Jurassic World: El reino caído
Comparte con tus amigos










Enviar

“Como mucha gente de mi generación, me quedé maravillado cuando vi ‘Jurassic Park’. Las criaturas que habitaron nuestro planeta hace millones de años tenían algo absolutamente cautivador…”. Rodada en los estudios Pinewood y en Hawai, Juan Antonio Bayona presenta… ‘Jurassic World: El reino caído’.

“Salvar a los dinosaurios de una isla que va a explotar. ¿Qué puede salir mal?”.-Owen.

Crítica de Jurassic World: El reino caído

Tras el colosal éxito deJurassic World (Colin Trevorrow, 2015) que volvió a poner a los dinosaurios en las portadas de todo el mundo, quedaba claro que había renacido la franquicia para la Universal. Así las cosas, pronto se comenzó a trabajar en su secuela. Para ello, se fichó al español Juan Antonio Bayona que dijo “no” a la continuación deGuerra Mundial Z (Marc Forster, 2013) para ponerse tras las cámaras de ‘Jurassic World: El reino caído’. Por su parte, Colin Trevorrow siguió ligado al proyecto pasando a ocuparse del guión junto a Derek Connolly.

Entrando ya en materia, cabe decir que estamos ante la película más oscura y menos divertida de todo el universo jurásico. Y cuando digo “oscura” me refiero a todos sus aspectos, tanto desde un punto de vista de la historia como de la filmación. Queda bastante claro que los responsables del proyecto se han intentado alejar del carácter de los films anteriores para evitar una constante repetición. La pregunta es si esto era realmente necesario, es decir, si algo no está roto ¿para qué arreglarlo?… La respuesta la dará la taquilla, por supuesto.

En este nuevo enfoque dado a la franquicia lo que manda es el libreto de Colin Trevorrow y Derek Connolly. Un script interesante pero que peca de querer abarcar demasiado y deja varios aspectos en el aire, aspectos que se supone serán resueltos en la tercera entrega ya anunciada. Los guionistas vuelven al pasado de Jurassic Park (Steven Spielberg, 1993) para traernos alguna sorpresa y poder arrancar y dar sentido a esta nueva película (algo que tampoco era absolutamente necesario). Desde ahí, y con un ligero toque a El mundo perdido: Jurassic Park (Steven Spielberg, 1997), desarrollan las ideas pendientes de Jurassic World (Colin Trevorrow, 2015) conectándolas con muchos temas actuales, pero lo hacen alejándose del tono aventurero que siempre ha caracterizado a la saga para entregar una trama con muchos intereses oscuros, especialmente pasado el tramo que se desarrolla en Isla Nublar. Un tramo que desemboca en un final que si no se gestiona bien en la próxima película puede dar lugar a la parodia y al exceso…

Lo anterior repercute claramente en la filmación de Juan Antonio Bayona. El cineasta se ve “obligado” a entregar una película cuyas escenas se desarrollan, principalmente, de noche y en lugares cerrados y poco iluminados. Esto tiene un aspecto positivo y otro negativo: el positivo es poder dar rienda suelta al realizador barcelonés para dejar su impronta en la franquicia con algunas secuencias brillantes y “marca de la casa”. El punto negativo es que el film pasa, de esta manera, a ser el menos lucido y visual de toda la serie… lo que, sin duda, repercutirá en el público más juvenil. Así pues, y teniendo en cuenta todo lo comentado hasta ahora, ‘Jurassic World: El reino caído’ más que un film de dinosaurios es un film de monstruo acosador…

En el terreno de los efectos y el espectáculo hay que decir que nada de lo visto en ‘El reino caído’ supera a lo que ya vimos en ‘JW’. Negar esto sería tener puesta una venda en los ojos. Además, en determinados planos generales, los dinosaurios no están todo lo conseguidos que cabría esperar y algunos se notan falsos. Ahora bien, justo es decir que la acción está muy bien resuelta y que el Indoraptor y Blue rayan a gran nivel, siendo además muy importantes en la trama. El trabajo en este campo ha sido realizado con efectos digitales de ILM y animatrónicos creados por Neal Scanlan y su equipo.

En la BSO repite Michael Giacchino que se desenvuelve bastante bien con los diferentes tonos que va adoptando la película. También recurre puntual y disimuladamente al clásico tema principal creado por el mítico John Williams para el original de Steven Spielberg.

“¿Te gustan los dinosaurios?”… La isla del fin del mundo.

El reparto vuelve a estar liderado por Chris Pratt y Bryce Dallas Howard que siguen cumpliendo bastante bien como Owen y Claire, papeles que ya les son muy cómodos. Particularmente podemos apreciar como Dallas Howard está más suelta al no tener ya que supervisar todo un parque en tacones… A su lado se incorporan con roles importantes Daniella Pineda y Justice Smith como Zia (una experta en dinos) y Franklin (el informático de turno). La primera destaca por el fuerte carácter y personalidad que le imprime a su personaje, y el segundo viene a representar al típico miedoso que provoca alguna situación divertida.

Con buena presencia también encontramos a James Cromwell como el viejo millonario Benjamin Lockwood que es el enlace con lo visto en ‘Jurassic Park’. Ted Levine representa como Ken Wheatley el rol de militar/cazador en busca de trofeos. Toby Jones da buena cuenta de cierto individuo que hará su aparición fuera de los sucesos de Isla Nublar. Mencionar también a la veterana Geraldine Chaplin revistiendo de categoría a su personaje de Iris, la ama de llaves de Benjamin Lockwood y cuidadora de su nieta.

Por diferentes motivos, los peores parados del casting son Isabella Sermon (Maisie), Rafe Spall (Eli Mills) y BD Wong (Henry Wu). Al respecto de la pequeña Isabella Sermon decir que se nota mucho que esta es su primera película, entregando una actuación poco natural y que resulta demasiado “aprendida”. Lo mejor de ella son los interrogantes respecto a su personaje (Maisie, la nieta de Lockwood). Por su parte, Rafe Spall empieza bien pero, a medida que el film avanza, queda claro que el traje del personaje le va quedando grande. Finalmente, BD Wong resulta, una vez más, totalmente desaprovechado. Al respecto de Jeff Goldblum poco o nada hay que decir, ya que las apariciones de su añorado Ian Malcolm quedan casi en meros cameos.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Jurassic World: El reino caído, un film que termina por abandonar la aventura para dar paso al terror personificado en el peligrosísimo y hábil Indoraptor, una nueva criatura que pasa a engrosar las filas del jurásico más diferente de todos los vistos hasta ahora. Podrá gustar más o menos, pero no creo que cause indiferencia. ¡Ah! hay una breve escena al final de todos los créditos.

Tráiler de Jurassic World: El reino caído