente entregada. Una lástima que el libreto de Jackson y compañía no termine de cuajar. Tan sólo su aspecto visual, su sonido y ciertos actores son lo suficientemente atractivos para evitar el suspenso.

Tráiler de Mortal Engines