Historias de miedo para contar en la oscuridad
Comparte con tus amigos










Enviar

“Queríamos recrear algunas de las historias de miedo más entretenidas, divertidas, aterradoras y apreciadas de los libros de Alvin Schwartz. Lo bonito de estas narraciones es que poseen el eterno atractivo de los relatos de los fuegos de campamento. Relatos que invitan a la gente a estremecerse juntos, aunque los oigas una y otra vez…”. Guillermo del Toro nos reúne en torno a las ‘Historias de miedo para contar en la oscuridad’.

“Las historias curan. Las historias hieren. Si las repetimos lo suficiente se convierten en realidad. Tienen ese poder. Nos convierten en otras personas”.-Stella.

Crítica de Historias de miedo para contar en la oscuridad

Aquí tenemos una nueva película dirigida por André Øvredal, el director noruego que nos dejó buen sabor tras La autopsia de Jane Doe (2016). En ‘Historias de miedo para contar en la oscuridad’ supera el listón anterior. Y lo supera gracias a un film muy bien ambientado y bastante variado. Por un lado, la ambientación del pueblo de Mill Valley a finales de 1968 está bastante conseguida con referencias a Nixon, la guerra del Nam y cierto racismo. Por otro lado, la variedad está en que el film nos propone seis historias de miedo diferentes. Así pues, experimentamos un retorno a films míticos de los 80 tipo ‘Creepshow’ o ‘Cuentos asombrosos’. La particularidad que hace especial a ‘Historias…’ es que todos los relatos están unidos y en continuidad. Unidos por una misma historia y protagonistas, y en continuidad porque se suceden uno detrás de otro.

Hay que mencionar que la película está basada en las obras de Alvin Schwartz (1927-1992), escritor norteamericano especializado en la difusión del folclore y las leyendas estadounidenses. Entre sus libros destaca la trilogía ‘Historias de miedo…’ publicada de 1981 a 1991 con fantasmagóricas ilustraciones de Stephen Gammell. En el film podremos ver las siguientes historias: ‘Harold’, ‘El punto rojo’, ‘El dedo gordo del pie’, ‘El sueño’, ‘Atrápame si puedes caminante’ y ‘La casa embrujada’. No ahondaré en ninguna de ellas para evitar los tan temidos spoilers. No obstante, no olvidemos que son adaptaciones para la “historia principal” de la película y no la visualización literal de las historias cortas de Schwartz.

Los relatos han sido adaptados por un amplio equipo de guionistas. Entre ellos sobresalen los cineastas Marcus Dunstan y Guillermo del Toro. También están dos colaboradores de este último, los hermanos Hageman (Dan y Kevin). Sobre Guillermo del Toro merece la pena detenerse un momento puesto que, en principio, él iba a ser el director. Al final, optó por descargar trabajo cediendo la silla a André Øvredal, del cual apreciaba mucho la ya citada ‘La autopsia de Jane Doe’. Lo cierto es que el cineasta mexicano no sólo colaboró en el guión, también echó un cable en la edición y en la producción.

Volviendo con los relatos, lo principal es lo ya referido, todos los capítulos conforman una misma historia. Una historia que sigue los pasos de Stella, Ramón, Auggie y Chuck mientras van siendo acosados por entes terroríficos. Al mismo tiempo, los cuatro adolescentes tratarán de averiguar la verdadera y maldita historia de Sarah Bellows, la autora del libro diario de relatos del film. Parece ser que su pasado, y olvidado y odioso entorno familiar, podría ser la clave para detener el desatado horror.

El horror se muestra a lo largo del film a través de lo psicológico, la expectativa y la notable ambientación. No obstante, también podremos disfrutar de buenas criaturas y fantasmas. Aquí veremos monstruos inquietantes como un espantapájaros, un zombi o un hombre estridente… Todos ellos bastante bien recreados en base a efectos prácticos, prótesis y con casi nada digital. No obstante, alguno de ellos tiene poco tiempo en pantalla para lucirse. Por otro lado, la calificación es PG-13 en USA, en consecuencia no esperéis sangre ni gore… además, tampoco es ese el espíritu de la cinta.

“Tú no lees el libro. El libro te lee a ti”. Cuentos asombrosos.

El reparto me parece otro pequeño pero gran acierto del film. Aquí encontramos un plantel de jóvenes adolescentes que no caen nada mal y que transmiten empatía cada cual a su modo y manera. De la que más cerca nos vamos a sentir es de Zoe Margaret Colletti interpretando a Stella. La joven actriz nos gana por su entusiasmo y heroísmo a la hora de intentar descubrir y comprender al Mal. También nos interesará de ella su solitaria historia personal con su padre, su faceta de escritora y su gusto por el terror. Atención además a cómo la labor de maquillaje y el hecho tan simple de quitarse las gafas la convierte casi en otra persona. Muy agradable sorpresa la de esta chica.

Otro que también cae en gracia es Michael Garza retratando a Ramón, un chico callado al que Stella y sus amigos conocerán por accidente. Con Ramón también resulta fácil empatizar al verlo en soledad y sufriendo cierto racismo por el jefe local. En este sentido, parte de nuestro interés es conocer su historia hasta llegar a Mill Valley. Por su parte, los amigos de Stella son interpretados por Gabriel Rush (Auggie) y Austin Zajur (Chuck). Ambos retratan las dos caras de la misma moneda. Me refiero a que Auggie es más sensato y Chuck más bromista y nervioso. Precisamente una de sus bromas será la que desencadenará todo y a través de la que conocerán a Ramón.

Papeles con cierta relevancia son los de Dean Norris como el padre de Stella y Gil Bellows como el Sheriff Turner que la toma con Ramón. También tiene minutos importantes Natalie Ganzhorn como Ruth, la hermana de Chuck y protagonista de uno de los relatos. Finalmente, Austin Abrams es Tommy, el típico chulito de Instituto que también será víctima de otro relato. ¡Ah! pequeña aparición de Javier Botet como el cadáver al que le falta el dedo gordo del pie.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Historias de miedo para contar en la oscuridad, un buen y cuidado film de episodios. La película destaca, especialmente, por unir los relatos de una manera natural afectando a todos los protagonistas. Este carácter continuista da lugar a un argumento único y global, alza al conjunto del film y lo hace desmarcarse de otras propuestas típicas de naturaleza episódica. Recomendada, sobre todo, para disfrutarla en Halloween.

Tráiler de Historias de miedo para contar en la oscuridad