Mamma Mia! Una y otra vez
Comparte con tus amigos










Enviar

Aprovechando el décimo aniversario del estreno en cines norteamericanos de ‘Mamma Mia! La película’, nos llega esta continuación que nos invita a regresar a Kalokairi. Allí nos reencontraremos con nuestras amigas y volveremos a coger el micro para seguir cantando y bailando alegremente en… ‘Mamma Mia! Una y otra vez’.

“Harás grandes cosas Donna”.-Vicerrectora.

Crítica de Mamma Mia! Una y otra vez

Para empezar, resaltar que ‘Mamma Mia! Una y otra vez’ hace las veces de precuela y secuela de ‘Mamma Mia! La película (Phyllida Lloyd, 2008). El film es una precuela porque nos cuenta la historia de Donna desde el mismo momento en que se gradúa en Oxford y termina instalándose en Kalokairi. Por otro lado, es una secuela porque también continúa la historia original, pasados cinco años en lo que es la mitología de “Mamma Mia”. Ahora nos reencontramos con Sophie al frente del “Villa Donna” intentado mantener el legado de su madre.

Teniendo en cuenta lo que acabo de comentar, la estructura narrativa de la película va fusionando de manera bastante natural los tiempos de pasado y presente, saltando “una y otra vez” de un tiempo a otro. Las aventuras de Donna en el pasado destacan por su carácter divertido y romántico, mientras que el presente de Sophie es más nostálgico.

En la dirección, Phyllida Lloyd deja su puesto a Ol Parker que también se ocupa del libreto a partir de una historia escrita por Catherine Johnson. En lo que es su labor tras las cámaras simplemente decir que Parker se limita a cumplir, dejando que sean las artistas y los números musicales los que lleven a un buen puerto la cinta. Respecto a la historia, comentar que esta es tremendamente sencilla, y si queremos hasta innecesaria, es decir, aquí simplemente se nos contará como Donna va conociendo y acostándose con Harry, Bill y Sam. Todo ello en un ambiente claramente festivo y despreocupado. Un ambiente que se vuelve más melancólico en el tiempo presente con Sophie y Sam añorando a Donna.

Para los muy exigentes hay algunas cosas en el guión que chirrían, por ejemplo: no hay ninguna referencia al diario de Donna que tan importante fue en la primera película al ser el detonante de todo. Por otro lado, el mítico peto azul de pantalón largo de Donna sólo sale en una escena del pasado tan breve que si pestañeas te la pierdes. Finalmente, el aspecto de Harry, Bill y Sam en nada tiene que ver con aquellos tres hippies que Donna recordó al abrir la trampilla del desván y verlos escondidos en ‘Mamma Mia’. En fin, estos (y algún otro aspecto) son detalles que no habría costado nada revisar mejor.

Respecto al show, nuevamente Benny Andersson y Björn Ulvaeus se han ocupado de la música y las letras. Como es lógico, en esta secuela los números musicales lo vuelven a ser todo o casi todo. Lo cierto es que varios de los temas que pudimos disfrutar en el primer film regresan con nuevas coreografías e intérpretes. Es el caso de “Waterloo” (interpretado por Lily James y Hugh Skinner) que termina revelándose como el mejor de todos, especialmente por su gran y divertida representación. Evidentemente también volveremos a escuchar el mítico “Mamma Mia!” con Lily James dándolo todo. Y otros regresos son los de “Dancing Queen” (esta vez con Amanda Seyfried siendo el foco de atención) o “I Have a Dream” (Lily James).

Entre los nuevos números destaca la descarada y poderosa irrupción de Lily James y su nueva y joven Donna con “When I Kissed the Teacher”. Por su parte, Amanda Seyfried y Dominic Cooper vuelven a cantar juntos en “One of Us”. Y muy buscada es la intervención de Cher con su “Fernando”, un tema romántico al que se acopla el mismísimo Andy García. Otro tema romántico es “Andante, andante” que podremos escuchar en la voz de Lily James.

Por otro lado, encontramos cambios en los lugares de rodaje. Los estudios Pinewood dejan paso a los platós de los estudios Shepperton también en Londres. Y en los exteriores, las islas griegas de Skópelos y Skiathos son reemplazadas por Vis, una de las islas más remotas de Croacia.

“Este sitio es inmejorable”… Regreso a Villa Donna.

En el reparto la estrella de la función es Lily James, que encarna la versión joven de Donna. La actriz inglesa lo pone todo de su parte y hace un gran derroche de entusiasmo contagioso convirtiéndose en la “Meryl Streep joven”. Ningún reproche se le puede oponer a Lily que incluso se atreve a cantar a capela algunos extractos de sus temas. La otra gran protagonista es Amanda Seyfried que repite en su rol de Sophie, entregando esta vez una interpretación más madura y melancólica. Atrás quedó la jovencita de la primera parte. En el caso de Amanda es innegable que, tanto ella como su personaje, echa de menos la presencia de las réplicas que le daba Meryl Streep… y que mejoraban su interpretación y su personaje. No obstante, es cierto que la lógica evolución de Sophie marcaba que la bella actriz no pudiera repetir el carácter de ‘Mamma Mia’.

También regresan los padres de Sophie: Pierce Brosnan (Sam), Colin Firth (Harry) y Stellan Skarsgård (Bill). Aquí sucede lo mismo que en la primera película, pero más acentuado todavía, es decir, nuevamente es Brosnan quien tiene una mayor presencia a lo largo del film (ahora como el apoyo moral y familiar de Sophie). Por su parte, Firth y Skarsgård quedan casi reducidos a meros cameos en la parte final que poco o nada dicen/hacen, especialmente Firth cuya presencia es meramente cumplidora. Además, vuelven Julie Walters y Christine Baranski que siguen a lo suyo de “robar planos” (aunque esta vez en menor medida) en sus papeles de Rosie y Tanya. Otro que regresa es Dominic Cooper como Sky, sin embargo, su presencia sigue siendo escasa en minutos y trascendencia.

Respecto al casting de las versiones jóvenes del elenco hay que decir que físicamente son un acierto total, ya que presentan un innegable parecido con sus versiones adultas. Me refiero a Jeremy Irvine (Sam), Hugh Skinner (Harry) y Josh Dylan (Bill). Y no me puedo olvidar de las “Dinamos” interpretadas por Alexa Davies (Rosie) y Jessica Keenan Wynn (Tanya), esta última hace su debut en cines. Resaltar que Alexa y Jessica están mejor que los chicos y con una mayor implicación y simpatía.

Buena es la aportación de Andy García que da un gran toque de distinción y caballerosidad a su personaje de Fernando Cienfuegos, el director mexicano de “Villa Donna” que ayuda todo lo que puede a Sophie. Este es un papel que García saborea en los minutos que tiene y en el que además pronuncia algunas frases en español. Finalmente, aparición estelar de Cher encarnando a Ruby, la abuela de Sophie y madre de Donna. De Cher ya poco se puede decir a estas alturas, basta con decir que, a sus más de 70 años, se atreve a disfrazarse al estilo ABBA y a cantar alguna que otra canción.

En conclusión.
Una vez más llega el momento de abandonar Kalokairi terminando esta crítica de Mamma Mia! Una y otra vez, una secuela/precuela que sigue apostando por la despreocupada diversión musical de su antecesora de la que incluso repite varias canciones. Es una apuesta segura para fans “completistas” de la original (como es mi caso) pero lo cierto y verdad es que diez años de espera merecían una celebración más grande y arriesgada.

Tráiler de Mamma Mia! Una y otra vez