Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás
Comparte con tus amigos










Enviar

Se quedaron sin medallas cuando estaba al mando de la policía militar en Washington. Así hasta que un día se miró en el espejo y no se reconoció. Desde aquel día vive de ciudad en ciudad, sin documentos y con sólo una paga del ejército. Una paga que cobra siempre en lugares diferentes. Dicen que al lugar donde fuiste feliz nunca has de volver, pero… hay justicias que sólo un hombre puede administrar. Él es el que no tiene nada que perder. Él es… ‘Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás’.

“Es hora de dejar de huir y empezar a cazar” (Jack Reacher)

jack-reacher-nunca-vuelvas-atras-disparos

Crítica de Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás

Continuación de la vida de Jack Reacher, el ex-comandante de la policía militar. Un «vigilante» al que Tom Cruise interpretó de forma altamente contundente en Jack Reacher (Christopher McQuarrie, 2012). Cuatro años pasaron y los fans del nómada Reacher se reencontraron con el personaje. Un hombre que sigue con su particular código de honor y su aire de ‘Kung Fu’ de nuestro tiempo.

Sí por un motivo se hizo esta secuela (que ya de entrada obvia el número dos en su título) es porque Tom Cruise quería seguir dando vida a un personaje que lo aleja de sus habituales papeles. Reacher es un tipo duro que no habla demasiado, que tampoco se relaciona demasiado y que vive para hacer justicia. Una justicia que administra a base de sus puños cuando la ocasión lo requiere… que suele ser casi siempre.

jack-reacher-nunca-vuelvas-atras-pareja

218 millones alrededor del globo y un 2º puesto en su primer fin de semana USA fueron las cifras del original. Esta secuela, de nuevo, abrió en el segundo lugar en EEUU y consiguió algo más de 162 millones en todo el mundo. Uno de los cambios claves de “Nunca vuelvas atrás” lo encontraremos en la dirección. Aquí el jefe es Edward Zwick, quien dirigió ‘El último samurái’ (2003), una de las grandes películas de Cruise. Por su parte, Christopher McQuarrie prefirió hacer Misión imposible: Nación secreta(2015).

Intrigas militares al estilo de ‘Estado de sitio’ (Edward Zwick, 1998) y una ya habitual dirección seca y sin excesos visuales son el sello que Zwick da al film. Además, tendremos a un Reacher implicado emocionalmente por cierta pirueta de guión que puede descolocar. Por supuesto tenemos la acción que se sustenta al estilo de los thrillers del mismo palo de los años setenta. Acción realista y buenas dosis de peleas cuerpo a cuerpo. Peleas con los huesos rotos que resuenan tanto o más que los tiros (que no se asusten, no son pocos).

jack-reacher-nunca-vuelvas-colbie-smulders

Junto a Tom Cruise, en plan vagabundo total, encontraremos a Cobie Smulders. Tras la serie ‘Como conocí a vuestra madre’ ha dado muestras de tener un muy buen agente. Así se explica que haya conseguido meter la cabeza en Los Vengadores (Joss Whedon, 2012) y demás films de Marvel de línea continuista como la agente María Hill. Con esta cinta toca una producción importante de Tom Cruise. Su papel de la Comandante Turner lo resuelve con buena nota. En este sentido, se ve rápidamente que se curró el físico y el porte militar.

Por el metraje también tenemos a Danika Yarosh (Samantha). La actriz aguanta el tipo ante una súper-estrella en su propia película como Cruise y hace buenas migas con Cobie Smulders. Su rol sirve para aliviar con humor ciertas situaciones y para abrir una sub-trama con un notable toque dramático. Holt McCallany, por su parte, sigue agrandando la lista de tipos duros que le han apalizado en pantalla grande con su papel del Comandante Morgan. Recordemos que ya lo han tumbado previamente, y casi de forma consecutiva, Sylvester Stallone en Una bala en la cabeza (Walter Hill, 2012), James Brolin enBrigada de élite (Ruben Fleischer, 2013) y Liam Neeson enUna noche para sobrevivir (Jaume Collet-Serra, 2015).

Por otro lado, la sorpresa agradable la dan dos intérpretes apenas conocidos. El primero es Aldis Hodge como Espin, un teniente que, a juicio de Reacher, toma conclusiones de forma precipitada. Su rol es muy parecido al de Derek Luke en Spartan (David Mamet, 2004). Y la segunda sorpresa es Patrick Heusinger, presentado como una imparable máquina de matar de un metro ochenta. Por último, cameo total de estar sentado esperando a que vengan por él para Robert Knepper.

jack-reacher-nunca-vuelvas-atras-robert-knepper

Antes de finiquitar esta crítica de Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás, resaltar el afán de Cruise de distanciar los films sobre Reacher de sus misiones imposibles. Para ello añade aún más un tono realista y escasa, por no decir ninguna, pirotecnia al asunto. Algo que, teniéndole como productor, seguramente no sea una casualidad. Al fin y al cabo los años pasan por todos nosotros, aunque te llames Tom Cruise. La trama y las aspiraciones de la película sin duda se lo agradecen. Guiones como los de Jack Reacher no necesitan de set-pieces inverosímiles que sólo Ethan Hunt puede llevar a cabo.

“Voy a romperte las piernas, los brazos y a partirte el cuello” (Jack Reacher)

jack-reacher-nunca-vuelvas-atras-tom-cruise

En resumidas cuentas.
Esta secuela sigue la línea continuista del film embrionario con un Tom Cruise llenando las botas de Reacher. Este es un personaje que podría estar interpretando hasta bien pasados los sesenta años. La cinta ofrece buenos combates cuerpo a cuerpo y también una intriga que se sostiene durante cerca de dos horas. Todo esto gracias a la buena mano de Zwick y las carreras de Reacher y Turner por Washington y alrededores. Ojo a su interesante epílogo, en la siempre decadente Nueva Orleans, que da un cierto y agradecido aire pesadillesco a la sub-trama del personaje de Samantha.

Tráiler de Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás