Grizzly Man
Comparte con tus amigos










Enviar

En este interesante documental el director Werner Herzog investiga los últimos años de Timothy Treadwell, un hombre que vivió con osos Grizzlies durante trece años sin ningún tipo de protección como armas o trampas. Juró protegerlos, incluso con su propia vida, de lo que él llamaba “el enemigo”. Algunos dicen que era un buen hombre y hacía lo que consideraba correcto pero otros dicen que estaba jugando con fuego y que tarde o temprano recibiría su merecido. Ese día llegó cuando uno de los osos a los que juró proteger acabó con su vida y la de su novia, encontrándose sus restos días más tarde. ¿Qué ocurrió realmente esa noche? ¿Cómo llegó Timothy a vivir entre osos salvajes? ¿Un héroe de nuestros tiempos o un demente sin escrúpulos? Todo esto es lo que se nos cuenta en… ‘Grizzly Man’.

“Si no vuelvo… es lo que deseo”.-Timothy Treadwell (1957-2003)

Grizzly Man

La historia: El hombre que susurraba a los osos.
Timothy Treadwell vivió con osos los últimos 13 años de su vida, grabando los últimos 5 años sus aventuras en más de 100 horas. Lo que quería era concienciar a la gente sobre los estos animales y su necesidades. Fundador de la organización “Grizzly People”, Treadwell dio la vida por preservar a los grizzlies. Fue coautor, junto con Jewel Palovak, de “Among Grizzlies” (un libro sobre osos grizzlies) y educó a miles de colegiales sobre la vida de estos animales. Treadwell también utilizó su carisma y popularidad para difundir el “evangelio de los osos grizzlies”, apareciendo en shows televisivos de gran audiencia. Nunca cobró nada por hacer lo que hacía. Era lo que él quería.

Realmente ¿fue Timothy Treadwell un apasionado e intrépido personaje que dedicó su vida a vivir en paz con estos colosos de Alaska para así poder salvarlos? o ¿era un misántropo engañoso cuyas acciones le llevaron a encontrarse con su propia muerte, con la de su novia y con la de uno de los osos a los que juró proteger? La gente comentaba que lo que hacía no era correcto. Mezclarse con los osos, aunque las intenciones fueran buenas, no era la mejor manera de protegerlos. Eso hacia que los titanes se acostumbraran al hombre y el respeto que pudieran sentir lo perdieran. Esa línea no la habían cruzado nunca ni siquiera los nativos de Alaska en los cientos de años que han vivido en esa zona.

Eso no es todo, varios misterios rodean la vida de Timothy Treadwell, por ejemplo, cuando mintió incluso a sus amigos más íntimos diciendo que era de origen australiano cuando en realidad era de una familia de clase media de Nueva York. Había tenido problemas con las autoridades y, sobre todo, con el alcohol y las drogas antes de dedicar su vida a los osos. Para conocer lo máximo posible sobre esta historia, el director de este documental, Werner Herzog, entrevista a amigos, familiares, compañeros y expertos de Alaska. Todo esto acompañado con las más bellas imágenes de osos Grizzlies que Treadwell tomó con su cámara.

Grizzly Man

Crítica de Grizzly Man

Este es un estupendo documental que me ha dejado sin palabras. Y no sólo por la belleza de todas sus imágenes… sino por la cantidad de información que acabaremos recibiendo por parte de la excelente labor de investigación que llevó a cabo Werner Herzog, entrevistando a todo el que tenía una mínima  relación con Timothy o con los osos Grizzly. “Captó imágenes gloriosas con las que no podrían soñar muchos directores a pesar de disponer medios mejores que él” comenta el director cuando vemos en pantalla a Thimoty en su tienda de campaña mientras cuatro patitas se desplazan por encima de la misma. Al abrir la cremallera nos percatamos de que un zorro está en la zona y no tardará en hacerse íntimo de Thimoty, al cual seguirá durante todo el tiempo que dure el documental.

Grizzly Man

Como os comentaba antes, todo lo que Thimoty hizo era con la mejor de las intenciones. Seguro que conocemos a mucha gente que ama a los animales pero pocas, por no decir nadie, se sacrificarían hasta el punto de dejar atrás su placentera vida en la ciudad y todas sus pertenencias para irse a vivir con ellos, con el fin de ayudarlos y protegerlos. Eso es un gran punto a favor para Treadwell. Pero lo que no pensó es que no sólo cuentan intenciones. Puede hacerse algo con un propósito e intención pero su resultado a veces dista mucho de lo que esperamos. Algo así pudo suceder. Su intención era realmente buena pero el resultado no acabó de ser lo que él esperaba. Como comentan los expertos, los osos bien pudieron acostumbrarse al ser humano, y perder ese respeto mutuo que durante cientos de años ha existido, con nefastos resultados.

La tragedia se veía venir. Al menos eso se comenta en los círculos por los cuales el director se movió para realizar el documental. Era cuestión de tiempo que alguien que pasa los 365 días del año entre osos, tocándolos y jugándose el pellejo fuera víctima de ellos en algún momento. La tragedia tendría lugar una noche en la que un oso se acercó a la tienda de Thimoty y lo mató. Los crudos momentos fueron registrados por la cámara de Thimoty, al que le dio tiempo de ponerla en marcha, y pese a que Herzog pudo ver dicha grabación, la misma no aparece en ningún momento en el documental. El director alemán enfatiza que algo tan violento no tiene cabida en su film. Y la cosa no acabó ahí. Dio la casualidad que ese día estaba con Thimoty su novia que pasaba largas temporadas en la montaña con él. Su relación era bastante tensa debido a que él la instaba a seguir su modo de vida pero ella no parecía demasiado convencida. Tenía un empleo y familia y no quería aislarse de esa manera. Trágica e irónicamente, su novia ese día estaba con él. Cuando el oso atacó a Thimoty este supo que era su final puesto que estaba acorralado y no podía huir. Pero en la cinta parece ser que se ve, se oye o se intuye que ella si pudo escapar con vida. Pero no lo hizo. Thimoty le insistía que corriera sin mirar atrás mientras el oso lo devoraba. Y  ella fue incapaz de dejar a su novio y cuando el oso acabó con uno empezó con el otro. Una pena.

Grizzly Man

Conclusiones.
Finalizo esta crítica de Grizzly Man, no sé si Thimoty estaba haciendo lo correcto o no. Tampoco sé sobre su lado más oscuro antes de dedicar su vida a servir a los osos. Y quizás no estoy seguro de que sus métodos para protegerlos fueran los más correctos. Pero lo que si sé es que este hombre puso su vida (de una manera literal) al servicio de una raza de animales pensando que les estaba haciendo el mayor bien y que les brindaba la mejor de las protecciones del mundo. Y ver ese amor hacia los animales para mi es más que suficiente para simpatizar con él. Os recomiendo que veáis este documental puesto que disfrutareis de una gran historia unida a unas escenas realmente preciosas.

Tráiler de Grizzly Man