La Sombra
Comparte con tus amigos










Enviar

Hoy en día es muy fácil hacer un film de superhéroes, muestras las hay a granel. Es una moda muy lucrativa. Pero en los 90 eran una rareza, iban en mallas y producían risa más que respeto. Por ello, su condena era el VHS o la televisión. Uno de los más voluntariosos intentos por dar al gran público un superhéroe serio fue The Shadow. Hoy, apenas nadie la recuerda. Por eso es hora de rescatar de la oscuridad a ‘La Sombra’.

la-sombra-logo

Crítica de La Sombra

‘The Shadow’ fue dirigida en 1994 por Russell Mulcahy, director firmante de ‘Los Inmortales’ (1986) oRicochet(1991), ya sólo por eso, y haga lo que haga, tendrá mi aprecio infinito. Esta película es un film tremendamente curioso. Para empezar, estamos ante una cinta de superhéroes de cuando los films de superhéroes eran una rareza. Además está el hecho de que no estamos ante un héroe del tipo Superman (el prototipo del hombre perfecto que salva al mundo y se queda con la chica), ni siquiera estamos tampoco ante un Spider-Man (el loser de instituto que, gracias a una picadura de araña radioactiva, acaba convirtiéndose en un trepamuros capaz de enfrentarse a cualquier maloso que se le ponga por delante). No, nada de lo anterior. Aquí estamos ante un héroe cuyos ecos a Batman son más que evidentes.

la-sombra-heroe

‘La Sombra’ fue un proyecto muy publicitado y estrenado por todo lo alto el 1 de julio de 1994. El film entró directamente al puesto número 2. Así pues, no le fue posible batir a uno de los mayores hitos de Disney: El rey león’. Al final de su recorrido comercial acabó recaudando 48 millones $ a nivel mundial. Su fracaso en USA (sólo 32 millones) significó un lastre para su promoción alrededor del mundo.

Esta película fue una producción que se gestó lejos de las grandes productoras de Hollywood. No en vano, sus productores principales fueron Martin Bregman y su socio Willi Baer. Ambos poseían los derechos de adaptación de las novelas ‘The Shadow’, que se los habían arrebatado en última instancia a Sam Raimi. Así fue como se vieron con un material muy jugoso en las manos y vía libre para asociarse con una major como Universal. Una vez la compañía dio luz verde a la película, se aprobó un presupuesto de 25 millones de $, una cifra media para la época. Con el dinero en las arcas, los productores pusieron la maquinaria en marcha para reunir a un buen reparto.

la-sombra-alec-baldwin

Primero se hicieron con los servicios de Russell Mulcahy, director australiano y figura ineludible de los años ochenta, procedente del mundo del videoclip y firmante del horror movie de culto ‘Razorback’. Mulcahy se convirtió en un artesano de prestigio tras firmar la recordadísima ‘Los Inmortales’. Por su parte, David Koepp, guionista de confianza de Bregman, fue el encargado de plegarse a las directrices del productor para desarrollar un guión comercial. Su mano se nota en los momentos cómicos. No obstante, se aprecia que no trabajó con la libertad creativa que necesitaba para llevar a cabo un trabajo redondo.

Recuerdo con bastante buen regusto disfrutar tremendamente, siendo un niño, de cada visionado de ‘The Shadow’. Esta fue una de las primeras películas que grabé de la televisión. Es innegable que es un film entretenido. Con un arranque hasta digamos que fabuloso, presentando una historia que puede dar mucho juego… pero que, al final, se queda en una indecisión de cuál es su público potencial: ¿niños o mayores? Eso acaba lastrando el producto final y mucho.

la-sombra-pistolas

El tema se empezó a torcer con la elección de Alec Baldwin como protagonista. Baldwin es un buen actor, pero para este rol, por muy galán que fuera por aquellos años, no pega nada. Ojo a su comienzo con las greñas y poniendo cara de chungo, puro cartoon en movimiento. Suerte para Alec que la mayoría de sus escenas son bajo la capa y el sombrero, y solo con los ojos al descubierto.

El resto del elenco, por nombres de alto nivel, fue el siguiente: Tim Curry de alivio cómico. Penelope Ann Miller en los mejores años de su juventud, tanto de talento (venía del mejor papel de su carrera en ‘Atrapado por su pasado’) como de belleza. John Lone, licenciado en malosos dando vida al último descendiente vivo de Genghis Khan. También está Peter Boyle carismático como siempre. Inclusive hay un hueco para Ian McKellen en un papel bastante insustancial. Como vemos, no escatimaron en dólares a la hora de contratar su casting.

En cuanto a la dirección de Russell Mulcahy resulta bastante digna y bien llevada, dentro de lo que cabe. ‘La sombra’ destaca en apartados como su ambientación, música, diseño de producción y unos efectos especiales que, para el año del que datan, han envejecido bien (salvando la daga voladora y sus efectos de serpiente). La cinta no está al nivel de sus dos grandes obras pero sí demuestra vestigios del buen artesano que era. Y sí, la partitura de Jerry Goldsmith tan atronadora como siempre.

la-sombra-penelope-ann-miller

En resumidas cuentas.
Termino esta crítica de La Sombra, una película que comienza muy bien. Excelente, sobre todo, la primera aparición de “The Shadow” en el puente. Luego es aparecer el villano central y la cosa empieza a torcerse. Por un lado, por el absurdo plan del maloso y, por el otro, porque a David Koepp parece que se le acabaron las ganas de seguir insuflando vida a la historia. Así, empieza el romance entre Baldwin y Miller y la cinta se hace monótona, y las escenas de acción risibles. Al final todo se acaba resolviendo de la forma más rancia posible: el héroe a buscar al villano y este esperándole sentado.

Tráiler de La Sombra