King Kong (1976)
Comparte con tus amigos










Enviar

43 años después del éxito del King Kong de Cooper y Schoedsack, Dino de Laurentiis rescató al mítico simio con John Guillermin como director de esta nueva adaptación del famoso personaje. La película contó un presupuesto de 24 millones y se convirtió en uno de los éxitos de la época. Presenciemos el renacimiento del famoso gorila en esta curiosa versión de… ‘King Kong’ (1976).

“Ah, el poder de él, el súperpoder… Aclamad el poder, aclamad al poder de Kong y de Petrox”.-Fred Wilson.

king-kong-1976-tren

Crítica de King Kong (1976).
Tras 43 años, y aun con un mito tan sólido como King Kong en el mundo del cine, diversos productores intentaron probar suerte en llevarlo de nuevo a la pantalla. Al final, el que se llevó “el gato al agua” fue el productor italiano Dino de Laurentiis, quien llevaba años detrás del material.
No obstante, diversos problemas se le presentaban en el camino, siendo el más problemático el de los derechos del personaje. Sin embargo, pronto se recibió la noticia de que estos se hacían universales, es decir, que King Kong era un personaje libre y se podría utilizar en cualquier película sin tener que pagar por sus derechos de distribución. Esto permitió a de Laurentiis y a la Paramount llevar cabo el proyecto con un presupuesto de 24 millones. Lorenzo Semple, guionista de films tales como ‘Los tres días del cóndor’ (Sydney Pollack, 1975), se encargó de la escritura del libreto, siendo hasta la fecha, la única película de King Kong en solitario producida por un estudio que no fuera Universal.

El fichaje del director fue algo costoso: Laurentiis se aproximó al cineasta Roman Polanski para dirigir la cinta, pero Polanski la rechazó y así fue como cayó en las manos de John Guillermin, co-director deEl coloso en llamas (1974). Guillermin era famoso por sus salidas y cabreos durante las filmaciones, no en vano, tuvo una enorme discusión con el hijo de Laurentiis durante la filmación del film, lo cual obligó a Dino de Laurentiis a amenazarle con echarlo sino trataba al reparto y al equipo de buena manera. Guillermin finalmente accedió y bajó su tono.

king-kong-1976-sacrificio

A diferencia del film de Cooper y Schoedsack, esta nueva versión se rodó mediante suit-mation (la técnica utilizada por los Estudios Toho en sus películas de Godzilla), siendo los co-creadores del coloso Rick Baker (quien se enfundaba el traje del simio en muchas de las secuencias) y Carlo Rambaldi (creador de E.T y del Alien de Scott). Este último se encargó de los múltiples efectos mecánicos de la cara del personaje, para conseguir el mayor impacto visual de la cinta a la hora de pergeñar los diferentes movimientos faciales de Kong, siendo un no-acreditado Peter Cullen el encargado de los rugidos/sonidos del titán. Rick Baker aplaudió la labor del Rambaldi… pero nunca quedó satisfecho con el diseño final.

Con ‘King Kong’ de John Guillermin nos encontramos ante una película que produce divisiones. En mi opinión no es mejor que el remake de Peter Jackson (2005) y tampoco es mejor que la cinta original de Cooper y Schoedsack, en aquella había una sensación de misticismo, épica y aventura que este film de Guillermin no tiene. Ahora bien, sí que es cierto que su versión es entretenida y honesta en su aspecto de serie B (no hay dinosaurios, de hecho, y por falta de presupuesto, Kong se enfrenta a una serpiente). Además, destacó el fichaje de Jessica Lange, que se convirtió en sex symbol y acrecentaba, aún más si cabe, el enamoramiento de Kong por el personaje de Dwan, incluso en cierto momento el simio intenta desnudarla… dándole esas connotaciones sexuales que Guillermin aseguraba que no estaban en la película original y que él quería implementarlas en este film.

king-kong-1976-jessica-lange

Claramente, nos encontramos ante un remake (en esencia, es el mismo film pero con ciertos elementos para separarla de la cinta de Cooper y Schoedsack) que es una de las cintas más flojas del gigantesco simio, y esto se debe, en parte, a que el reparto de actores no fue atinado en la delimitación de sus roles. Aquí tenemos a un jovencísimo Jeff Bridges (que hacía sus primeros pinitos en el cine) en el papel de Jack Prescott, que era el personaje de Bruce Cabot en la cinta original, sólo que aquí Lorenzo Semple Jr. le dio más peso a su rol que al de Fred Wilson (que era el pseudo-Carl Denham de la película) interpretado por Charles Grodin, y presentado como un avaricioso y explotador ejecutivo de una compañía petrolífera, un hombre sin escrúpulos. El personaje de Grodin termina por ser un lastre y queda lejos de lo visto en la cinta original, donde Denham, aun siendo consciente de lo valioso del simio, quería rescatar al personaje de Fray Way.

Mención aparte para el papel de Jessica Lange. Un papel que estaba repleto de elementos sexuales. Guillermin la fichó como sex symbol y lo fue en su época, aunque su personaje no distaba tanto del de Fray Way ya que era la rubia secuestrada por el simio y poco más (y para colmo, apoyaba el hecho de que King Kong fuera llevado a los Estados Unidos para su exhibición).

king-kong-1976-amor

Antes me referí a la falta de presupuesto, esto obligó a sus responsables a no utilizar dinosaurios en el film, así se vieron obligados a crear a la famosa serpiente mecánica a modo de “guiño” a la escena del T-Rex en la cinta de 1933. Además de cambiarse el mítico Empire State por las desaparecidas Torres Gemelas del World Trade Center.

Aun con los problemas citados de desarrollo de personajes y su notoria falta de presupuesto, ‘King Kong (1976)’ no es un mal producto. Hay cierto pulso por parte de Guillermin en lo que se refiere a su dirección (sin llegar a las cotas de ‘El coloso en llamas’), ciertos momentos con el personaje de Kong (enfundado dentro del traje el mítico Rick Baker) y la técnica del suit-mation (lejos de lo logrado en otras producciones) y la mítica banda sonora de John Barry, que era superior a la propia película.

king-kong-1976-caido

En conclusión.
Finalizo ya esta crítica de King Kong (1976), una película fue un éxito en su época pero que ha envejecido mal… no sólo por su, en ocasiones, notoria falta de presupuesto y efectos del suit-mation, sino también por un reparto de actores no tan sólido. En definitiva, un film pasable y con buenas ideas, pero simplemente eso.