Mortadelo y Filemón contra Jimmy El Cachondo
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras más de ocho años desaparecidos en combate, ¡por fin! regresaron los dos grandes mentecatos de nuestra cultura popular, los simpares Mortaledo y Filemón, y lo hacen con toda la tropa de habituales de sus aventuras, y de nuevo de la mano de Javier Fesser que sustituye acertadamente a los actores de carne y hueso, por animación por ordenador. Hoy toca reencuentro. Hoy toca conocer las aventuras de… ‘Mortadelo y Filemón contra Jimmy El Cachondo’.

mortadelo-y-filemon-contra-jimmy-el-cachondo-espias

Crítica de Mortaledo y Filemón contra Jimmy El Cachondo.
Regresa Javier Fesser a la saga de Mortadelo & Filemón, tras el inciso que supuso la segunda parte dirigida por Miguel Bardem. Fesser demuestra en ‘Mortadelo y Filemón: contra Jimmy El Cachondo’ que le tiene cogida la medida al tono del tebeo del maestro Francisco Ibáñez, y hace bueno el dicho que a la tercera va la vencida, siendo esta la mejor entrega de la franquicia, y la que mejor retrata el personal mundo creado por el maestro Ibáñez hace ya más de cincuenta años.

Fesser ha dejado de lado a los actores de carne y hueso de las dos anteriores, y ha optado por una excelente animación por ordenador híper-realista que consigue sacar todo el partido al universo de Ibáñez, y a lugares como la TIA, el apartamento de los dos “súper-espías”, y ¡cómo no! la colección de golpes que inundan el tbo. Además, la inclusión de un personaje recurrente en el universo cinematográfico creado por Fesser, El Rompetechos, que por fin consigue hacer honor al personajillo creado por Ibáñez en sus viñetas.

mortadelo-y-filemon-contra-jimmy-el-cachondo-tia

La estructura narrativa del film es la de siempre, un invento del profesor Bacterio, los dos agentes haciendo de las suyas, el Superintendente Vicente enfadado con el mundo, y una colección de villanos en mitad del asunto. Si bien, Fesser añade un universo alternativo (en forma de sueño de Filemón) en donde éste es el 007 español, con Mortadelo de sirviente pelota, una casa híper-tecnológica, una percha y pose cojoniástica y la voz de Ramón Langa… pero claro, esta es una aventura de M&F por lo que Fesser usa ese idílico universo, para darle la vuelta, y más tarde ir añadiéndole las dosis de realidad, golpazos, y crítica social que siempre salpica a las viñetas de Ibáñez, con un descojonante uso de la canción de Julio Iglesias ‘Me olvide de vivir’.
Además, tenemos también las estelares apariciones de personajes secundarios tan geniales como El Trónchamulas que tiene su propia canción y que se nos presenta en dos versiones (la bestia parda, y la “revercisada” que lo deja manso como un corderito), los esbirros siameses (Mary & Trini) o la nueva secretaria de la TIA de la que Filemón quedará totalmente prendado. Entremedias un invento ¿inútil? y un misil chupinazo del quince obra y gracia del cachondo de Jimmy el cachondo.

mortadelo-y-filemon-contra-jimmy-el-cachondo-filemon-pi

A estas alturas, a Francisco Ibáñez ya se le debería de haber definido como el gran creador de humor satírico europeo. Un grande que, aún en vida, ha logrado amenizar las infancias de millones de españoles con sus viñetas, un tótem del humor con mayúsculas (y si no se ha hecho, ya aprovecho yo para recalcarlo con motivo de esta crítica de Mortadelo y Filemón contra Jimmy El Cachondo) y precisamente eso es algo de lo que Javier Fesser es muy consciente, ya desde su primer largometraje (la notable ‘El Milagro de P. Tinto’) se denotaba el reverencial uso de la “comedia Ibañez”, tras el inciso de la galardonada ‘Camino’, Fesser retoma ese tipo de historietas que nos revienen a tiempos pasados, a un tipo de humor tan genial como olvidado, tan rural como efectivo. Una comedia que, como dice Fesser, funciona por apabullamiento, como las viñetas de Ibáñez, en donde los personajes principales (sobre todo Filemón) sufren en sus carnes los más grandes golpetazos para luego aparecer en la siguiente ilustración recuperados de sus heridas de guerra, dispuestos a seguir recibiendo. Algo que, por supuesto, se ha respetado en este film, y que debido a la animación se ha intensificado, siendo la ración de trompazos aún mayor de la vista en las dos entregas anteriores juntas.

Dejando de lado el formato estereoscópico (servidor visionó la cinta en 2D) estamos ante una notable animación. Todos los habituales de los tebeos como Vicente “El Súper”, Bacterio, Ofelia, el guardia de la porrita, Mortadelo, Filemón, la TIA, la Rue del percebe… todo resulta rápidamente familiar, aunque se le da dado una pátina actual y muy trabajada.
Por su parte, el doblaje en este caso cambia de nuevo las voces de los actores protagonistas, que por esto o por aquello no han sido los mismos en las tres entregas. Aquí Filemón tiene la voz de Janfri Topera, y Mortadelo la del genial Karra Elejalde (tan de moda hoy día gracias el pepinazo de Ocho apellidos vascos) y que lleva a cabo un trabajo sencillamente “cojoniástico”. Sí que se mantienen las voces escuchadas en imagen real de Berta Ojea (Ofelia), Mariano Venancio (Súper) y Enrique Villén (Bacterio). Como curiosidad, apuntar que Topera fue quien dobló a Bacterio en las cintas de 2003 y 2008.

mortadelo-y-filemon-contra-jimmy-el-cachondo-el-super

El cambio de la imagen real a la animación por ordenador también sirve para dar un salto de calidad al producto final, si bien, no necesariamente debe verse en 3D. Al igual que tampoco debe de conocerse los dos films anteriores para poder disfrutar de este; igual que tampoco tiene que ser el espectador un seguidor habitual del cómic (aunque esto sí que puede ayudar, ya que la colección de habituales de aquel, y del universo de Ibañez es más que alargada).
En cuanto al tono, aunque la cinta ha sido vendida para todos los públicos, y en ese sentido es tremendamente efectiva, esto no es óbice para que los mayores disfruten de lo lindo con las referencias a la cultura popular patria de ayer y de hoy (como el ya citado uso recurrente de la canción de Julio Iglesias), las parodias televisivas (atención al tremebundo varapalo que sufre cierta presentadora del reality más longevo de la televisión), y ¡cómo no! los geniales guiños al poder, tan de Ibáñez.

mortadelo-y-filemon-contra-jimmy-el-cachondo-tipical-spanish

En resumidas cuentas. 
Un largometraje de alta velocidad y plagado de momentos para el recuerdo. Una comedia que no da respiro ninguno con grandes gags, personajes memorables, chascarillos a granel, trompazos, persecuciones, vespas, inventos, súper villanos… En fin, un film de risa y fiesta que resulta de lo mejor del año en cuanto al cine patrio y la comedia.