Millennium 2: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina
Comparte con tus amigos










Enviar

Hay personas cuyas circunstancias son tan difíciles, que por mucho que quieran seguir adelante, el pasado les persigue siempre. De una u otra forma. Por mucha coraza que uno se fabrique, por muy lejos que te vayas o quieras vivir en soledad, en tu interior, las heridas no dejan de doler y los fantasmas no dejan de susurrar. Si además, los fantasmas también susurran en el exterior, tu vida se convierte en un infierno, y tú, como individuo, debes decidir. Sucumbir como víctima o pelear como superviviente. Con todas las armas que tengas a mano. La fragilidad se paga cara.

Lo único que puedo controlar es cómo reacciono ante los acontecimientos”.-Isabel Allende.

Millennium 2

Valoración:
Para mí es importante saber quién es uno y saber quiénes son los demás. Saber esto no es fácil. Tú no eres el que dices que eres y los demás no son lo que dicen que son. Tú eres lo que haces y los demás son lo que hacen. Y lo que haces y lo que hacen los demás está condicionado por las circunstancias. Y muchas veces, eres ajeno a las retorcidas sendas que a veces se encuentran para poder seguir viviendo. Es fácil juzgar y condenar los comportamientos no normalizados por la sociedad. Lo difícil es creer en las personas y entender que detrás de esos comportamientos no normalizados, muchas veces, lo que hay, es un profundo dolor. Depende de ti el esfuerzo que quieras hacer en saber realmente quién es la persona que tienes enfrente, o al lado.

Este es, para mí, el principal mensaje que tiene la película. Tejida con cariño entre los hilos de corrupción, de redes de prostitución, de droga, de investigación, de boxeo, de persecuciones policiales, de violencia y de lazos familiares y sexuales, encuentras una historia de amor, de verdadero amor. De ese amor que te impulsa a creer en alguien, por encima de las leyes y de la sociedad, por encima de la norma y por encima, incluso, de ti mismo. Y a quererlo por lo que es y por cómo es. Por ser quién es y cómo ha llegado a ser quién es. Y a llorar con él por todas las heridas y todos los fantasmas que le habitan.

Mikael Blomkvist

Sin esa historia de amor, “Millennium 2” no sería nada. Sería una película más de violencia, droga, sexo y muerte. Sin Lisbeth Salander, Millenium tampoco sería nada. Una mujer dura en la superficie y frágil en el interior, obligada a vivir al margen de la colectividad. Una colectividad que prefiere mirar hacia otra parte y señalar una falta en otro cuando el crimen se genera en ella.

Lisbeth Salander

Conclusión:
‘Millennium 2: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’ en resumen es una película que obliga a reflexionar sobre quiénes somos, dónde estamos, qué defendemos, qué juzgamos y qué condenamos. Mirémonos bien, no sea que estemos juzgando y condenando aquello que nosotros mismos originamos. Y quizá nos sorprendamos también, saliendo del cine, preguntándonos, si aquello que nosotros llamamos amor es realmente amor o sólo lo llamamos amor por no decir que estamos solos.

Millennium 2

Curiosidades:
-‘Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres’ permaneció en el Top20 de la cartelera española durante dieciséis semanas llegando a alcanzar más de un millón y medio de espectadores para una recaudación de casi nueve millones de euros.
Daniel Alfredson fue el encargado de dirigir esta segunda y la tercera parte de las aventuras de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist. Daniel es el hermano mayor del también director sueco Tomas Alfredson que dirigió la sorprendente ‘Déjame entrar’.

Algunas declaraciones:
Michael Nyqvist nos habla de Mikael Blomkvist:
“Es una persona que nunca se rinde cuando ha encontrado la pista de algo y tiene un sentido de la justicia que defiende con mucha vehemencia. Cuando piensa que alguien actúa mal, no se lo reprocha sino que se ocupan de que lo echen a la calle o le envíen a la cárcel”.

-Noomi Rapace nos habla de Lisbeth Salander:
“Es una persona que ha tenido que aguantar muchas palizas. Ha necesitado crear su propio mundo, sus propias reglas, ya que las que había no le han ayudado. Siempre ha estado sola en su mundo, fuera de él ha sido vulnerable”.
“Ha encerrado sus sentimientos y su corazón bajo llave para protegerse. Todo en ella está muy profundamente arraigado y cuando por fin deja entrar a alguien es muy fiel y leal. Es capaz de morir por lo que cree”.