El hijo
Comparte con tus amigos










Enviar

“¿Qué pasaría si un niño de otro mundo aterrizara de emergencia en la Tierra? ¿Qué pasaría si en lugar de convertirse en un héroe para la humanidad acabase siendo algo mucho más siniestro?” Esas son las preguntas de las que parten James Gunn y su familia para presentarnos a Brandon Breyer más conocido como ‘El hijo’.

“Siempre serás mi niño”.-Tori.

Crítica de El hijo

Esta película supone una de las primeras noticias puramente cinéfilas que tenemos de James Gunn después de toda su polémica. Ahora bien, conviene aclarar que, aunque ‘El hijo’ se venda con su nombre, el film no es suyo. Gunn desempeña aquí labores de productor junto, por ejemplo, a Brian y Mark Gunn, su hermano y su primo. La cinta ha sido dirigida por David Yarovesky, un amiguete suyo. Actualmente, James Gunn se está ocupando de ‘Escuadrón Suicida 2’ para la WB y ha sido recontratado por Marvel Studios para ‘Guardianes de la galaxia 3’.

El libreto de ‘El hijo’ es obra de los ya citados Brian y Mark Gunn. Su script presenta puntos positivos y negativos muy acentuados. Lo más destacado es la valentía de su escritura a la hora de las decisiones que toman varios personajes. Desde luego no se han andado con chiquitas y los protagonistas no se esconden a la hora de actuar. En este sentido, una escena cumbre (y que marca la diferencia) es aquella que tiene lugar en un bosque entre Brandon y su “padre”. Por el contrario, el libreto de la “familia Gunn” es una copia descarada del mito de Superman y el film es vendido así sin ningún tipo de rubor. ¿Hay mérito en esto? La verdad es que NO. Además, hay varios interrogantes que quedan sin respuesta, especialmente todos aquellos relacionados con el origen y cambios de Brandon.

Lo anterior se junta en una mezcla en la que predomina claramente el terror con referencias a la problemática adolescente. Destaca también el tono de misterio que representa la puerta que los “padres” de Brandon tienen cerrada en el granero. La pena es que una vez desvelado este enigma no se profundiza nada en el mismo, tal y como ya expuse en el párrafo anterior. Por último, merece la pena prestar mucha atención a las primeras imágenes de los créditos finales. En las mismas, y sin “destripar” nada, se nos ofrece más de lo que cabría esperar. Es como el anuncio de la puesta en marcha de un proyecto mucho más ambicioso. Es innegable que te dejan con el caramelo en la boca.

Por su parte, la dirección de David Yarovesky es muy valiente. El realizador no se corta un pelo en mostrarnos de manera totalmente gráfica algunas muertes. Resulta impresionante ver una escena de un tipo con la mandíbula desencajada y descarnada… Todo este mal provocado por Brandon y sus poderes lo resume así el realizador: “Cuando me imaginaba a gente con superpoderes, siempre era mucho más oscuro de lo que veía en las películas. Quería hacer algo más personal. Quería hacer algo terrorífico”.

Técnicamente la película está muy bien filmada y los efectos visuales de los poderes de Brandon bien ejecutados. Eso sí, salvo contadas excepciones, presenciaremos sus poderes a modo de flashes ejecutados muy velozmente. Esto es así porque mientras una persona normal va en primera, Brandon va a niveles físicos y mentales muy superiores.

“Hazte con el mundo”. God among us.

El reparto prácticamente queda limitado a tres personajes, la familia Breyer. Al frente de la misma tenemos a Elizabeth Banks como Tori, una madre entregada al amor de su “hijo”. La verdad es que la actriz se marca un buen papel. Elizabeth destaca por la credibilidad que le da a su personaje a la hora de defender a Brandon y mostrándose incapaz de creer que pueda cometer actos malvados, a pesar de que las pruebas apunten en su contra. Quizás se le pueda achacar su excesiva fe, pero esto no es cosa de ella sino del libreto.

Por su parte, David Denman interpreta a Kyle Breyer, el marido de Tori. El actor también cumple bastante bien situándose en el extremo de Elizabeth. Él sí que sospecha de Brandon, sobre todo porque no ha olvidado su origen y es plenamente consciente de que podrían haber cometido un grave error al “adoptarlo”. Finalmente nos queda el joven Jackson A. Dunn dando vida al Brandon adolescente. Su actuación es muy buena a dos niveles. Por un lado se muestra inocente y frágil antes de descubrirse a sí mismo. Por otro lado, se exhibe amenazador, indiferente, mentiroso, perturbador e implacable una vez que “despierta”. Muy buena su performance.

El resto del elenco son secundarios que van entrando y saliendo con pocos minutos en pantalla. En consecuencia, apenas se puede entrar a valorar sus interpretaciones. Este es el caso de Meredith Hagner y Matt Jones como los tíos de Brandon. También es el caso de la jovencita Emmie Hunter que interpreta a Caitlyn, la chica del Instituto por la que se siente atraído Brandon.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de El hijo, una película con aspectos bastante valientes. No obstante, su libreto resulta demasiado sencillo y ahonda poco o nada en esta nueva mitología. Así pues, parece que todo se haya limitado a replicar una versión oscura de Superman sin trabajarla en nada más. Al menos en este punto resulta disfrutable y está bien filmada y ejecutada.

Relacionado: 10 películas de niños malos

Tráiler de El hijo