Ira de Titanes
Comparte con tus amigos










Enviar

Dos años después del estreno de ‘Furia de Titanes’, la Warner Bros nos trajo la (brutal) épica secuela de esa entretenida cinta de aventuras que, aunque tenía “furia”, no llegó a plasmarla al cien por cine. Esto es la crítica de Ira de Titanes.

“¿Vas a hacer las paces con el dios de la Guerra?”.-Perseo.

Neptuno y Perseo

Crítica de Ira de Titanes

Retrocedamos un poco en el tiempo, concretamente al 31 de marzo de 2010, se estrenaba en cines españoles el film Furia de Titanes’, remake de una popular cinta de aventuras del mismo título de 1981. La película que realizó Louis Leterrier recibió duras criticas en favor de un viejo film sobrevalorado (desde mi punto de vista) y bastante pobretón a nivel argumental e incluso técnico (las cintas de ‘King Kong’ de 1933 y ‘Jasón y los Argonautas’ eran muchísimo mejores, en todos los aspectos).

Por otro lado, reconozco que la cinta de Leterrier no era precisamente memorable y que fallaba en algunos aspectos como por ejemplo: un guión pobre y hecho al servicio a la estrella del film, Sam Worthington, cuya interpretación no era precisamente una maravilla… y eso que le acompañaba un logrado reparto de actores. Por contra, la cinta rebosaba sensación de espectáculo y diversión por los cuatro costados, además de tener un buen puñado de efectos especiales muy conseguidos.

Perseo

¿Y entonces qué ocurre con ‘Ira de Titanes’? pues que el cambio de director y guionistas, entre estos últimos encontramos a Greg Berlanti y Steven Knight, consiguen un resultado final un tanto superior a su predecesora en esos campos. Especialmente es el director, Jonathan Liebesman, el que hace de esta película un mejor producto. Liebesman entrega una cinta trepidante, sin un minuto de respiro y con unas tremebundas escenas de acción. Por otro lado, la historia presentada por los guionistas es más interesante y más centrada en el aspecto mitológico (no hay más que ver la cantidad de monstruos que se han sacado de la chistera).

Por su parte, las interpretaciones y el reparto en general también resultan mejores que las de su predecesora. Empezando por un Sam Worthington más carismático y maduro, y pasando por unos notables Liam Neeson, Ralph Fiennes y Edgar Ramirez, en los papeles de Zeus, Hades y Ares (atención al último, pues se marca una de las escenas de acción más brutales de la película con Worthington). También tenemos un sorprendente Toby Kebbell que se lleva la palma en cuanto a las situaciones cómicas de la cinta, y destacar además a Rosamund Pike como una mejor Andrómeda que la que entregó Alexa Davalos.

¿Y qué hay de los efectos visuales y la música? Muy buenos. Los efectos visuales nos regalan a algunos brutales monstruos con especial mención a los Cíclopes y Crono, que son los más espectaculares del film. La guinda del pastel la pone la genial banda sonora de nuestro compatriota Javier Navarrete, que se luce en momentos puntuales con un temazo acorde con la temática de la narración, dejando en mal lugar a la de Ramin Djawadi, que tampoco estaba mal, pero era demasiado cercana al estudio de Remote Control (es decir, factoría Zimmer).

Perseo y Andromeda

En conclusión.
Finalizo esta breve crítica de Ira de Titanes, una cinta de aventuras que resulta mejor que su predecesora en casi todos sus campos principales (aunque no se libra de cometer algunos fallos), y que entrega una aventura trepidante, entretenida y tremendamente espectacular.

Tráiler de Ira de Titanes