Mi otro yo
Comparte con tus amigos










Enviar

Se puede definir al doppelgänger como el doble fantasmagórico de una persona viva cuya visión generalmente no trae nada bueno… Isabel Coixet introduce a Sophie Turner en este fenómeno invitándonos a mirar y temer en… ‘Mi otro yo’.

“Hay alguien que está haciéndose pasar por mi”.-Fay.

sophie-turner-mi-otro-yo

Crítica de Mi otro yo

Isabel Coixet escribe y dirige este film en el que nos aporta una historia adolescente de intriga y misterio con claros toques familiares y terroríficos. De hecho, podríamos decir que de alguna manera ‘Mi otro yo’ vendría a ser su “presentación” en el género de terror (basta con ver el póster de la película, por ejemplo). Su libreto nos lleva al siempre inquietante mundo de los “dobles” desarrollándolo en un entorno adolescente y familiar. Todo ello con una ambientación ominosa en según qué lugares.

El fenómeno del “doble” (doppelgänger) no está dotado en el film de grandes explicaciones. De hecho, una de las soluciones para “salvarlo” es la frase: “El dolor me está haciendo fuerte pero a ti te debilita”. Personalmente esta explicación me puede valer teniendo en cuenta lo aleatorio, caprichoso y desconcertante que resulta el mundo paranormal. De hecho, recuerdo ahora mismo el capítulo ‘Empédocles’ de ‘Expediente X’ (17, octava temporada) en el que se daba una explicación similar a esta. Allí se hacía referencia al concepto del Mal como enfermedad transmitida en un momento de debilidad.

La temática del “doble” invita clarísimamente al terror, de ahí viene que la película presente una cuidada y correcta ambientación en este sentido en según qué entornos: esa niebla nocturna, ese ominoso subterráneo que Fay tiene que atravesar todos los días para ir al colegio, esas sombras y figuras o esas luces que se apagan.

another-me-shadows

Por si este siniestro fenómeno no fuera suficientemente alterador, encima la protagonista es una adolescente. Una chiquilla que tendrá que lidiar con los problemas que a esta edad surgen en el colegio y en el delicado (y bien trabajado) entorno familiar. Un entorno trastocado por la enfermedad del padre. Y, precisamente, esta serie de problemas de alguna manera distraen la atención del espectador frente al “fenómeno” principal del film. Esto a pesar de que, según avanza la cinta, se produzca la conexión entre las temáticas comentadas.

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente comentado en esta crítica de Mi otro yo, hay que ver en qué género funciona mejor la película. En este sentido, creo que como drama familiar adolescente y película de misterio e intriga funciona de manera adecuada. Tema distinto es pedirle a Isabel Coixet que nos entregará aquí también una película de terror/horror destacada y propia del género, cosa que no logra (fundamentalmente por la falta de “chispa” en este aspecto) ni creo que tampoco fuera precisamente su intención (a pesar de la temática y del póster).

mi-otro-yo-sophie-turner

Respecto al reparto del film hay que afirmar que el elenco actoral está correctamente seleccionado. Las chicas y chicos adolescentes son interpretados principalmente por Sophie Turner (Fay), Ivana Baquero (Kaylie), Gregg Sulkin (Drew) y Charlotte Vega (Mónica). Los cuatro hacen buenos papeles y logran (al contrario de lo que pasa en muchos films de adolescentes actuales) que sintamos empatía por ellos, especialmente por Fay que es la que sufre todo el “fenómeno”. Kaylie es una de sus mejores amigas, Drew vienen a ser un chico por el que se siente atraída y Mónica es su rival en el instituto de pago.

Los papeles de padres de Fay van para Rhys Ifans y Claire Forlani. Ambos intérpretes destacan en su labor, especialmente Claire Forlani que entrega un muy buen trabajo como sufrida madre. Una madre que busca consuelo ante el inesperado vuelco producido en el hogar familiar por la tremenda enfermedad del padre.

Papel destacado también para Jonathan Rhys Meyers como profesor de teatro con el que los chicos preparan una obra de Shakespeare. Finalmente, breves apariciones para la veterana Geraldine Chaplin (la vecina de la familia de Fay) y para Leonor Watling como la directora del Instituto.

mi-otro-yo-amor

En conclusión.
‘Mi otro yo’ no llega a triunfar plenamente por su “indefinición” o “mezcla de géneros”. Esto hace que la película no termine de “cuajar del todo”, y presente o combine pasajes logrados con otros ciertamente de ritmo más lento que perjudican al conjunto de la misma. No obstante, también creo que hay que destacar el intento de Isabel Coixet de rodar un film con cierto aire de terror.

“Estoy aquí”.

mi-otro-yo-pintada

Curiosidades.
-’Mi otro yo’ se rodó en la localización de Cardiff (Gales) con las escenas de interiores del piso de los Delussey recreado en el estudio en Barcelona. Este piso estaba basado en una vivienda de protección oficial auténtica de Cardiff.
-Sophie Turner se hizo con el papel de Fay después de superar a otras 80 chicas en un casting. Isabel Coixet declaró al respecto: “No había visto ‘Juego de  as Tronos’ así que no tenía ninguna idea preconcebida. Cuando vino al casting fue genial y fue inevitable de que diera vida a Fay”.
-La joven madrileña Charlotte Vega (Mónica en el film) hace su debut en la gran pantalla con ‘Mi otro yo’. Isabel Coixet valora su trabajo: “Charlotte fue toda una revelación porque es la primera vez que ha trabajado en el cine y es muy buena”.

Tráiler de Mi otro yo