El malvado zorro feroz
Comparte con tus amigos










Enviar

Surgido de la mente de Benjamin Renner, cuando era un un infante, y desarrollado su universo en su propio ámbito familiar antes de pasar al cómic, es hora de que hagamos un hueco para conocer a… ‘El malvado zorro feroz’.

“¿Eres tú el malvado zorro feroz?”

Crítica de El malvado zorro feroz

En 2014 Benjamin Renner fue nominado al Oscar, junto a sus compañeros, en la categoría de “Mejor película de animación” gracias al film ‘Ernest y Célestine’. Ahora Renner presenta, junto a Patrick Imbert, ‘El malvado zorro feroz’ (Le grand merchant renard) con la que adapta su propio cómic homónimo a la gran pantalla y con la que ya ha ganado el César de este año en la categoría animada.

Para trasladar este particular universo, y personajes creados en su infancia, ha contado con la ayuda del guionista Jean Regnaud para, según sus propias palabras: “ser más objetivo y buscar una perspectiva exterior”.

La estructura que Renner y Regnaud han dado a la película nos la presenta divida en tres capítulos independientes. Tres episodios que tienen como nexo de unión los animales de la granja y alrededores. El primer capítulo recibe el título de ‘La entrega del bebé’ y nos cuenta los avatares que tienen que pasar un cerdo, un pato y un conejo para entregar una bebé humana a sus padres. El segundo segmento es el que da título al film, esto es, ‘El malvado zorro feroz, aquí seguimos a un pobre zorro incapaz de dar miedo a nadie y que, para colmo, se ve obligado a criar a tres polluelos. Finalmente, el tercer episodio se titula ‘Hay que salvar la Navidad’ y nos trae de regreso al cerdo, al pato y al conejo que esta vez intentarán celebrar tan mágica fecha suplantando a Santa Claus.

La narración comentada tiene la ventaja (al igual que en otros films que también la presentan) de que si un segmento y/o capítulo no te gusta, más pronto que tarde se pasará al siguiente. A nivel personal me quedo con ‘El malvado zorro feroz’ por la presencia también de un personaje temible como es el lobo, quien intenta por todos los medios que el zorro “espabile”, a su modo y manera claro, y comerse así entre ambos a los polluelos.

Las tramas de los tres capítulos son de una gran “simpleza”. No se busca nada complicado y el objetivo claro es abordar a los más pequeños de la casa con una serie de gracias centradas, especialmente, en las diferentes personalidades de los animales. Animales que nos son mostrados como antropomórficos y con más valores que los propios humanos.

El estilo de la animación nos retrotrae, de forma gloriosa, a la época de la animación clásica alejada de la animación generada por ordenador que tanto nos satura hoy en día. Aquí los dibujos han sido realizados a lápiz y acuarelas, dando como resultado unos diseños muy agradables de ver a la par que simpáticos, basta sino recrearse en las expresiones de los animales protagonistas o en sus ojos. En este sentido, me quedo con el cerdo y el zorro.

“No, no soy una gallina…”Rebelión en la granja.

Llega el momento de conocer un poco mejor a los diferentes (y principales) animales que habitan en la granja de esta nueva película surgida de los lápices y dirección de Benjamin Renner y Patrick Imbert.

*Cerdo.- Destaca por su carácter conservador y siempre ocupado en diferentes trabajos y preocupado por los líos en los que se puedan meter (y meterle) el conejo y el pato.

*El conejo y el pato.- Son dos amigos que no han madurado y viven en la despreocupación más absoluta, algo que, en más de una ocasión, les echará en cara el cerdo.

*Perro.- Como todo buen can su labor es la de cuidar y vigilar la granja, pero este perro dista mucho de tomarse su trabajo al pie de la letra y vive más ocupado en hacer el vago tumbado en su caseta que en otra cosa.

*Zorro.- Aquí tenemos a un zorro que intenta, por todos los medios, ser feroz pero que no lo consigue de ninguna manera y termina ninguneado por todos. Lo cierto es que nadie puede cambiar lo que es en realidad y su interior es bueno.

*Lobo.- Destaca por todo lo contrario del zorro. Es inteligente, perverso e infunde verdadero miedo y respeto al resto de animales. Intenta conseguir que el zorro “espabile” pero sin mucho éxito.

*Gallina.- Es la auténtica representación de una madre poderosa y una verdadera líder en la granja. Tiene un gran temperamento y no duda en poner en su sitio al perro y en hacer frente al lobo.

En conclusión.
Termino esta crítica de El malvado zorro feroz, un film que tiene como propósito hacer pasar un buen rato a los más pequeños de la casa a la vez que les aportará “simples” pero buenos mensajes. Los más mayores podemos deleitarnos con su elegante y tradicional animación que, en estos tiempos de computadoras, resulta una fresca vuelta al pasado.

Tráiler de El malvado zorro feroz