Los 4 Fantásticos y Silver Surfer
Comparte con tus amigos










Enviar

Es evidente que ‘Los 4 Fantásticos‘ (Tim Story, 2005) y su secuela no pasarán a la historia precisamente por ser dos de las mejores películas de superhéroes, pero deberíamos de aprender a disfrutar no sólo de adaptaciones serias y excelentes, sino también de aquellas otras cuya única razón de existencia es divertir, y de forma igualmente excelente. De este modo, la franquicia iniciada por Tim Story se encuadra en este segundo grupo sin disimularlo un ápice. Buena película para pasar una hora y media muy amena, que al fin y al cabo es lo que cuenta.

Los 4 Fantásticos y Silver Surfer

Crítica de Los 4 Fantásticos y Silver Surfer

Lo cierto es que no estamos ante unas películas que puedan presumir de una excelente narración, de una buena interpretación o de un solvente guion (como sí es el caso de las “X-Men“, “Iron-Man” o la más reciente “El Caballero Oscuro“). Esto es otra historia: un producto enfocado al entretenimiento más llano, puro y metódico. Eso sí, nunca dejando de lado la fidelidad con respecto a la fuente original, ya que en lo referido a personajes, poderes, aptitudes y caracterizaciones… sí que existe una más que notable similitud con los de la primera etapa de los cómics. En cualquier caso, es cierto que estamos hablando de un cómic no excesivamente oscuro ni complejo, pero lo que se le achaca a ambas películas es de su afán por sostenerse durante un tiempo demasiado prolongado sobre los pilares de la comedia puramente familiar, cerrando así las puertas a cualquier resquicio de elemento perturbador que bien podría haber maquillado sus simplonas tramas para convertirlas en algo más que en meros pasatiempos palomiteros. Pero… ¿esto es algo negativo? ¿Cualquier película de superhéroes actual debe tornarse por decreto en un producto sombrío repleto de ráfagas filosóficas y moralistas? ¿Dónde quedaron los tiempos en los que el espectador se dejaba llevar por un tipo de cine cuyo único propósito era hacer disfrutar durante 90 minutos repletos de entretenimiento?

Admitámoslo ya: Los 4 Fantásticos (2005) y su secuela no son ni buenas películas ni magistrales adaptaciones; sin embargo, tampoco pretenden aparentar lo contrario ni confundir a nadie a base de publicidad engañosa. Desde el primer plano del primer tráiler de la película ya sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, y esto es: un film para todos los públicos, plagado de efectos digitales, mucho humor, camaradería, chistes baratos, acción a raudales y un guión de cuatro líneas que, pese a su simplicidad, resulta ultra dinámico. Todos estos alicientes han sido bien conjuntados por Tim Story, realizador que ha llegado a “parir” un par de películas de superhéroes sencillas y con un tono abiertamente festivo, pero no por ello exentas de interés y de espectáculo. Incluso me atrevo a afirmar que esta segunda entrega gana medio punto en lo referente a incertidumbre y construcción de personajes respecto a su predecesora. Y obviamente, me refiero a la inclusión de Estela plateada en el film. Un individuo que otorga a la historia un interesante plus que le proporciona un mayor interés a esta secuela.

Los 4 Fantásticos y Silver Surfer

Lo que es totalmente innegable es que tanto ‘Los 4 Fantásticos’ como ‘Los 4 Fantásticos y Silver Surfer’ son dos películas, y ahora sí lo digo abiertamente, tremendamente disfrutables. Y oigan… no todo lo que nos llega hoy día a la gran pantalla puede presumir de ello. No obstante, aquí un servidor tampoco pretende abusar de demagogias baratas que se basen categóricamente en el entretenimiento que pueda o no pueda ofrecer un film. De hecho, no debemos justificar la mucha o poca calidad de una película dependiendo del nivel de diversión que ésta nos ofrezca, pero esta franquicia tiene “algo” que la hace ligeramente especial y más llevadera que otras adaptaciones realmente soprolíferas (véanse ‘Daredevil’, ‘Elektra’, ‘Catwoman’ y la joya de la corona en lo referente a espanto y aburrimiento: Spider-Man 3′); y ese “algo” quizás sea la inocencia y honestidad que hacen gala en cada minuto de metraje, lo que termina originando gran simpatía hacía el producto global.

Los 4 Fantásticos y Silver Surfer

En cuánto a esta segunda entrega, y centrándonos algo más en ella, ¿es mejor o peor que la primera? Pues francamente es muy similar, tanto en contexto, como en puesta en escena y planteamiento. Tenemos al mismo grupo de personajes con sus más y sus menos (con unos actores bastante más carismáticos de lo que se dice), un pequeño y pesado “drama amoroso” entre Sue y Reed, las ya típicas bromas entre Johnny y Ben, y por supuesto, muchos efectos digitales bien resueltos y alguna espectacular persecución aérea a toda velocidad. Y precisamente aquí es donde reside el mayor encanto de todo el asunto: en las logradas escenas de acción y los siempre atractivos efectos visuales (a excepción de todos aquellos efectos que tienen que ver con los elásticos poderes de Mr. Fantástico, los cuales “cantan” más de lo necesario). Sigue resultando realmente imponente ver volar a la Antorcha Humana, o a La Cosa derrumbando paredes y levantando toneladas de peso. Pero mejor aún es la persecución que tendrá lugar mediada la película entre Johnny y Silver Surfer, sin duda la mejor secuencia de todo el film.

En lo que respecta al propio Silver Surfer, resulta ser la mayor atracción de esta secuela. Se trata de un ser extraterrestre que acarrea con una enorme carga emocional a sus espaldas y que dará lugar a los mejores momentos de la película. Sólo su presencia ya eleva un peldaño el interés del argumento. Incluso seremos testigos de un par de secuencias relativamente perturbadoras provocadas por el enigmático ser plateado, como aquellas en las que Surfer prepara a la Tierra para su destrucción, aunque más tarde se descubrirá que realmente se trata de un ser atormentado y totalmente racional. Lástima que como colofón final no se nos haya podido mostrar a Galactus en su totalidad (quizás por problemas de presupuesto, o por dejar que la incógnita se desvele en futuras secuelas. No olvidemos que Galactus es una gigantesca entidad cósmica que se alimenta de planetas y mundos), el cual se manifiesta entre una tormenta y camuflado por grandes nublos. Posiblemente, esta es una de las mayores decepciones del film: dejar al espectador con ganas de ver a Galactus, pero por diferentes motivos, se ha decidido omitir su presencia en la gran pantalla. En cualquier caso estamos ante una cinta de superhéroes recomendable, muy disfrutable y alejada de la complejidad que parece imperar por decreto en multitud de adaptaciones del mundo del cómic. Pero sobre todo, una cinta muy entretenida y bien acabada técnicamente. Ah, eso sí: gana más con un segundo visionado. Denle una nueva oportunidad.

Los 4 Fantásticos y Silver Surfer

En resumidas cuentas.
Finalizando esta crítica de Los 4 Fantásticos y Silver Surfer, hablamos de un producto sencillo que funciona muy bien como mero vehículo de entretenimiento, y que capta bastante bien cierta etapa de los cómics. Esta secuela cuenta con Silver Surfer como aliciente especial, lo que proporciona al film un cierto interés extra. Buenos y numerosos efectos especiales, más que aceptables escenas de acción y lucha, y un claro propósito por ofrecer al espectador 88 minutos de diversión.

Tráiler de Los 4 Fantásticos y Silver Surfer