Ha nacido una estrella
Comparte con tus amigos










Enviar

“Siempre he sabido que quería dirigir, pero también sabía que necesitaba tener una perspectiva propia, saber por qué lo estaba haciendo, de lo contrario no había ninguna razón para hacerlo. Siempre quise contar una historia de amor, porque es algo con lo que todo el mundo puede identificarse: el amor, su pérdida, el subidón que provoca. Es lo que te hace sentir más vivo…”. Bradley Cooper nos presenta a Lady Gaga en ‘Ha nacido una estrella’.

“Tal vez sea hora de dejar atrás el pasado”.-Jackson Maine.

Crítica de Ha nacido una estrella

Bradley Cooper ha decido ir un paso más allá en su carrera en la industria cinematográfica y aquí debuta como director. Y este debut alcanza, tras las cámaras, muy buenos resultados. En la dirección de Cooper se nota mucho cuidado en la puesta en escena, y cariño por lo que se está contando y por cómo se está contando. La misma escena en la que se forma el título del film es un ejemplo de esto.

Cierto es que la historia, más que menos, es por todos conocida y que ya antes han existido varias versiones y miles de imitaciones… pero esto no puede ser obstáculo para alabar la buena labor de Cooper sabiendo colocar siempre la cámara en el mejor sitio y consiguiendo muy buenas escenas con planos secuencia, planos de detalle, generales, cámara en mano…

Otro aspecto técnico que destaca muchísimo y que quizás sea lo mejor de la película es su sonido. Resulta alucinante como el film es capaz de meternos por completo en los conciertos como si estuviéramos en el mismísimo escenario junto a los artistas. Es una gozada escuchar a Jackson Maine tocar su guitarra eléctrica siendo jaleado por todo el público. En este sentido, acierto pleno de Bradley Cooper al decidir grabar las canciones en directo y en lugares tan icónicos como el Teatro Griego de Los Ángeles o El Forum, además de los escenarios de los festivales de música de Coachella y Stagecoach. El sonido de ‘Ha nacido una estrella’ es un puro caviar.

Como expuse antes, el argumento no va a sorprender a nadie. Estamos ante la típica historia de una joven con gran talento que vive en el anonimato hasta que alguien la descubre y la lanza a la fama. Así pues, en pantalla vemos como Jackson Maine conoce a Ally y cae rendido ante ella a todos los niveles. Lo que viene luego es un romance contado con sensibilidad y cero chabacanería. Por supuesto, también se ahondará en los entresijos del mundo del espectáculo. Este es el caso de esos managers que transforman tu imagen hasta que ya no te conoces a cambio de fama y éxito. Como extra, se incorporan también algunos guiños en forma de frases al pasado de la propia Lady Gaga.

Respecto a la banda sonora hay que decir que en la película sonarán muchísimas canciones originales escritas para la misma. Varias de estas canciones fueron compuestas por Lady Gaga y también algunas llevan la firma de Bradley Cooper. Ni que decir tiene que Lady Gaga interpreta muchísimas de ellas de todos los estilos dejando patente su excelente categoría. Ahora bien, el propio Bradley Cooper también se atreve a interpretar varias de ellas. Para ello tomó clases de guitarra, piano y voz durante cinco días a la semana en un periodo de seis meses. El resultado es fantástico, tan es así que mi canción favorita de la película es “Black Eyes” interpretada con mucha fuerza y carisma por el actor. Además, el tema “Shallow” con Lady Gaga y Bradley Cooper ha sido el más publicitado de cara a los Oscars.

“El talento está por todas partes”. Lluvia de estrellas.

En el terreno actoral es Bradley Cooper quien más brilla. Su personaje es todo un regalo que el actor se ha hecho a sí mismo. Cooper da el pego perfectamente como carismático artista subido al escenario guitarra en mano y haciéndose dueño de la gente. Por otro lado, fuera de las luces nos entrega una muy buena actuación como una estrella en el ocaso de su carrera personal y profesional. Un buen hombre de pasado difícil y problemas de salud. Un tipo que te cae bien y que ves que necesita “algo” a lo que agarrarse ahí fuera para no sucumbir al alcohol y las drogas. Ese “algo” es Ally… y cuando la ve cambiar (o él cree que cambia) todo se le viene abajo. La estrofa de una de sus canciones es un perfecto retrato del personaje y sus adicciones: “Tal vez sea hora de dejar atrás el pasado. Cuesta mucho que un hombre cambie. Que lo intente ya es complicado”.

Y no menos regalo es el papel de Ally que el propio Bradley Cooper le ha escrito a Lady Gaga. La megaestrella de la canción hace en el film lo que mejor sabe hacer: cantar canciones por un tubo y de todos los estilos, incluso canta dos a capela. Así pues, bien se puede decir que Lady Gaga hace de Lady Gaga. Ahora bien, no de la Lady Gaga “monstruita” sino de la Lady Gaga real. Esa que Bradley Cooper quiso que saliera en su película sin maquillaje de ningún tipo. Dejando al margen las canciones, la artista se desenvuelve bien en la cinta, especialmente al principio cuando hace de chica humilde y también en los momentos de puro drama.

Del resto del elenco el que más destaca es Sam Elliott marcando la diferencia y elevando con su presencia todas y cada una de las escenas en las que sale, especialmente junto a Bradley Cooper. Aquí interpreta a Bobby, el hermano mayor y “representante” Jackson Maine. Bobby se ocupó de él desde la más temprana adolescencia y dejó que Jackson se llevara toda la gloria pasando él a la oscuridad.

También tienen cierto protagonismo un entusiasta Anthony Ramos (Ramón, el mejor amigo de Ally), Andrew Dice Clay (Lorenzo, el padre de Ally) y Rafi Gavron que cumple bastante bien y sin ningún tipo de exageración ni excentricidad en su papel de Rez, el manager que se hará cargo de Ally. Finalmente, muy agradable presencia para Dave Chappelle como Noodles, un viejo amigo de Jackson. ¡Ah! También hay una breve aparición de Alec Baldwin interpretándose a sí mismo.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Ha nacido una estrella, una película producida con cariño y gusto por volver a contarnos una vieja historia con estrellas de hoy en día. Como musical que es recomiendo verla en versión original para disfrutarla al máximo. Además, si son ustedes fans de Bradley Cooper y Lady Gaga, entonces, la experiencia se torna imprescindible para ser disfrutada en la gran pantalla.

Tráiler de Ha nacido una estrella