El hombre lobo
Comparte con tus amigos










Enviar

La bestia está de regreso y la campiña se cubrirá de sangre una vez más… Acompáñanos en esta reseña si quieres saber algo del nuevo hijo de la Luna que nos amenaza en esta nueva revisión del mito. Ya podemos sentir su presencia, su aullido suena a lo lejos, es hora de levantar el telón y dejar paso a… ‘El hombre lobo’.

“Incluso un hombre con el corazón puro y que reza cada noche puede convertirse en hombre lobo cuando florece el matalobos y brilla la luna de otoño”.-Leyenda gitana.

El hombre lobo

Crítica de El hombre lobo

Apenas nada nuevo bajo la Luna llena. Estamos ante un clarísimo remake del clásico film de la Universal ‘El hombre lobo’ (George Waggner, 1941) que viene a actualizar (notablemente, eso si) esta vieja versión incorporando, de paso, alguna que otra sorpresilla y mostrando en pantalla con toda su crudeza vísceras y desmembramientos varios.

La idea para rodar esta nueva versión le vino a Benicio Del Toro cuando un día su representante y productor, Rick Yorn, vio en su casa un póster de ‘El hombre lobo’. Entonces le preguntó: “¿Te gustaría hacer un remake de esta película?”. A Del Toro la idea el encantó y quiso homenajear aquí no sólo a ‘El hombre lobo’, sino también a ‘El lobo humano’ (Stuart Walker, 1935).

VS

En el género de terror, y de hombres lobo en particular, considero que los mejores films ya están hechos. Difícilmente se hará uno que sea capaz de superar a clasicazos como: Un hombre lobo americano en Londres (John Landis, 1981), la mejor película de hombres lobo que pienso veré jamás y a la que este film homenajea en una secuencia casi calcada… una secuencia con un accidente de autobús por medio. ‘Aullidos’ (Joe Dante, 1980) con aquellos espectaculares y tembibles lobos-hombres, o la más cercana en el tiempo, original y genial ‘Dog soldiers’ (Neil Marshall, 2002).

Esta película de Joe Johnston es una buena propuesta pero tendría que haber ido más lejos, ya que tan sólo sirve (como acabo de exponer) para actualizar la versión de 1941 y también puede sorprender a los que estén alejados de esta temática… pero, para los que como yo tenemos ya dientes y orejas de lobo, pues no deja de ser un entretenido film moderno muy bien filmado pero casi sin capacidad de sorpresa. No obstante, sí que hay que destacar de este film la crudeza y violencia de sus imágenes. Joe Johnston no hace ascos a la hora de mostrar en pantalla los ataques del hombre lobo y sus consecuencias (intestinos tirados por los suelos, cortes de brazos e incluso de cabezas…). En este sentido, me pongo a cuatro patas y aúllo hacia la Luna de placer y agradecimiento, ya que en el cine actual y, sobre todo, en aquellas producciones que intentan hacer “caja fácil”, ver escenas como las que muestra en pantalla este film es harto complicado. Por lo tanto, en este sentido, mi más sincero aplauso y reconocimiento público.

The Wolf Man

El reparto está lleno de caras conocidas, comenzando con un atormentado y pesaroso Benicio Del Toro que da su mejor interpretación cuando se mete en la salvaje piel del lobo que cuando da vida de forma un tanto tristona a Lawrence Talbot. Tenemos también a un siempre genial Anthony Hopkins (Sir John Talbot) más desaliñado y asalvajado que de costumbre. A la dama de la versión la interpreta una Emily Blunt que ya empezaba a despuntar por Hollywood y que cumple bastante bien con su triste papel de Gwen Conliffe. Y, para terminar, nos encontramos con un Hugo Weaving que le toma bastante bien el pulso a su papel de investigador de Scotland Yard. ¡Ah! y no quisiera dejar pasar mis breves comentarios sobre el reparto sin hacer mención a la presencia de una casi irreconocible Geraldine Chaplin en el papel de Maleva, la jefa de los gitanos. ¡Qué tiempos más felices y hermosos los de ‘Doctor Zhivago’ (David Lean, 1965).

Geraldine Chaplin

Es obligado hacer mención al diseño de hombre lobo que veremos en esta cinta. En este film nos encontraremos con una criatura muy bien conseguida en su diseño y acabado final. Un monstruo que responde a los patrones clásicos de los films de la Universal o de los representados por el incansable y mítico Paul Naschy. No es de extrañar que este hombre lobo luzca de manera destacada, y es que el mismísimo Rick Baker fue el encargado del diseño de maquillaje del film, siendo premiado con su séptimo Oscar y segundo por alumbrar a una criatura de la Luna (el primero de estos dos se lo llevó por su labor en la anteriormente citada ‘Un hombre lobo americano en Londres’).

Al margen de respetar los patrones clásicos, este hombre lobo presenta como principal novedad el diseño arqueado de sus piernas. Esto, de alguna forma, es una cierta novedad que le diferencia de sus “antepasados”. Esta característica le permite moverse como un hombre pero también le posibilita para poder ponerse a cuatro patas y correr a gran velocidad como si fuera totalmente un lobo. Para su total recreación se empleó un sistema híbrido entre efectos digitales, prótesis y maquillaje.

Benicio Del Toro

En conclusión.
Finalizo esta crítica de El hombre lobo, una película realizada y filmada de manera notable que tiene como aspectos más positivos la actualización, violencia y contundencia de las secuencias en las que hace acto de presencia el monstruo (y que son muchas todo sea dicho). Si el objetivo de Benicio Del Toro y del resto del equipo que se embarcaron en este proyecto era actualizar la versión de 1941, rendirle homenaje y a la vez introducir alguna novedad, entonces, lo consiguieron.

Curiosidades y declaraciones.
-La frase de promoción del film de 1941 era la siguiente: “Su escalofriante aullido es un canto a la muerte”.
-El hombre lobo interpretado por Lon Chaney Jr en la película ‘El hombre lobo’ de 1941 se pudo volver a ver en otros títulos de la Universal como ‘Frankenstein y el hombre lobo’, ‘La zíngara y los monstruos’, ‘La mansión de Drácula’ y ‘Abbott y Costello contra los fantasmas’.
-Para esta ocasión Rick Baker quería homenajear la creación de los años 40 de Jack Pierce del que admiraba su trabajo. “Quise ser fiel a lo que hizo, aunque con toques modernos. Sigue siendo el hombre lobo de Jack Pierce, pero con un poco de Rick Baker. Me pareció que debía ser más salvaje y tener un aspecto mucho más peligroso”.
-Los aullidos que en este film lanza el hombre lobo salieron de la garganta de un cantante de Ópera (un bajo) de Los Ángeles. “Sus aullidos recorren una amplia gama de emociones”, explica Joe Johnston, “desde la ira, pasando por el triunfo, hasta el desgarro. Reducimos la tonalidad un 40% para hacerlos realmente aterradores, convirtiéndolos en horrendos sonidos animales. Son escalofriantes” sentencia Johnston.
-En la versión del director editada en DVD y Blu-Ray hay una escena inicial en la que sale el mítico actor Max Von Sydow  junto a Benicio Del Toro. Sydow finalmente no quedó acreditado en este film.

Tráiler de El hombre lobo