La cruda realidad
Comparte con tus amigos










Enviar

Nadie hubiera dicho que dos pesos pesados habrían librado una batalla tan políticamente incorrecta como la que se libra, durante varios asaltos, en ‘La cruda realidad’. Si pensabas haberlo visto todo en cuanto a comedias se refiere, prepárate para echarte unas buenas risas a costa de la mayor y más fiera guerra de sexos que se ha llevado a cabo en mucho tiempo.

La Cruda Realidad

La trama: Esto es la guerra.
Por un lado tenemos a Abby Richter (Katherine Heigl) que es una productora de un programa matinal en un canal de televisión, la cual encuentra solución para todos los problemas. El orden y el control son sus mayores cualidades, tanto en su trabajo como en su vida privada. Bueno, en realidad su vida privada no la tiene tan controlada, y es que aun sigue soltera porque pese, a conocer a muchos hombres, no acaba de encontrar a su media naranja puesto que sus ideales para un hombre son tan modélicos que se podría afirmar que no existe. Por el otro lado, tenemos a Mike Chadway (Gerard Butler), que tiene un pequeño programa en un modesto canal de televisión por cable titulado “La Cruda realidad” en el que explica lo que realmente les gusta a los hombres. El secreto de que empiece a ganar audiencia se debe a su peculiar forma de presentar el show. Y es que lo hace de una manera vulgar, con malos modos, con un estilo subido de tono y sin ningún tipo de tapujos a la hora de decir que lo que más anhela un hombre es irse a la cama con la mujer en vez de aguantar sus tonterías previas a conocerse.

El problema para Abby vendrá cuando su programa empiece a perder audiencia y su director contrate a Mike para presentar “La cruda realidad” en el canal que trabaja Abby. El choque entre ambos, dos caracteres totalmente opuestos, promete ser legendario. Amigo lector, ¡agárrate bien fuerte al asiento que vienen muchas curvas!

La Cruda Realidad

Crítica de La cruda realidad

Esta es una comedia gamberra que no tiene reparo alguno en mostrar facetas que otras comedias sólo tocan muy de pasada debido a su temática. Gerard Butler está genial en el papel de presentador pasado de vueltas al que sólo le interesa una mujer por lo que pueda sacar de ella y afirma que los hombres son así, que prefieren una noche desenfrenada a una semana romántica. Y no sólo eso, afirma que no existe el hombre ideal y bautiza a su programa como “La cruda realidad”. Supongo que cruda lo debe decir haciendo alusión a las mujeres puesto que de cruda no parece tener mucho su vida. O eso se puede deducir al principio, aunque pronto veremos que nadie lo tiene todo y nadie es tan feliz como para no necesitar una sonrisa de otro. Katherine Heigl hace otro papelazo dejando los bisturís en ‘Anatomía de Grey’ para ser la productora perfecta y sin vida privada, puesto que lo dedica todo a su trabajo, nada se le resiste y es aclamada y adorada entre sus trabajadores.

La Cruda Realidad

El problema lo tiene cuando, vez tras vez, va quedando con gente que conoce por Internet y tiene un prototipo tan perfecto de hombre que nunca podrá encontrarlo. Su carácter chocará tan fuertemente con el de Mike que las chispas llegarán hasta el público, que en más de una ocasión (¡y de dos, y de tres!) nos sentiremos aludidos con frases o pensamientos de nuestros protagonistas, que hablan y actúan sin reparo alguno.

Está claro que hablamos de una comedia, y que este género nunca irá más allá de verla y divertirnos (no entiendo por qué ciertos géneros están vetados en galas de premios incluida los Oscars) y que tienen puntos flacos y, en ocasiones, no cuajan con todos. Notaremos algunas escenas que ni con calzador entran y varias fantasías que jamás sucederán en la vida real. Pero está claro que sabemos lo que vamos a ver y no podemos cambiar un género.

En definitiva, con sus cosas buenas y malas, no puedo más que recomendaros en esta crítica de La cruda realidad que le echéis un vistazo puesto que lo pasareis en grande y os daréis cuenta de cómo es realmente “La cruda realidad”.

la-cruda-realidad-pareja

Sobre los protagonistas

Katherine Heigl

Katherine Heigl (Abby / Productora Ejecutiva). La hemos visto en ‘La cazarrecompensaso ’27 Vestidos’ junto a James Marsden y Manlin Akerman, interpretando el papel de una mujer que ha sido 27 veces dama de honor. Antes de esta la vimos en ‘Lío embarazoso’ o en su faceta televisiva, la más conocida, en ‘Anatomía de Grey’, donde encarnaba a la Doctora Isobel “Izzie” Stevens. Heigl ganó un Emmy en 2007 y estuvo nominada a los Globos de Oro en 2007 por su interpretación en la serie. Trabajos anteriores a esta etapa tiene varios como la comedia ‘El farsante’, la cinta de terror ‘Un San Valentín de muerte’, la elogiada ‘El rey de la colina’, junto a Steven Seagal en ‘Alerta Máxima 2’ o ‘Aquella Noche’. Su primer papel protagonista fue en ‘Mi padre, Mi héroe’ junto a Gerard Depardieu. En televisión, a parte de ‘Anatomía de Grey’, la hemos podido ver en varias series, entre ellas ‘Roswell’ o ‘Amar toma su tiempo’. Su último trabajo en cines ha sido ‘Mío o de nadie’ (en España directa a VOD) enfrentándose a Rosario Dawson.

Gerard ButlerGerard Butler (Mike Chadway). Se dio a conocer de manera mayoritaria cuando encarnó al rey Espartano Leonidas en300del visionario director Zack Snyder. Ese film rompió récords recaudando más de 450 millones de dólares en todo el mundo afianzando así a su protagonista. Objetivo: La Casa Blanca‘, ‘Gamer’ y ‘RocknRollafueron algunos trabajos posteriores junto aUn ciudadano ejemplar‘. En el 2007 lo vimos en ‘Posdata: Te quiero’ junto a Hilary Swank en un drama romántico muy recordado (y llorado)  por los que la han visto. En el 2004 lo vimos en ‘El fantasma de la ópera’ y ‘Mi querido Frankie’. Varios films le dieron la oportunidad de actuar como secundario (Tomb Raider 2y ‘El mañana nunca muere’). En 2016 lo volvimos a ver enObjetivo: Londres‘, la secuela de ‘Objetivo: La Casa Blanca’. Su último estreno en cines ha sido este mismo 2017 con Geostorm‘.