Los próximos tres días
Comparte con tus amigos










Enviar

‘Los próximos tres días’ propone al espectador un peculiar juego de imaginación colectiva: ¿Qué haríamos y hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar si la persona que más queremos fuera acusada falsamente de asesinato y condenada a prisión de forma irremediable? Maneja la cámara Paul Haggis y delante de ella encontraremos a intérpretes de sobrada eficacia. Para descubrir la verdad tendrán que acompañar a John Brennan en este apasionante viaje contra el reloj. ¿Suben?

Los próximos tres días

La trama: Rescate.
El film arranca sin que apenas tengamos tiempo para habernos puesto cómodos en el asiento. En los diez primeros minutos ya estamos metidos en harina teniendo ante nosotros un pifostio montando de buenas a primeras. A John Brennan le quitan a su esposa acusada de asesinar a su jefa. Una jefa con la que el mismo día que apareció muerta había tenido una acalorada discusión. A partir de ahí, Brennan intentará, por todos los medios legales posibles, demostrar la inocencia de su cónyuge. Pero esto le será imposible ante la retahíla de pruebas en su contra. Sin embargo, no tardará en dejar bien claro que no se va a quedar de brazos cruzados. Así pues, se pondrá manos a la obra para sacarla del presidio ante la imposibilidad de demostrar con hechos que ha sido injustamente acusada del crimen.

Crítica de Los próximos tres días

‘Los próximos tres días’ es un remake USA del film francés Pour Elle’, una cinta que en España se estrenó directamente en DVD con el título de Cruzando el límite’. Paul Haggis (ganador del Oscar por la muy normalita cinta de historias cruzadas ‘Crash’, y creador -entre otras series de TV- de ‘Walker Texas Ranger’) dirigió y reescribió el libreto del original.

Delante de las cámaras encontramos al siempre excelente Russell Crowe. En esta película buscará la verdad acerca de la acusación de asesinato que pesa sobre su mujer. A su lado tenemos a una serie de variados intérpretes de diferentes décadas. Entre ellos destacan Elizabeth Banks encarnando a la esposa acusada y el veterano Brian Dennehy como el padre de Brennan. También hay hueco para el rapero, productor y director de cine RZA. Y, en un pequeño pero vital rol, Liam Neeson, un actor que siempre es un seguro de calidad interpretativa.

Los Próximos tres días

El punto de inflexión viene tras el esclarecedor cameo de Neeson, un ex-convicto que escapó siete veces de diversas cárceles. A partir de dicho instante, la trama despega irremediablemente hacia la planificación del complicadísimo rescate. ¡Atención a los trucos que irá aprendiendo John para abrir puertas o fabricar llaves maestras! Es toda la parte del plan la que desencadena la acción y el suspense sin vuelta atrás.

Una de las grandes virtudes de Paul Haggis es el hecho de no convertir el film en una cinta maniquea y facilona. Haggis da tiempo a que el plan de Brennan se vaya forjando y a que el carácter del maestro de escuela se endurezca por todo lo que le va pasando. Paul Haggis se marca una sobria y eficaz dirección. El realizador maneja muy bien los tempos del guión y el crescendo de angustia y tensión en donde va sumergiéndose el protagonista. Siendo este film, a mi modo de ver, uno de sus más completos trabajos (a falta de que pueda ver En el valle de Elah). Si bien, luego no sabe muy bien cómo acabar y en qué momento sacar el rótulo de «The End». En consecuencia, acaba alargando en exceso el metraje con escenas que están claramente sobrantes y buscando un sentimentalismo barato.

Más allá de recursos dramáticos baratos (como el hecho de que la mujer de John se tiña el pelo más oscuro al entrar en la cárcel, o de que el propio John luzca barba de tres días desde el momento en que se llevan a su mujer de su lado) las actuaciones del elenco rayan a un muy buen nivel. De entre ellas sobresale la del propio Russell Crowe, demostrando porque es uno de los mejores actores de la actualidad. Comparar sino su performance y la de su esposa en el film, Elizabeth Banks. Esta última, sin hacerlo mal, se queda muy lejos de la intensidad dramática del intérprete neozelandés. También es digna de mención la intimidante y soberbia presencia de Brian Dennehy. Y ¡cómo no! el notable cameo de Liam Neeson.

El montaje en su mayoría es lineal con algunas escenas en flashbacks, las que tienen que ver con el trágico asesinato, mostrado desde diversos puntos de vista y con un estilo de fotografía a lo CSI. Y otras escenas en pasado que van detallando la odisea de los Brennan tras el encarcelamiento de Lara. Finalmente, la banda sonora de la cinta es la típica en este tipo de largometraje. No llama mucho la atención y acompaña debidamente a las escenas de acción y tensión.

En resumidas cuentas. 
Concluyo ya esta crítica de Los próximos tres días, un sólido y adulto thriller de suspense. Una cinta con algunas dosis de acción y unas cuantas grandes interpretaciones. No es un largometraje redondo pero sí que es una película lo suficientemente bien hecha como para implicar al espectador en los avatares del bueno de John Brenann, un personaje que se beneficia (y mucho) de la enorme labor de Crowe.

Tráiler de Los próximos tres días