La perfección
Comparte con tus amigos










Enviar

La película que reseño hoy fue estrenada el pasado 24 de mayo de 2019 en Netflix sin hacer mucho ruido en comparación a otras producciones. Sin embargo, los aficionados al cine de género merece que le prestemos atención a su retorcida historia. Una historia que nos habla de los métodos para alcanzar… ‘La perfección’.

“Toca aunque te duela”.-Anton.

Crítica de La perfección

Mi interés por esta película vino despertado por el protagonismo de Allison Williams, actriz a la que descubrí enDéjame salir (Jordan Peele, 2017). También me llamó la atención su cuidado póster y su trama, en apariencia, sencilla. Por supuesto, el hecho de encuadrarse en el cine de género también tuvo mucho que ver en mi elección. Después de visionar ‘La perfección’ tengo decir que me he encontrado con una pequeña joya. Una cinta que da muchísimo más de lo que cabría esperar.

Para empezar, estamos ante una producción de la vieja Miramax estrenada en Netflix. Detrás de las cámaras se sitúa Richard Shepard, un realizador neoyorkino con algunos títulos interesantes en su filmografía. Además, también ha participado en la nueva ‘The Twilight Zone’ dirigiendo ‘The Wunderkind’. En ‘La perfección’ nos entrega una dirección tremendamente elegante en la que todo está filmado de manera muy notable. La impresión visual que te ofrece el film es muy superior a muchas de las cintas que se estrenan en cines. Además, la fotografía de Vanja Cernjul resulta espectacular y muy cuidada. No hay más que ver los planos generales o el conseguido impacto con los tonos dorados y amarillos en algunas estancias como “la habitación de la perfección”.

El único “error” que le pongo a Richard Shepard es usar el flashbacks en dos escenas cumbres de la película. Estos flashbacks te cortan sendos clímax y vuelven para atrás sólo para explicar la situación a los espectadores más torpes. Sinceramente, no los vi nada necesarios y su brusca ejecución da mala imagen al film. El efecto que te dejan es como el de la moviola en el fútbol buscando el penalti no pitado. Un gran borrón en un gran cuadro.

La trama es de lo mejor de toda la propuesta y te lleva a sitios que no podrías imaginar al inicio del film. Al principio todo parece una típica historia de amistad que se torna en algo más oscuro. Sin embargo, en sus ajustados y muy bien llevados 90 minutos nos esperan muchas malsanas sorpresas. El propio Shepard es el autor del libreto junto a Nicole Snyder y Eric C. Charmelo. Este trío nos regala una historia retorcida, cruel, misteriosa y con claros elementos gores y desagradables. Algunas sorpresas se ven venir pero otras son insospechadas y esto es muy de agradecer en estos tiempos y en esta clase de cine.

En relación a lo anterior, resaltar también que a lo largo del metraje nos irán dejando pequeñas pistas. Estas pistas o “miguitas de pan” son una advertencia y/o anticipo de lo que puede estar por venir. Algunas son más visibles que otras pero ahí están todas. Si las detectas, entonces, puedes ir haciéndote una idea más o menos aproximada de algunas sorpresas o giros. Eso sí, algunas pistas están puestas con toda la intención de despistar…

Advertir también que toda la trama se divide en cuatro segmentos. El primero es “La misión” y trata del acercamiento y amistad entre Charlotte y Lizzie. El segundo es “Rodeo” y se centra en el viaje de ambas amigas por los pueblos de Shanghái. En penúltimo lugar tenemos “Casa” y son las consecuencias del viaje. Finalmente, la película se cierra con “Dueto”.

“Sufre las consecuencias”. Las violonchelistas.

En las actuaciones el protagonismo principal recae en Allison Williams y Logan Browning. Ambas actrices presentan personajes muy logrados y con personalidades muy diferentes, siendo la química entre ellas muy destacada. Allison Williams interpreta a Charlotte retratándola como una chica muy educada, comedida y agradable. El tipo de joven que cae bien a todo el mundo y que parece no haber roto un plato. Por su parte, Logan Browning es Lizzie, la nueva estrella del violonchelo. A primera vista es una joven tranquila y que cumple el estándar de estrella buena. Ahora bien, cuando se la conoce te encuentras con una joven muy lanzada, descarada y que cree conocer todo lo que la rodea.

Entre los secundarios sólo hay dos papeles relevantes para Steven Weber y Alaina Huffman como el matrimonio Bachoff. Ambos encarnan a una amable pareja con un gusto exquisito por la música y décadas de tradición en la especialidad. Sin embargo, realmente son egoístas y elitistas, especialmente el marido (Anton) ya que la esposa (Paloma) pinta y habla poco. Muy buen trabajo el de Steven Weber ya que Alaina prácticamente queda relegada a acompañar.

En conclusión.
Concluyo esta crítica de La perfección, una pequeña y grata sorpresa de la factoría Netflix. Si les gustan las películas con giros sorpresa y tramas retorcidas, entonces, deben considerar el hecho de darle una oportunidad a esta película. Estoy seguro que no se arrepentirán o al menos no les dejará indiferentes (sobre todo el final).

Tráiler de La perfección