El puente de los espías
Comparte con tus amigos










Enviar

El puente es una “construcción que se levanta sobre una depresión del terreno (río, canal, foso,…) o en otro sitio para comunicar dos lados”. Steven Spielberg traslada a Tom Hanks a 1957 con el fin de comunicar al Este y al Oeste. Para ello lo pone delante de… ‘El puente de los espías’.

“Toda persona importa. Todos merecen defensa”.-Jim Donovan.

el-puente-de-los-espias-puente

Crítica de El puente de los espías

Steven Spielberg es probablemente uno de los cineastas más grandes e importantes de la historia del cine. En su carrera (plagada de títulos inolvidables) ha tocado con fortuna casi todos los géneros, destacando siempre por encima del resto. Por ello, cada nueva película suya es un acontecimiento que no defrauda. Este es el caso de ‘El puente de los espías’, otra gran película de Spielberg en la que todo está a un gran nivel: dirección, guión y reparto. Así pues, entremos ya en materia.

La dirección de Steven Spielberg es destacadísima. El cineasta logra atraparte con un film que dura 141 minutos construido sobre una sólida trama y en la que no hay nada de acción ni efectos especiales. Además, toda la recreación de la época es increíble y totalmente detallada: vehículos, moda, televisores, muebles, teléfonos… Amén a la genial fotografía y ambientación con la que se han simulado escenarios tan diferentes como el próspero Brooklyn, o el degradado, triste y ya casi amurallado Berlín oriental de la RDA. Es como pasar del “día más brillante” a la “noche más oscura”. Además, el paso de Brooklyn al Berlín oriental resulta una clara división del film en dos partes. Dos partes perfectamente enlazadas tanto por Spielberg como por el guión.

el-puente-de-los-espias-berlin

Del guión se han ocupado los hermanos Coen (Joel y Ethan) con el aporte de Matt Charman. Entre los tres entregan un libreto interesantísimo que toca con enorme acierto diferentes temáticas. Aquí tendremos el mundo del espionaje (claramente representado por Abel Rudolf, o por los nuevos aviones espía del momento: los U2), los tribunales de Justicia (muy bien representados en todo el proceso al propio Rudolf), la caza de brujas (obviamente, con las ansias de linchamiento a los rojos/comunistas) y, sobre todo, la Guerra Fría, las relaciones este-oeste y el miedo al apocalipsis nuclear (el primer tema está presente a lo largo de todo el film, el segundo en todos los sucesos que acontecen en Berlín y el tercero en determinados y brillantes momentos).

Además, según avanza la trama principal (la de la defensa de Abel Rudolf por Jim Donovan) se va dando paso de manera muy sutil a otras subtramas (por ejemplo, el reclutamiento por parte de la CIA de pilotos militares) que luego terminarán todas perfectamente encajadas y enlazadas en los sucesos que tendrán lugar en el Berlín de la RDA. Cómo podéis ver, estamos ante un libreto de lo más atractivo e interesante. Un guión que cuenta con el añadido de basarse en hechos reales. Además, nos trae a la actualidad una parte muy importante de la historia a nivel mundial.

el-puente-de-los-espias-pilotos

“Hombre firme”… Caballero sin espada.

En el reparto sobresalen dos nombres: Tom Hanks y Mark Rylance. Ambos están estupendos. Tom Hanks demuestra, una vez más, que es uno de los mejores actores de estos tiempos. Hanks soporta sobre sus espaldas las más de dos horas de metraje con una interpretación absolutamente sólida y sin fisuras. El famoso y querido actor da vida a James Donovan (Jim para los amigos), un íntegro y honrado abogado expenalista que frecuenta ahora un despacho dedicado al mundo de los seguros. Jim es un hombre recto con una habilidad especial para negociar y para preveer diferentes opciones. Un hombre que sitúa por encima de todo la vida humana y los valores democráticos y legales en los que fue educado. Un auténtico “caballero sin espada” pero ya totalmente formado y sin ingenuidad alguna.

Por su parte, Mark Rylance (en una gran caracterización) se mete en la piel de Abel Rudolf. Este hombre es un veterano espía comunista que resulta absolutamente imperturbable al devenir de los acontecimientos. Nada bueno espera por parte de nadie y aguarda con gran indiferencia su incierto destino.

el-puente-de-los-espias-juicio

En papeles secundarios encontramos gente veterana y de gran valía. Es el caso de Alan Alda caracterizado como el jefe del despacho de abogados donde trabaja Jim. Amy Ryan en el rol de la esposa de Jim. Dakin Matthews como el Juez que debe dictar sentencia en “el caso Rudolph”. Sebastian Koch interpretando a Vogel, la cabeza visible de la RDA en Berlín. Scott Shepherd como Holland, el agente encargado por la CIA para seguir los pasos de Jim Donovan. Y, finalmente, mención especial para Mikhail Gorevoy. Este veterano actor moscovita da vida a Ivan Schischkin, un “no-encargado” de la KGB que trabaja en la embajada soviética de Berlín (francamente buenas las escenas que tiene con Tom Hanks).

También citar en roles trascendentes en la trama a dos jóvenes valores como son: Por un lado, Austin Stowell (un piloto militar reclutado por la CIA para el pilotaje de los U2). Por otro lado, Will Rogers (un joven estudiante norteamericano de económicas que prepara su tesis en Berlín).

“No importa lo que piense la gente. Usted sabe lo que hizo”.-Jim Donovan.

el-puente-de-los-espias-amy-ryan

En conclusión.
Finalizo esta crítica de El puente de los espías. Una película de tan sólo 40 millones que cuenta con una precisa facturación y con un Tom Hanks que demuestra (una vez más) porque es uno de los mejores actores de la actualidad cinematográfica. Dos grandes de Hollywood se han vuelto a unir y les invitan a cruzar el puente. La pregunta ahora es: ¿Qué van a hacer ustedes?

Tráiler de El puente de los espías