King Kong 2

by

Después de arrasar en 1976 con King Kong’, Dino De Laurentiis y John Guillermin volvieron a unir fuerzas para traernos una de las secuelas más infames de la historia del cine. Una secuela con una premisa tan curiosa como flipada y que se convirtió en uno de los fracasos más sonados del momento. Acomódense porque llega… ‘King Kong 2’.

king-kong-2-mirando

Crítica de King Kong 2.
Al igual que sucediera con Tiburón, la venganza (Joseph Sargent, 1987), otro de los monstruos más famosos de la historia, King Kong, tuvo también una secuela infame que todos o casi todos sabemos que existe, ‘King Kong 2’, título que recibió en diversos países, tanto de habla hispana como asiáticos… cuando su título en USA fue ‘King Kong Lives’.

Esta fue la secuela del film original de 1976 dirigido por John Guillermin que aquí tuvo la “valentía” de volver a ponerse tras las cámaras en esta continuación con De Laurentiis también como productor. Ambos dispuestos a arrasar nuevamente en taquilla como con la cinta original. No obstante, y de entrada, no volvieron ni el reparto original, ni se trajo a Rick Baker ni tampoco a Carlo Rambaldi (creadores de los efectos/suit-mation de la cinta original de Guillermin). Tampoco se volvió a contratar a John Barry en la BSO…

king-kong-2-kong

Todo el metraje da lugar a una sucesión de disparates a lo largo de sus 105 minutos en su intento de sacar provecho del éxito de la primera cinta, porque aquí se contó sólo con un presupuesto de 18 millones de dólares, frente a los 24 con los que contó la primera. Otros problemas fueron: lo bizarro del film, o su status de ser secuela de una película que no la necesitaba (y más aun con la historia que sucede a posteriori de resucitar a Kong).
Realmente todo juega en su contra, y más aun con un Guillermin que no tenía ni las ganas ni la pasión de la primera vez, bueno, las que tenía por aquel entonces… porque su versión de King Kong no es que tampoco fuera una maravilla, pero comparada con esta resultaba muy victoriosa en bastantes aspectos, era mucho más dinámica y su reparto de actores estaban más inspirados, por ejemplo.

De esta forma, ‘King Kong 2’ fracasa en casi todos los frentes: en los FX sin Rambaldi ni Baker, se nota el enorme uso de los cromas, la parte actoral no es para tirar cohetes, la dirección de Guillermin no está tan inspirada como en la primera parte y el guión es poco desarrollado y plano.

king-kong-2-love

Para el reparto se trajeron a Linda Hamilton en el papel de la Dra. Amy Franklin, uno de sus primeros trabajos en una producción conocida tras Terminator’. A su lado pusieron a Brian Kerwin como su interés amoroso y, al mismo tiempo, el descubridor del Kong femenino que se encuentra en Borneo.
Tanto Linda Hamilton como Brian Kerwin están bastante “poco inspirados”. Parte de la culpa la tiene también el guión de Ronald Shusset y Steven Pressfield, donde el desarrollo de personajes es prácticamente nulo y el enorme deus ex machina sacado de la manga sobre el embarazo de la Kong femenina.

king-kong-2-linda-hamilton

En conclusión.
Finalizo esta crítica de King Kong 2, una cinta que se ha convertido, por derecho propio, en una de las peores secuelas de la historia del cine, casi a la altura de la nefasta “Tiburon 4”. Todo ello por culpa de una historia ridícula, unos actores poco inspirados, una dirección poco entusiasta y unos FX que son mucho peores que los de su predecesora. Este es, quizás y hasta la fecha, el peor film del colosal simio.