Mi gran noche
Comparte con tus amigos










Enviar

Habiendo sacado un poco de tiempo decidí, por fin, ver una de las últimas películas del realizador Álex de la Iglesia. Entusiasmada por el elenco (del que me tengo que declarar fan) y un poco intrigada por las malas críticas recibidas… es hora de hablaros de… ‘Mi gran noche’.

mi-gran-noche-2016

Crítica de Mi gran noche

‘Mi gran noche’ es una loca comedia, un chute de alegría y buen rollísmo (aunque a primera vista no lo parezca) mostrándonos el gran mundo televisivo desde la total parodia. El excentricismo, egocentrismo y el altivismo son los tres adjetivos que más salen a relucir en los personajes… sin dejar apartados los tintes algo gores del director, aunque escasos. Y recordándonos a la comedia, de su ya consagrada obra, ‘La comunidad’ (2000).

Jugando con tópicos (como el director ladrón de una productora, el ídolo de masas adolescente sin cerebro, el manager obsesivo, o el mítico control de realización desde una unidad móvil) Álex de la Iglesia te mantiene activo durante todo el filme, algo que considero tremendamente importante a la hora de narrar una historia. Quizás lo más negativo de la película, es que, en ocasiones, se puede hacer algo pesada por el poco cambio de decorados.

mi-gran-noche-escondidos

Desde un pequeño cameo de Daniel Guzmán hasta la protagonista Blanca Suárez, de la Iglesia no ha dado puntada sin hilo contando con un buen reparto: Mario Casas puede parecer que hace un rol que va acorde con él (por los precedentes creados) pero a mí, personalmente, me ha asombrado con un personaje fresco que da mucho juego a lo largo de la historia junto a Tomás Pozzi, un manager egoísta y psicótico. Carmen Machi, como siempre brillante en cualquier papel y cualquier pelo que la pongan, encarna aquí a una realizadora “marimacho” acompañada por Carmen Ruíz, las dos regalan momentos maravillosos. Al igual que la pareja formada por Hugo Silva y Carolina Bang, protagonizando a un guapo y exitoso matrimonio de presentadores, egoístas, a la par que excéntricos. Y unos divertidísimos Ana Polvorosa, Luis Fernández y Antonio Velázquez.

mi-gran-noche-mario-casas

Tampoco quiero olvidarme de Pepón Nieto, que dentro de su buen papel, no deja atrás su rol de personaje “inocentón”. Junto con Terele Pávez que encarna a la madre de éste, pegada a un crucifijo y ya en un estado de demencia senil, sin embargo, es el personaje que expresa las frases más coherentes.

También me ha sorprendido gratamente Jaime Ordoñez, un actor al que tenía un poco perdido la pista, pero que regala, sin duda, los momentos más locos de la obra. Y, por último, pero por supuesto no menos importante, Raphael. He de confesar que el cantante nunca ha sido santo de mi devoción, respetando su carrera y profesionalidad, pero que sin duda es el que más me ha dejado boquiabierta: atrevido y parodiándose así mismo, protagoniza el tópico del artista altivo y déspota, regalándonos otra faceta del artista.

mi-gran-noche-raphael

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Mi gran noche, una película que espero que os animéis a ver. No quiero despedirme sin decir que apoyéis, casi como un favor, al cine español y que como dice el personaje de Terele Pávez en el filme: “no seáis los figurantes de vuestra vida y dejad de acatar órdenes de lo que tenéis que hacer”.

Tráiler de Mi gran noche