El gran hotel Budapest
Comparte con tus amigos










Enviar

Wes Anderson es un cineasta de un estilo único y de un enfoque narrativo alejado de lo convencional. Siempre rodeado de actores de enorme solvencia y poderío actoral. Además de historias extravagantes que entregan comedia y drama a partes iguales. Con la película que comento hoy ofrece una muy buena y disfrutable cinta. Entremos ya mismo en… ‘El gran hotel Budapest’.

“¡Suéltele, es mi chico-portería!”.-M. Gustave.

el-gran-hotel-budapest-gustave-y-zero

Crítica de El gran hotel Budapest

Después de haber visionado ‘El gran hotel Budapest’ me ha quedado una cosa muy clara sobre Wes Anderson. Se trata de uno de los realizadores más interesantes de todo el panorama actual cinematográfico. En Anderson destaca su estilo simétrico. Su enorme sentido del humor que recuerda a las viejas comedias de antaño, donde no se decían chistes uno detrás de otro… Por supuesto también lucen sus enormes repartos llenos de caras conocidas para los aficionados del séptimo arte. Todo esto le convierten en una de las apuestas más seguras del cine actual.

Reconozco que esta es la tercera película que visiono del director texano. Sin embargo, no dudo en ningún momento en decir que esta fue de una de las mejores películas del año 2014. Incluso quizás de las más divertidas y originales que he visto en los últimos tiempos. Buena parte de esto se consigue gracias a la enorme simpatía que despierta la propuesta.

el-gran-hotel-budapest-kovacs

El mejor de los aciertos de Anderson es que su humor inteligente (repleto de momentos donde el espectador sonreirá) funciona y ofrece algunas secuencias tremendamente divertidas. Un ejemplo es la larga entrevista que dedica M. Gustave a Zero (con un divertidísimo y entrañable Ralph Fiennes). Esto, sin lugar a dudas, se debe a que el guión de Anderson coloca sus mejores momentos donde los necesita. Además destaca su enorme ligereza acompañada con el gran colorido que ofrece el film. Aquí la fotografía y la simpatiquísima banda sonora de Alexandre Desplat se convierten en un personaje más.

Ahondando ahora en los personajes, destaca Toni Revelori en el que es su primer papel protagonista en una película. Toni no se deja ensombrecer por un reparto tan famoso y repleto de carisma como este. También llaman la atención unos sorprendentes Edward Norton, Adrien Brody y Willem Dafoe. Especialmente, Dafoe es que tiene algunas de las secuencias más curiosas del metraje. Secuencias que tienen que ver más con una cinta de suspense que con una comedia. No obstante, y aunque rompa un poco con el tono general, este mítico actor realmente impresiona con su presencia y su peculiar rostro. Menciones también para Ralph Fiennes y Bill Murray, este último en un divertidísimo y corto papel.

el-gran-hotel-budapest-dimitri

Seguramente habrá gente a la que la cinta les parecerá demasiado “simple”, he ahí su mejor acierto (para mí). Sin embargo, Anderson despierta las simpatías del público gracias precisamente a eso: a su enorme sencillez. En el film destaca la utilización de las maquetas y efectos visuales con un uso excelente de los cromas. Por supuesto volver a incidir en los personajes con la lengua muy larga que despiertan simpatía desde el primer momento. Todo ello unido por un guión divertido que acude a un humor realmente inteligente (y divertido), a su más que excelente dirección e incluso a sus extravagantes momentos que, despiertan, de nuevo, la simpatía del espectador más veterano.

el-gran-hotel-budapest-zero-y-agatha

En conclusión.
Termino esta crítica de El gran hotel Budapest, una de las cintas más originales, divertidas y refrescantes del año 2014. Su enorme sencillez a la hora de contar su historia, la convierten en una experiencia realmente deliciosa y altamente recomendable.

Tráiler de El gran hotel Budapest