El vengador tóxico
Comparte con tus amigos










Enviar

Antes de que “Asylum” nos inundara con sus “películas” ya existía Troma, una productora que, sin tapujos, producía malas películas en pos de la diversión y el despiporre más simple y barato. Su galería es legendaria y enormemente descacharrante, sin embargo, su fama se debió a Toxie, más conocido como: ¡El vengador tóxico!

“¿Te gusta pegar a ancianitas indefensas, eh?”.-Toxie.

el-vengador-toxico-toxie

Crítica de El vengador tóxico.
“Troma” fue una de las casas de producción de anti-cine más famosas de los 80. Sus presidentes, Michael Hertz y Lloyd Kaufman, comentaron en infinidad de entrevistas que su intención era nada más y nada menos que producir y dirigir películas basura. Películas que, según ellos, los grandes estudios no se atrevían a realizar…

Queda bastante claro que los presupuestos para sus films fueron casi totalmente inexistentes y sus histriónicos guiones (con personajes aún más histriónicos si cabe) se hicieron totalmente legendarios entre los fans del cine fantástico y del cine basura.
Su fama se debe de manera total a ‘El vengador tóxico’, un irreverente superhéroe que básicamente aplastaba y destrozaba a los malos con sus generosas dosis de gore ¡cómo no!… y, en algunas ocasiones, rozando el splastick más puro digno de Peter Jackson o Sam Raimi. Evidentemente era otra época y otra mentalidad dentro del cine comercial. Finalmente, el tiempo ha elevado especialmente a esta cinta y a sus creadores a un status casi de culto.

el-vengador-toxico-muerte-violenta

Seamos sinceros, ‘El vengador tóxico’ no es buen cine, ni cine de arte, ni cine decente ni nada… es cine-basura. Cine malo hecho aposta en pos de ser divertido, tremendamente delirante (en todas las películas de Troma salen tías desnudas y montones de secuencias de sexo), con gore y absolutamente exagerado. Por eso, desde el principio de este film, se ve claramente que las intenciones de Kaufman y Hertz son las de no seguir las reglas cinematográficas, básicamente las fulminan al principio con diálogos auténticamente malos, y con secuencias completamente absurdas y tremendamente delirantes.

el-vengador-toxico-cigarrillos

Las interpretaciones no son buenas (por norma general en las cintas de Troma nunca lo eran…), justo lo contrario, forman parte del paquete de locura y delirio de Kaufman y Hertz. Así pues, son casposas, sobreactuadas (no hay más que ver a la pandilla de los alocados del gimnasio) y extremas en todos sus aspectos… dando lugar a un auténtico festín de casposidad y locura no apto para todos los paladares cinematográficos. Y esto es algo que este film ofrece a raudales desde su primer minuto, un festival de diversión casposa sin precedentes que hoy en día no se logra, y “The Asylum” no cuenta, debido a que ellos si producen malas pelis en pos de que sean buenas, cosa que Troma no hacía, ya que ellos producían y creaban un cine tan endiabladamente malo, pero al mismo tiempo, tan divertido que lo hacían mítico y con este “Vengador” lo demostraron con creces.

el-vengador-toxico-melvin

Tampoco podemos olvidarnos de “los efectos prácticos” en esta crítica de El vengador tóxico. Aquí, Hertz y Kaufman, trabajaron a destajo debido a la enorme cantidad de muertes (algunas de ellas son tremendamente brutales). Así pues, los FX son realmente buenos, también especialmente para los momentos en los que Melvin se convierte en Toxie o algunas de las secuencias con los pirados del gimnasio en la que atropellan a un pobre chaval para luego aplastarle la cabeza (Kaufman y Hertz lo muestran sin ningún tipo de corte).
En consecuencia, el apartado de los FXs en esta entrega del “Vengador Tóxico” son realmente sobresalientes y mejoraron mucho en las posteriores secuelas, especialmente en la segunda y la tercera, la cuarta no tanto.

el-vengador-toxico-transformacion

En conclusión.
Si eres fan del cine-basura, ‘El vengador tóxico’ ofrece una excelente dosis de violencia, casposidad y ridiculez, dignas de la mejor Troma. Además, cuenta con uno de los personajes más icónicos dentro de este tipo de cine. En definitiva, y teniendo en cuenta la clase de película que es esta, resulta enormemente disfrutable.