El guardián invisible

by

Bajo el manto de la producción de Atresmedia Cine, Nostromo Pictures y El Guardián Invisible AIE, en coproducción con Nadcon, y con la participación de Atresmedia y el apoyo del ICAA y del Gobierno de Navarra, llega a nuestros cines distribuida por DeAPlaneta la primera parte de la “Trilogía del Baztán”. Preparaos para conocer a… ‘El guardián invisible’.

“Han encontrado a una joven asesinada”.-Amaia Salazar.

el-guardian-invisible-zapatos

Crítica de El guardián invisible.
Tras ‘Tres metros sobre el cielo’ (2010) o ‘Palmeras en la nieve’ (2015), Fernando González Molina vuelve a la gran pantalla adaptando otra novela. En este caso se trata de ‘El guardián invisible’, la primera parte de la “Trilogía del Baztán” escrita por Dolores Redondo, escritora nacida en San Sebastián (1969) y que guarda una gran relación con la Policía Foral de Navarra a raíz de la citada “Trilogía”, tres novelas protagonizada por la inspectora Amaia Salazar. En concreto, ‘El guardián invisible’ ha sido aclamada por crítica y público, y editada en todo el mundo en más de 30 lenguas.

El sábado 28 de mayo de 2016, el director, Fernando González Molina, y su equipo, terminaban el rodaje del film, después de nueve semanas de filmación en lugares como el Valle del Baztán, y en localidades como Lesaka y Elizondo, lugar en el que transcurre la novela. Ahora ya podemos disfrutar de la película, veamos lo que nos ofrece…

el-guardian-invisible-novela

Desde un punto de vista técnico y visual, hay que felicitar a Fernando González Molina porque la película presenta una facturación y acabado impecable, cine totalmente “Made in Hollywood” y del bueno… sólo que “hecho en España”. La ambientación resulta sobresaliente con ese bosque hermoso a la vez que ominoso y siempre repleto de niebla, la lluvia que cae eternamente, el pueblo, la noche, la fábrica de los txatxingorri de la familia Salazar…

Una película que resulta muy bien adornada por la alta calidad de su fotografía y BSO. La primera viene de la mano de Flavio Martínez Labiano destacando por los tonos verdes del bosque, y los grises, fríos y oscuros de Elizondo… La música la pone el conocido compositor Fernando Velázquez, con diferentes composiciones entre las que destacan aquellas con tonos místicos como cuando “aparece” o creemos ver al mítico Basajaun (Javier Botet).

el-guardian-invisible-inspectores

Pero si ‘El guardián invisible’ destaca en su presentación, no lo hace así en su libreto. El guión flojea a la hora de mezclar las diferentes temáticas como son: la investigación del asesinato, la vida personal de Amaia Salazar y los mitos de la zona. Especialmente fallido resultan estos últimos, que quedan casi como unos meros “añadidos” que se tornan demasiado “artificiales” y que no llevan a ningún lado, dando lugar a escenas que se presentan con gran “trascendencia” pero que luego quedan en nada (el mejor ejemplo de esto que comento es la secuencia de la lectura de las cartas).
Lo anterior da lugar a que casi no se trabaje ni profundice lo suficiente en otros personajes que no sean el de Amaia. Personajes que entran y salen, aportando poco o nada, quedando retratados con simples brochazos y otorgando al final, de prisa y corriendo, unas motivaciones al asesino. Motivaciones que te hacen pensar que se ha escogido a lazo para ese rol a “Fulanito” pero que también se podría haber escogido a “Menganito” y no habría pasado nada…

Así las cosas, lo que prima en el montaje del film (por encima de todo) es que veamos día a día la investigación de Amaia Salazar y su ayudante con el interrogatorio a testigos y familiares, el análisis de pruebas, modus operandi y perfil del asesino… Los flashbacks a su pasado sólo nos ayudan a entender su fría personalidad actual. Lo demás es todo muy secundario… y siendo esto así, es claro que el metraje de 130 minutos es excesivo, con escenas que se podían haber eliminado de manera muy tranquila.

el-guardian-invisible-interrogatorio

“No va a parar hasta que le encontremos”... Los guardianes invisibles.

El reparto de la película tiene como principal problema el hecho de encontrarnos con intérpretes que entran y salen y que, como expuse antes, importan poco o nada, son los casos de, por ejemplo: Benn Northover que interpreta a James, el novio de Amaia, y cuyos minutos en pantalla quedan limitados a pintar y dar amor a Amaia. Mismo caso para Manolo Solo que en su rol del Doctor Basterra sólo aparece cada vez que hay un cadáver. Más de lo mismo para Colin McFarlane como Dupree, el amigo y mentor de Amaia en el FBI y que queda limitado a unas breves conversaciones telefónicas… y así podría seguir con unos cuantos más.

Así las cosas, todo el protagonismo recae en Marta Etura que hace lo que puede y lo hace bien como Amaia Salazar, una joven inspectora formada en el FBI, disciplinada y de cierta frialdad heredada de un pasado traumático. Es decir, no es un rol del que nos podamos enamorar como espectadores y mucho menos “a primera vista”… pero el trabajo de Marta es bueno.

Al margen de Marta Etura, también hacen un buen trabajo Elvira Mínguez como Flora (la rígida y hosca hermana mayor de Amaia), Itziar Aizpuru como Engrasi (la tía de Amaia y un personaje ciertamente entrañable) y Francesc Orella como Montes (el típico inspector veterano que guarda más de un secreto). No puedo decir lo mismo de Carlos Librado que fracasa al dar vida a Jonan, el compañero de Amaia, y fracasa porque su interpretación es demasiado “automática”, es decir, no transmite veracidad ni naturalidad.

el-guardian-invisible-marta-etura

En conclusión.
Finalizo ya esta crítica de El guardián invisible, un film que destaca por su cuidadísma y conseguidísima puesta en escena pero que descuida otros aspectos igualmente importantes. Aspectos que son salvados gracias a una Marta Etura (amén de Itziar Aizpuru y Elvira Mínguez) que se echa a sus espaldas el peso del film con un personaje cuyo carácter lo aleja de la inmediata conexión con el espectador.


Lo mejor:
La ambientación y la impecable facturación que tiene la película. El buen trabajo de Marta Etura con un personaje complicado. Elvira Mínguez e Itziar Aizpuru.
Lo peor:
Varios personajes secundarios poco trabajados con el agravante de tener una duración de 130 minutos que daba para haberlos dejado impecables. El hecho de notar claramente que hay escenas que sobran y que no tienen la trascendencia que debieran. El asesino es “X” cuando da la impresión de que podía haber sido también “Y” o “Z”...