Matar al mensajero
Comparte con tus amigos










Enviar

Estamos ante una historia basada en hechos reales, la historia de Gary Webb, un periodista de un diario pequeño. Gary consiguió, contra todo pronóstico y con mucho valor, destapar una negra historia de “armas por drogas”. Una verdad que sacudió a las altas esferas y le convirtió en el objetivo de… ‘Matar al mensajero’.

“En esta historia nadie es inocente”.-Gary Webb.

matar-al-mensajero-llamada

Crítica de Matar al mensajero

El director Michael Cuesta nos deja claro, desde los propios títulos de crédito, que vamos a ver una película seria. Así pues, todo comienza con imágenes reales y declaraciones de los diferentes presidentes de los EE.UU. contra las drogas. En este caso, el fin justifica los medios y todo va a valer para “defender la democracia y luchar por la libertad” de los países de América Central “amenazados” por el comunismo. El propio Nixon llega a afirmar: “La droga es el peor enemigo de los EE.UU.”.

En relación a lo anterior, Gary Webb va a ir descubriendo, poco a poco, que América está bastante más sucia de lo que pensaba. Webb pronto tirará del hilo de una carpeta clasificada e invitará al público para que le acompañe en su historia. Un relato en el que tendremos: conspiraciones, “droga” para ricos y “droga” para pobres, traficantes, testigos y periodistas comprados, seguimientos, desacreditaciones… También habrá alguna brevísima aparición de los conocidos popularmente como “hombres de negro”. Esta es la marejada que tiene lugar cuando quieres sacar los cadáveres del armario. Cadáveres que sabías que tú propio país guardaba en su interior. El problema es que Gary Webb no pensó que apestaran tantísimo o que hubiera tantos. Tal y como le dice un personaje en un momento dado: “Esta historia puede destruir tu vida al momento”.

matar-al-mensajero-sobre

Todo lo comentado anteriormente está francamente bien estructurado y montado. A lo largo de sus 112 minutos se nos ofrece un notable thriller periodístico. Además presenciaremos grandes momentos como: “el acorralamiento” al testigo en el juicio contra el traficante Ricky Ross, el “sutil” toque de atención de la CIA a Webb, o el discurso que pronuncia el propio Webb en un momento de la película acerca de la labor del periodista.

Recordemos que el film está basado en la historia real de Gary Webb. Este periodista elaboró una serie de reportajes bajo el título “Dark Alliance”. Los reportajes tuvieron su culminación en la publicación de los libros Dark Alliance’ del propio Webb. A estos se añadió posteriormente el de Nick Schou con el larguísimo título de Kill the Messenger: How the CIA’s Crack-Cocaine Controversy Destroyed Journalist Gary Webb’.

matar-al-mensajero-discurso

“El fin justifica los medios”. Armas por drogas.

En el terreno interpretativo la estrella total y absoluta del film es un gran Jeremy Renner. Un Renner que hace suya la película y carga con ella recreando a un periodista dispuesto a todo. Renner demuestra que antes, durante y después de “Ojo de Halcón” hubo, hay y habrá un gran intérprete capaz de dar vida no sólo a hombres de acción o superhéroes, sino también a un tipo corriente que podríamos ser cualquiera de nosotros. Bien, muy bien Jeremy Renner.

La pena en este campo de las actuaciones es que todos los intérpretes destacados que “adornan” el póster con sus nombres sólo tienen lo que yo llamo “cameos expendables”, y ni siquiera eso. Algunos ejemplos: Robert Patrick y Andy García salen unos minutos al principio de la película como traficantes. Por su parte, Barry Pepper aparece también hacía el principio como fiscal. Con Michael Sheen y Ray Liotta pasa más de lo mismo (en el caso de Liotta su aparición va para cerca del final). Finalmente, nuestra compatriota Paz Vega tiene también unos minutos al comienzo. Paz aparece enseñando escote como esposa de un traficante al que van a juzgar.

Más relevancia tienen Oliver Platt y Mary Elizabeth Winstead. Ambos tienen más minutos en pantalla como los editores del ‘San José Mercury News’, el periódico para el que trabaja el personaje de Jeremy Renner. También con algunos minutos más destaca la presencia del joven Lucas Hedges y de la actriz Rosemarie DeWitt. El joven interpreta al hijo mayor y la intérprete hace de esposa de Gary Webb.

“Algunas historias son demasiado reales”.-Fred Weil.

matar-al-mensajero-winstead

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Matar al mensajero, un buen e interesante thriller periodístico de investigación. No esperen encontrar aquí un film plagado de escenas de acción, sino una cinta en la que la pauta la marcan la acción periodística y la labor de investigación. Además contamos con un destacado Jeremy Renner dando vida en pantalla al periodista Gary Webb. Un hombre que descubrió que en su país la droga tenía tanto peso o más que las armas…

Tráiler de Matar al mensajero