El corazón del ángel
Comparte con tus amigos










Enviar

Un encargo bien pagado. Un cliente insidioso. Un rastro de mentiras. Una gabardina hecha retazos. Un ventilador chirriante. Un zapato sin cordones. Un viaje al corazón del Vudú con gallinas, perros y gente que quiere matarte. Carreras de caballos. Goteras que derraman sangre. Una joven madre solter. Una vidente con las cartas marcadas. Un viejo saxofonista con la boca muy grande. Una pata de pollo. Un sabueso con bigote… Todo eso es mucho para un simple detective de Brooklyn. Todo eso será un viaje a… ‘El corazón del ángel’.

“¿Sabes qué día es hoy? Hoy es miércoles, el día que puede pasar cualquier cosa” (Harry Angel)

el-corazon-del-angel-espejo

Crítica de El corazón del ángel

En 1986 el Mickey Rourke más enfadado con el mundo ya hacía acto de aparición en Hollywood. Rourke renegaba de su imagen de chico guapo, de nueva estrella de la fábrica de “La Meca del Cine”. Se había quemado antes de tiempo y Alan Parker lo quería para protagonizar su adaptación de ‘Falling Angel’, una tenebrosa novela detectivesca con ecos oscuros y sobrenaturales. Rourke mostró en primera instancia sus reticencias. Finalmente, un nombre fue clave para que Mickey diera el “SI”: la inclusión de Robert De Niro como su máximo oponente en la pantalla. Esta era su oportunidad de batirse en duelo con uno de los mejores actores americanos. Pasemos a ahondar más en esta crítica de El corazón del ángel.

el-corazon-del-angel-vs

El rodaje de ‘Angel Heart’ no fue un camino de rosas. De Niro, actor del método por excelencia, venía de filmar ‘La Misión’ (Roland Joffé, 1986), y con prácticamente el mismo look se presentó en el set, para fascinación del propio Parker. Pero entre Mickey y Bobby no hubo camaradería ni acercamiento alguno. No ensayaron, ni tampoco hubo conversiones amigables entre tomas. Bobby se encerró en su personaje y no trabó ningún tipo de contacto con Rourke. Mickey vio aquello como un desafío. Un desafío que lo llevó a querer ser el mejor, darlo todo en la tomas, superar a un maestro en su campo.

Alan Parker declaró que la tensión se podía palpar en el ambiente… pero también que Mickey igualaba a De Niro en cada escena. Mientras que Mickey dijo que De Niro, con su actitud, le había convertido en un actor más completo, le había devuelto parte de la motivación por la interpretación. Bobby, mientras tanto, se dedicó a filmar su parte y listo. Para él, su rol era un personaje jugoso y divertido. Un tipo con el que pasar dos semanas embutido en un nuevo reto y sentando en un trono. Por su parte, lo que atraía a Parker de ‘El corazón del ángel’ era su deconstrucción del mito del cine detectivesco, con un marcado tono macabro. Empezar una historia clásica a lo Raymond Chandler y darle la vuelta. El propio Parker tuvo control absoluto del proyecto: fue el guionista, director y decidió el “final cut”.

el-corazon-del-angel-trono

Absolutamente imprescindible film de los años 80, ‘El corazón del ángel’ es una auténtica pieza de género maestra. ¿Tramposa? No. ¿Macabra? Mucho. ¿Deslumbrante? Absolutamente sí. Plagada de una música petrificante obra de Trevor Jones, de unos actores sensacionales, de una ambientación magistral en Nueva Orleans y de temáticas tan interesantes como el vudú y el ocultismo (incluso lo satánico hace acto de aparición). Todo ello para asombro de Harry Angel, un pobre diablo que después de la guerra solo quería ganarse la vida de la forma más fácil posible. Pero aquel día que su teléfono no paraba de sonar, nunca debió cogerlo…

Aquel sonido lo seguirá atormentando toda su vida. Un abogado de Nueva York le contrató para que encontrara a un tipo. Un encargo fácil que resolvería sin muchos inconvenientes… Grave error. Jhonny Favourite desapareció por una razón clara: no quería que lo encontraran. Y hurgar en el pasado nunca trae nada bueno. A Harry le iba bien investigando fraudes de seguro, siguiendo a maridos infieles, a mujeres de moral relajada… Hasta que fue tras la pista de un cantante de Jazz que tuvo 15 minutos de fama antes de la guerra, y que dejó un reguero muy oscuro antes de desaparecer fulminantemente.

el-corazon-del-angel-vudu

‘El corazón del ángel’ es uno de mis films predilectos, y como tal se me hace harto complicado escribir sobre él siendo mínimamente objetivo. Lo descubrí en un “especial” sobre De Niro que emitieron en Canal Plus a finales de los noventa. No conocía apenas nada de Mickey Rourke y por aquellos momentos Robert De Niro era mi actor favorito, veía todo lo que llevara su nombre. Es cierto que su papel aquí no es el principal, pero su creación de ese distinguido tipo de uñas largas, barba, pelo recogido y bastón que araña el piso al girarse me fascinó.

También destaca la monumental recreación llevada a cabo por uno de los mejores Mickey Rourke de la historia. La de un tipo en las últimas. Un sujeto pálido y destruido, pero con encanto. Harry (su personaje) también estuvo en la guerra, pero lo hirieron al poco de llegar, quedó “hecho una mierda” como él mismo dice. Lo mandaron a casa, y como él mismo se encarga de apuntillar “se perdió todo lo bueno”. Por ello, se involucró en la busca del tipo antes conocido como Liebling, luego famoso por ser Jhonny Favourite. Un tipo que volvió del frente totalmente amnésico, herido y con la cara destruida, y al que soltaron el Nueva York en plena celebración del Año Nuevo. Aquel fue el último día en donde le vieron. Desapareció. Sin embargo, tenía deudas, una de ellas con el Señor Cypher, y este tiene claro que ya es momento de cobrar.

Lo que hace Mickey Rourke en este film es simple y llanamente un recital. Ojo a su miedo atroz a las gallinas, a sus tics, a sus exaltaciones, a su eléctrica escena con el punzón de hielo, a la revelación final en el apartamento… Ojo a una de las más brutales interpretaciones a tumba abierta que se recuerdan. Robert De Niro también lo borda. Atención a su presentación en una silla a modo de trono real. Atención a sus escenas con Rourke en el restaurante y, sobre todo, en la Iglesia. El duelo de miradas es antológico.

el-corazon-del-angel-casting

Otros personajes secundarios a resaltar son la vidente a la que da vida Charlotte Rampling, una “sensitiva” que será puesta a prueba por el inminente futuro, ¿será capaz de verlo venir? Por su parte, Lisa Bonet fue despedida de ‘El show de Bill Cosby’ por aceptar este papel. Visto el film se entiende, no podía hacer de la hija mojigata de Cosby después de mostrarse así en ‘El corazón del ángel’. Los casi cinco minutos ininterrumpidos de escena de cama con Harry casi le valen la calificación de X a la película. Otro que da una masterclass es el siempre genial actor de carácter Elliot Keener, un sabueso de los que no dan un hueso por perdido. Un poli de Nueva Orleans que va a seguir muy de cerca los pasos de Angel en la ciudad. Muy de cerca.

Sobre Alan Parker (magnífico cineasta quemado antes de tiempo por la falta de libertad creativa que sufrió en los años 90) decir que llevó a cabo con este film el segundo de los grandes trabajos de su carrera, que vendrían a ser ‘El expreso de medianoche’, ‘Arde Mississippi’ y la que hoy nos ocupa. Tres piezas maestras de un autor tan personal como luego incomprendido. Con este film buscaba adentrarse en el thriller, darle una vuelta de tuerca a la historia clásica de los films de los años cuarenta de Bogart o Mitchum en la RKO. A fe que lo consiguió. Lo hizo con una atmósfera asfixiante, llena de impactantes imágenes oníricas, de ritos de vudú reales y de todo un viaje a las puertas del mismo infierno. Una obra imprescindible y llena de talento. Un clásico.

“¿Ya sabe lo que dicen de las babosas?” (L. Cypher)

el-corazon-del-angel-lisa-bonet

En resumidas cuentas.
Un clásico de su género. La repercusión en la carrera de Rourke fue sonadísima. Tan es así que, en los malos tiempos de finales de los 90, cuando lo reconocían en la calle (en la cola del supermercado o en un restaurante) siempre le sacaban a colación este papel. La frase: “¿Qué fue de ti? estabas magnífico en El corazón del ángel” persiguió a Mickey hastaEl luchador (Darren Aronofsky, 2008). Casi igual que Harry Angel siguió el rastro de mentiras y deudas pendientes que dejó Jhonny Favourite.