Hellbound: Hellraiser 2
Comparte con tus amigos










Enviar

Los Cenobitas regresan para arrancar el alma de tu cuerpo en ‘Hellbound: Hellraiser 2’, una buena y tétrica secuela plagada de efectos especiales y grandes dosis de sangre. Una segunda parte que nos narra cómo Kirsty viaja al inframundo en busca de su padre, aunque lo que encontrará allí será algo muy distinto…

Han vuelto para arrancar el alma de tu cuerpo

Hellbound

Crítica de Hellbound: Hellraiser 2

Tras el éxito de crítica y taquilla deHellraiser, la continuación era más que obvia, sobre todo teniendo en cuenta el abierto desenlace de la película original. Sin embargo, Clive Barker declinó encargarse de la dirección, aunque sí ejerció labores de productor. En esta ocasión fue Tony Randel el que se puso tras las cámaras. Eso sí, siguiendo las precisas pautas que Barker le iba marcando durante el rodaje. De ahí que esta segunda entrega aún conserve la esencia y el sello de Barker, a pesar del cambio de director.

Repasando la trayectoria profesional de Randel, comprobaremos que su filmografía se basa prácticamente en películas directas a DVD, series de televisión o telefilms intrascendentes. Lo más destacable de su trabajo fue la floja ‘Amityville 1992’. A pesar de su irregular carrera, ‘Hellbound: Hellraiser 2’ se trata de una buena secuela. Es cierto que no llega a la altura de la original, pero sí que consigue mantener la crudeza, estética y ambientación sublime que hizo de ‘Hellraiser’ un clásico de culto. Así pues, es más que probable que el éxito de esta secuela se debiera en gran medida a la constante presencia de Barker en la producción. Aquí debió ocurrir algo así como lo sucedido en ‘Poltergeist’, dirigida por Tobe Hopper aunque la película es 100% Spielberiana.

Hellbound

En cualquier caso, es de recibo reconocer que la película ya pierde parte de “la magia” que atesoró su antecesora. El efecto sorpresa prácticamente desaparece, y el espectador más avispado puede llegar a intuir instintivamente lo que se va a encontrar. Este es el tremendo hándicap de la gran mayoría de segundas partes de clásicos de culto, salvo contadas excepciones.

No obstante, y quizás para suplir este pequeño inconveniente, Randel y Barker se lanzaron definitivamente a la piscina. Para ello concibieron un film mucho más violento, crudo y sangriento que lo que fue la primera parte. En ‘Hellbound’ se muestran ya con todo el descaro posible innumerables (y literales) cambios de piel, numerosas escenas grotescas, incontables litros de sangre y nuevos ambientes no vistos anteriormente. Randel debió pensar: “si esto funcionó a las mil maravillas en la primera entrega, y a falta de una idea realmente innovadora a la hora de desarrollar la secuela, acentuemos todo aquello que le gustó al público en el primer ‘Hellraiser”. Y así fue, lo cual a un servidor le parece fenomenal, dicho sea de paso.

Hellbound

De todos modos, y a pesar de esta falta de efecto sorpresa u originalidad, Hellbound’ está arropada por un buen guión que enlaza directamente con los hechos acontecidos en el relato anterior. No obstante, se repiten bastantes elementos ya explorados en ‘Hellraiser’. Por ejemplo, si entonces Frank utilizaba a Julia para que ésta le reportara cuerpos humanos, en esta ocasión es Julia la que manipula al doctor Channard para el mismo cometido. Además, mantienen también una relación sentimental prácticamente idéntica a la relatada en la película predecesora.

No obstante lo anterior, se nos muestran algunos ambientes desconocidos y se ofrecen bastantes ideas interesantes. Especialmente destacadas son las que indagan en los orígenes de Pinhead. Esto es algo que se echaba de menos en la primera entrega y que dota a esta secuela de un cierto carácter propio, siempre dentro de su ya rutinario desarrollo. La siguiente continuación sería el inicio de la decadencia absoluta de una franquicia que podría haber dado más, mucho más de sí. Aunque siempre nos quedarán estas dos joyitas que ningún aficionado al cine de género debería de perderse.

Hellbound

En resumidas cuentas.
Finalizo esta crítica de Hellbound: Hellraiser 2. Bien se puede afirmar que, a pesar de acarrear en sus espaldas con el impacto y originalidad que supuso ‘Hellraiser’, esta primera secuela también es capaz de sostenerse por sí misma. Esto es posible gracias a un tremendo cocktail que nos ofrece violencia explícita, brutalidad, nuevos personajes (una niña semi autista que resuelve puzzles con suma facilidad y que será de gran ayuda a Kirstey) y situaciones siempre filmadas con tino y buen pulso. Sin duda, esta es la mejor secuela de una saga interminable…