Guerra Mundial Z
Comparte con tus amigos










Enviar

Marc Foster (apoyándose muy libremente en la novela de Max Brooks) convirtió a Brad Pitt en el protagonista y héroe absoluto al que tendremos que recurrir cuando se declare la… ‘Guerra Mundial Z’.

Esto no es el final… apenas es el principio”.-Gerry Lane.

Guerra Mundial Z

Crítica de Guerra Mundial Z

Marc Foster entregó con ‘World War Z’ un film que tocó varios géneros: el de terror-zombi apocalíptico, el de catástrofes y también el de aventuras e intrigas, por citar algunos. El primero de ellos quedó patente en la presencia ¿inexplicable? de los zombis (aquí llamados “Zs”) unos zombis rápidos que se juntan como “cuando ruge la marabunta” y provocan un Apocalipsis en la tierra. El género de catástrofes vino de la mano del primero, y es que los efectos en las ciudades de los ataques de los “Zs” son terribles y totalmente destructivos. Finalmente, las aventuras y las intrigas quedaron recogidas en ese peregrinar de Gerry Lane por diferentes países buscando una cura/vacuna para esta infernal pandemia, y en las pistas que Marc Foster fue dejando al espectador en el observar de los acontecimientos que hace Lane.

Recordemos que ’Guerra Mundial Z’ comenzó siendo una novela de terror post-apocalíptico de Max Brooks titulada: “World War Z: An Oral History of the Zombie War”, una novela que trataba sobre una serie de relatos individuales y en primera persona de aquellos que vivieron el horror zombie. Al realizar la adaptación al cine, los realizadores optaron por narrar la historia a través de un solo protagonista (Gerry Lane/Brad Pitt) en lugar de muchos. Entendían que el enfoque multipersonal y testimonial de la novela no se prestaba necesariamente a convertirse en un guión.

Guerra Mundial Z

Hablando de los zombis (los “Zs”) hay que reconocer que el trabajo de maquillaje resultó muy bueno, y que sus ataques provocaron las mejores, más impactantes y más tremebundas secuencias de acción del film (atención a los sucesos iniciales en Filadelfia con la histeria colectiva a plena potencia, o a los hechos que tienen lugar en Israel y en un avión… ¡tremendos!). En este sentido, los planos generales de estos ataques fueron fabulosos… pero no tanto los planos de algunos ataques individuales en los que Foster manejó la cámara como si estuviera tan rabioso y nervioso como los propios “Zs” (afortunadamente, estos planos no abundaron y algunos de ellos para mi sorpresa se corrigieron a lo largo del metraje).
Finalmente, estos “Zs” fueron del tipo de zombi “corredor de 100 metros lisos”, es decir, se movían por la película a toda velocidad y ejerciendo una tremendísima violencia en todos sus actos. Actos que ejecutaban con una rabia infinita y, en ocasiones, daba la impresión que se movieran dirigidos por una sola mente…

WWZ

Como puntos negativos del film resulta obligado citar la alarmante falta de sangre y gore, y que su descomunal presupuesto (casi 200 millones) no quedó del todo justificado.
-Al respecto de la falta de sangre y gore cabe decir que no nos podemos engañar, el film en USA fue PG-13. Esto para mi, como seguidor del género zombi, resultó altamente frustrante y decepcionante, puesto que implicó que apenas se pudo ver sangre en toda la película (el gore mejor ya lo dejo…). Y entiendo que mi queja en este sentido tiene mucho fundamento, es decir, no puedes hacer una película “de zombis” (y ‘Guerra Mundial Z’, en mayor o menor medida, lo es) sin que apenas haya derramamiento de sangre en pantalla. Es un completo absurdo.
-Sobre los 190 millones de presupuesto, tengo que decir que, salvo en contadas escenas, no aprecié nada en este film que justificara tan astronómica inversión. Si, hubo escenas excelentes… pero estamos hablando de mucho dinero, de hecho, fueron “sólo” 30 millones menos que producciones visualmente tremebundas comoLos Vengadores o El Hombre de Acero, y “sólo” 10 más que Iron Man 3… no sé, personalmente no vi aquí nada en pantalla que ofreciera tantísimos desembolso.

Gerry Lane

Entrando en las posibles explicaciones médicas de esta pandemia, la verdad es que no hay que romperse la cabeza, ni tampoco tratar de atacar al guión por no profundizar ni explicar técnicamente el tema (muchas películas hacen lo mismo). Es evidente que en el film se citan posibles causas… pero la propia película trató de dejar claro que lo importante aquí es pasar un rato viendo como Brad Pitt intenta salvarnos de este infierno. Así pues, lo que toca es sentarse, guardar silencio, relajar el cerebro y “disfrutar”. Las sesudas explicaciones médico-científicas las dejaremos para otros films…

Sobre las 3Ds tengo que comentar que destacaron, sobre todo, en profundidad de fondos/escenarios. También presentaron alguna que otra pequeña interacción con el espectador (recuerdo a un zombi que casi se come la pantalla). No obstante, tengo que decir que tanto ‘Guerra Mundial Z’ como otras películas actuales fracasan al intentar hacer un aprovechamiento máximo de esta “tecnología visual”, especialmente cuando se añaden en post-producción con el objetivo de inflar de manera descarada el precio de las entradas.

En la BSO nos encontramos con Marco Beltrami que no decepcionó, entregando unas partituras emocionantes y totalmente “enganchantes” que diría mi compañero José Luis C.

Guerra Mundial Z

“Acordaros de nosotros”… En busca de la vacuna perdida.

El protagonista de guerra mundial z fue el famosísimo Brad Pitt. El resto del elenco actoral simplemente “estuvieron ahí” para completar casting. Brad Pitt interpretó a Gerry Lane. Lane es un antiguo investigador de la ONU ahora metido a “amo de casa”. Las circunstancias de los tremendos acontecimientos le obligarán a retomar de forma apresurada y desesperada su antiguo trabajo.
Hay que decirlo alto y claro: Brad Pitt es el alma de esta guerra zombie. Como dejaron entrever algunas portadas facilitadas de la cinta, toda o casi toda la película “nació y murió” en Pitt, y si el film funcionó fue gracias a su carisma en pantalla y a los brutales ataques de los llamados “Zs”. Brad Pitt llenó la pantalla tanto como los zombies rabiosos. Del resto de intérpretes no diría que “estuvieron por estar” pero casi.

Así pues, del resto del elenco actoral cabría hacer mención a: Elyes Gabel como el joven doctor Andrew Fassbach. Fana Mokoena que como Thierry Umutoni (el superior en la ONU de Lane) se limitó a coger el teléfono y poner cara de preocupación. Y la israelita Daniella Kertesz que interpretó (esta sí de manera destacada) a Segen, una soldado israelí que ayudará a Lane.
Hubo también una pequeña aparición de un muy desaprovechado David Morse. Finalmente, apariciones de James Badge Dale que interpretó a un duro militar norteamericano de servicio en Korea del Sur y de Mireille Enos dando vida a la esposa de Gerry Lane.

Fana Mokoena

En conclusión.
Concluyo esta crítica de Guerra Mundial Z, una cinta que cómo película de zombis pura y dura no me satisfizo totalmente por los motivos ya apuntados en la valoración. Ahora bien, como película de aventuras y catástrofes entiendo que cumplió de manera muy destacada.

Curiosidades y declaraciones.
-A pesar de que en el film salen muchas escenas de ciudades como Israel y Filadelfia… la verdad es que estas escenas se rodaron realmente en Malta (por Israel) y en Glasgow (por Filadelfia).
-El primer humano al que vemos sucumbir bajo la infección zombi fue interpretado por el especialista en movimientos Ryen Perkins-Gangnes.
-Los realizadores crearon a sus zombis siguiendo “la teoría del enjambre”, en palabras del propio Marc Foster: “Es la forma en la que se mueven juntas las aves, las hormigas o los peces. Hay casi una ‘inteligencia de enjambre’ en ella. Me pareció que sería interesante ver a esos zombis, que no tienen inteligencia puesto que son muertos ambulantes, reaccionar con esa mentalidad de enjambre. No hay una verdadera dirección, puesto que los zombis son los no-muertos. Pero en conjunto, hay una consciencia inconsciente”.
-Para crear la legión de zombis de ‘Guerra Mundial Z’, el equipo recurrió a una combinación de efectos y artistas: bailarines, especialistas, protésicos, maquilladores, efectos generados por ordenador y movimientos de cámara meticulosamente coreografiados. El movimiento de los zombis se preparó con coreografías en talleres durante la pre-producción en donde asimilaron muchas influencias, desde insectos (su voracidad) hasta perros policía (la forma en que capturan a la presa) pasando incluso por la interpretación de Javier Bardem enNo es país para viejos por la inhumanidad de su personaje en ese film.

Tráiler de Guerra Mundial Z