El rascacielos
Comparte con tus amigos










Enviar

Con un diseño muscular serpenteante inspirado en los dragones, La Perla exhibe su poder desde sus 1066 metros de altura. Toda una ciudad de 240 plantas levantada en el distrito de Kowloon de la ciudad de Hong Kong. Llega la hora de entrar y descubrir cómo es por dentro… ‘El rascacielos’.

“La Perla es la octava maravilla del mundo”.-Zhao.

Crítica de El rascacielos

Fue en marzo de 2017 cuando Dwayne Johnson anunció este proyecto en sus redes sociales con la foto de un extintor al lado del libreto del film. Por aquel entonces su personaje tenía el nombre de Will Ford, la fecha de estreno anunciada era el 13 de julio de 2018 y el hombre tras las cámaras no era otro que Rawson Marshall Thurber, realizador que ya dirigiera a “The Rock” en la comedia Un espía y medio (2016).

Como podemos apreciar, los tres puntos comentados en el párrafo anterior se han cumplido escrupulosamente, salvo el nombre del protagonista que ha mutado del Will Ford original al Will Sawyer actual. ¿Y la trama? Pues una descarada y desvergonzada copia “Made in China” de El coloso en llamas (John Guillermin, 1974) y Jungla de cristal (John McTiernan, 1988). Tan es así que el propio Johnson ha publicitado el film con sendos pósters “tuneando” el cartel de ‘El rascacielos’ a las películas mencionadas y las ha citado en sus declaraciones: “Cuando Rawson me contó su idea me impliqué al cien por cien. Pensé que era una combinación de ‘La jungla de cristal’, ‘El coloso en llamas’ y ‘El fugitivo’ con Harrison Ford como inspiración para Will Sawyer”.

La influencia del film de John Guillermin queda clarísima en todo el caos que provoca ver arder una colosal estructura metálica. Por otro lado, al respecto de la película de McTiernan los homenajes son varios: el equipo de mercenarios que asalta un rascacielos, el informático de turno que sabotea los sistemas de seguridad, los diferentes secuaces que van siendo aplastados piso a piso por los puños de “la Roca”, la cinta aislante,… en fin, ya he comentado antes que ni el propio Johnson ha tenido el más mínimo problema en vender su película a costa de la nostalgia que producen los films que “plagia” el libreto escrito por el propio Rawson Marshall Thurber. Por su parte, de ‘El fugitivo’ (Andrew Davis, 1993) se toma la idea del héroe perseguido que lucha en plan llanero solitario contra todos.

Por otro lado, y como curiosidad de videoclub, decir que en 1996 la famosa conejita de Playboy, Anna Nicole Smith (1967-2007), ya protagonizó una película titulada igual que esta en inglés, ‘Skyscraper’, film que en España es conocido bajo el título de ‘Infierno de cristal’ y en el que unos facinerosos se apoderaban de un edificio y a Nicole Smith le tocaba coger las armas.

Lógicamente, en una película como ‘El rascacielos’ lo que cuenta es la acción pura y dura. Y aquí nos encontramos con una cinta puramente ochentera con algunas secuencias que son auténticas fantasmadas de las que tanto nos gustan a los nostálgicos (por ejemplo, el descomunal salto de acceso al edificio por parte de Will Sawyer, su pelea a la pata coja, o esa pierna ortopédica que vale para todo). La película es consciente del tipo de producto que ofrece y lo da sin ningún tipo de rubor y a tope de honradez… incluso con varios momentos autoparódicos incluidos.

Hay que destacar que en la VO varios protagonistas no sólo hablan en inglés, también lo hacen en cantonés y chino mandarín (por ejemplo, Zhao, o el jefe de policía). Esto se hizo así no sólo porque la acción tenga lugar en Hong Kong, sino también buscando el máximo realismo a todos los niveles. Respecto al fuego, decir que muchas secuencias fueron rodadas con fondos verdes y fotografías, algo que canta en determinadas set-pieces y que le resta parte de ese realismo extremo buscado con el idioma.

“Les aseguro que es la estructura más segura del mundo”. Die Hard.

Respecto a los actores, decir que la película es un total Dwayne Johnson, es decir, el coloso excampeón de la WWE es quien lleva todo el peso del film sudando la gota gorda en una actuación puramente física dando vida a Will Sawyer. Johnson realiza mogollón de proezas a lo largo de los 102 minutos que dura la cinta. En este sentido, ningún fan se puede quejar pues “The Rock” da lo que se le pide: cruje a varias sabandijas, sujeta puentes con sus brazos, realiza prodigiosos saltos, escapa del fuego,… ¡y todo eso con una sola pierna! ya que al principio del film pierde una de sus extremidades inferiores, teniendo que sustituirla por una ortopédica que le será de gran ayuda en sus arriesgadísimas hazañas.

Del resto del casting cabe destacar a Neve Campbell, la que fuera gran musa de la saga ‘Scream’ (Wes Craven, 1996) anda muy olvidada por la gran pantalla, no obstante, aquí tiene buenos minutos para demostrar que todavía se puede contar con ella y entrega alguna buena secuencia de rescate en su rol de Sarah Sawyer, la esposa de Will. Por su parte, los pequeños Noah Cottrell y McKenna Roberts debutan en el cine asumiendo los papeles de los hijos del matrimonio Sawyer. Especialmente destacada es la labor de McKenna que demuestra su personalidad y no se amilana ante la experiencia.

Otros intérpretes que cumplen con sus minutos e importancia son: Chin Han como Zhao, el millonario arquitecto dueño de “La Perla”. El danés Roland Møller como Kores Botha, el típico terrorista forzudo que lidera el asalto al rascacielos. Y la taiwanesa Hannah Quinlivan que se transforma en toda una fiera llamada Xia, la mano derecha de Kores.

En conclusión.
Acabo ya esta crítica de El rascacielos, una honrada y descarada película de acción que no se avergüenza de lo que propone, se ríe hasta de sí misma y tiene muy claro el sector del público al que va dirigida. Si ustedes (como yo) quieren ver a The Rock intentando salvar a su familia (a la pata coja) en una torre infernal, entonces, compren su billete para entrar en “La Perla”, la octava maravilla del mundo.

Tráiler de El rascacielos