Hombres de élite
Comparte con tus amigos










Enviar

Hoy nos acercamos a unos hombres ignorados por todos pero de cuyo trabajo dependen casi todas nuestras comunicaciones e incluso nuestra propia vida, al menos tal y como la conocemos. Llega el momento de subir al poste para rendir tributo a los ‘Hombres de élite’.

“Somos más de un millón pero actuamos como un solo hombre”

Crítica de Hombres de élite

Aquí tenemos otra de esas películas protagonizadas por John Travolta como cabeza de cartel que nos llegan directas a televisión. Nada de paso por VOD o formatos domésticos ¡y de cines ya ni hablar! Travolta ha vuelto al olvido de dónde lo sacó Quentin Tarantino. Actualmente está en la misma senda que Nicolas Cage, Bruce Willis, Van Damme o el mismísimo Robert De Niro. Hablamos de grandes nombres que, por unos u otros motivos, han terminado en el “directo a video”, un infierno del que es casi imposible escapar.

En este caso, ‘Hombres de élite’ es una nueva producción de Voltage Pictures, un estudio que combina estrenos domésticos con estrenos en cines. Entre los nombres más reconocidos que han trabajado con ellos (al margen de Travolta) podemos encontrar a Dolph Lundgren, Steven Seagal, Dwayne Johnson o la mismísima Scarlett Johansson. La propia Jessica Chastain también está en nómina con su próximo estreno ‘Eve’. Así pues, vemos como este estudio se mueve en todo tipo de producciones.

El guión del film está escrito a seis manos por los debutantes Primo Brown y Marvin Peart con el apoyo de Peter I. Horton. Los tres se basan, supuestamente, en una historia real (de la que no se da ninguna referencia histórica) para acercarnos la desconocida vida de los operadores de la red eléctrica. En este sentido, la película guarda similitudes con la más comercialHéroes en el infierno (Joseph Kosinski, 2017) que sí salió a cines.

La parte más interesante del guión es ver desarrollar a los operadores su trabajo en los postes y torretas eléctricas. Amén de las advertencias del peligrosísimo y poco reconocido trabajo que realizan en condiciones adversas. Muchas de estas advertencias expuestas por Beau, el personaje interpretado por John Travolta. Por el contrario, la trama tiende a divagar cuando nos muestra los avatares familiares de los operadores. En este aspecto hay algunas historias que se acercan peligrosamente a las telenovelas más tópicas.

Respecto a la dirección cabe decir que el director David Hackl intenta crear un ambiente de tensión y expectación descontando días hasta la llegada de la gran tormenta. Sin embargo, esto no se consigue en ningún momento. Tan es así que, llegado el día, nos la encontramos en las narices como los propios operarios. La ausencia de tensión viene provocada por lo que ya expuse antes: la divagación entre los asuntos familiares de los operadores con nulas o escasas referencias al diluvio que se avecina.

Por su parte, la banda sonora de Jeff Toyne está salpicada de tonos y música country. Todo para captar el ambiente del lugar y sus personajes. Destacar que al final de la película podremos escuchar el tema principal “Life on the Line”. La canción suena durante los créditos y es interpretada por la artista country Fiona Culley a dúo con el cantante y compositor Darius Rucker. Lo cierto es que un tema de bastante calidad y suena francamente bien.

“Vas a tener que ser fuerte…”. Héroes en el infierno.

El reparto de ‘Hombres de élite’ es de campanillas para un film de consumo directo a video. Al frente encontramos a John Travolta que no tiene problemas ni dificultades para interpretar a Beau, el protagonista principal. Travolta se presenta con perilla, patillas, melena falsa y algo de sobrepeso que intenta disimular con ropas amplias. Lo cierto es que si prestamos atención al film mucha de la culpa es por el carisma que sigue desprendiendo el actor. A su lado tiene a la que fuera candidata a “novia de América”, Kate Bosworth. La actriz presta su belleza y algún momento dramático a Bailey, la sobrina de Beau. Completa la “familia” del personaje de Travolta el barbado Gil Bellows como Pok’ Chop, el típico mejor amigo y confidente que nunca falta.

Otra familia es la que componen Devon Sawa y la mítica Sharon Stone. Sorprende positivamente Sawa estando muy comprometido con su rol de Duncan, el novio de Bailey. Un tipo al que, por supuesto, no traga Beau. Con respecto a Sharon Stone no hay que hacerse ninguna ilusión. La actriz tan sólo sale en dos escenas que no llegan ni a cinco minutos. Eso sí, deja constancia de su categoría encarnando a la madre de Duncan, una mujer amargada y dejada.

Finalmente, la tercera familia que destaca es la que forman Julie Benz y Ryan Robbins. En este caso ninguno de los dos sobresale en nada. Benz abandona el rubio por el castaño y no conecta en ningún momento con su marido ni con el público. Un marido al que interpreta Robbins en un rol parco en palabras. Su personaje está ausente tanto interpretativamente como por los ecos de guerra que le atormentan.

Los últimos en merecer cierta atención son Matt Bellefleur y Reese Alexander. El primero interpreta a Ron, el típico expresidiario que no se reinserta y que terminará siendo pasto de los puños de Travolta y provocando una tragedia. El segundo es uno de los trabajadores destacados de la compañía eléctrica y fiel a Beau.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Hombres de élite, una película filmada como reconocimiento a los operadores de la red eléctrica. Globalmente no tiene mal aspecto y con algunas mejoras (y millones) podría haber salido a cines. Sin embargo, al final nos queda un producto para televisión que, claramente, se queda pequeño para su plantel protagonista.

Tráiler de Hombres de élite