El Código Da Vinci
Comparte con tus amigos










Enviar

Un crimen terrible ha ocurrido en el museo del Louvre y la policía francesa recurre al único hombre capaz de resolver el asesinato: Robert Langdon. Sin embargo, todo resulta ser una trampa y Langdon se ve obligado a huir para resolver el misterio acompañado por Sophie Neveu. Ambos deberán resolver el misterio que se oculta tras… ‘El Código Da Vinci’.

“Protegían un secreto, un secreto que de ser revelado, derrumbaría los cimientos del Cristianismo”.-Sir Leigh Teabing.

Sangre Real

Crítica de El Código Da Vinci. 
Desde el momento de su estreno en cines, allá por mayo del 2006, ‘El Código Da Vinci’ estuvo sujeta a una de las mayores polémicas jamás vistas por una película (a excepción de ‘La Pasión de Cristo’). Razones las había a puñados, como calificar la cinta de “anticristiana” a “provocadora”, esto llevó al film a pasar montones de penurias, además de que a su autor, Dan Brown, lo intentaron llevar a juicio por razones de lo mas ridículas, e incluso se llegó a la prohibición de estrenar el film en ciertos países por su contenido. Aunque todo esto sirvió de poco, si tenemos en cuenta que la cinta se llevó una genial recaudación a lo largo del mundo, gracias (obviamente) al éxito que tuvo la novela de Brown antes que de estrenara el film.

Entrando en materia, ‘El Código Da Vinci’ es un más que aceptable thriller, una cinta que entretiene y que se hace disfrutar, y cuya única pega (la más grave de toda la película) es que se toma demasiado en serio a si misma… cuando no debería, más aún si tenemos en cuenta su argumento. Además de que, en términos literarios, este film debería haber sido una secuela, pues Ángeles y Demonios’ fue la carta de presentación del personaje de Robert Langdon. Aunque viendo el éxito de ‘El Código Da Vinci’, sus productores no se lo pensaron dos veces y decidieron llevar este a la gran pantalla (para aprovechar el éxito de ventas), dando lugar a una adaptación más que correcta, sobre todo si tenemos en cuenta que la historia es bastante “disparatada”.

En la dirección cabe destacar como Ron Howard resolvió la papeleta gracias a un ritmo trepidante (a pesar de la manía de que todas las películas importantes deben durar cerca de las dos horas y media de metraje), ayudado de  un más que competente reparto y de una muy buena banda sonora del germano Hans Zimmer, una música que acompañó al metraje dotándole del ritmo y misterio necesarios para la cinta, con algunos momentos que quedan grabados a fuego en la mente del espectador.

El Código Da Vinci

Centrándome ahora en esta crítica de El Código Da Vinci en el reparto del film, cabe decir que estuvo repleto de actores muy conocidos (algo que en la filmografía de Howard siempre está muy presente). El casting fue encabezado por Tom Hanks (un actor que en sus inicios estaba vinculado a la comedia de la que terminó desligado). Hanks interpretó muy bien a Robert Langdon, aunque el personaje difiriese bastante del mostrado en la novela (quizás por la edad de Hanks). Le acompañó la actriz francesa Audrey Tautou en el papel de Sophie Neveu. Audrey estuvo bastante acertada, pero en el fondo su rol no dejó de ser el del típico acompañante del protagonista principal. Destacar también a un magistral Ian McKellen (Sir Leigh Teabing) y a unos notables Jean Reno (Bezu Fache), Alfred Molina (Obispo Aringarosa) y un brillante Paul Bettany en el papel del monje-sicario Silas. Sorprendentemente creo que es el personaje con más fondo dramático en comparación al resto, en especial al de Sophie.

Finalmente, quizás la cinta de Howard peque de ser demasiado seria (lo que decía más atrás que se trata de un film que se toma demasiado en serio a si mismo) y en ciertas ocasiones de ser un tanto “gafapastista” (quizás para caer mejor a los críticos más duros del sector aunque le sirvió mas bien de poco). Si a eso le sumamos algunos fallos de ritmo (debido a la duración excesiva del producto) el resultado puede llegar a ser un tanto “disfuncional”.

El Código Da Vinci

En conclusión. 
‘El Código Da Vinci’ es una más que correcta (y entretenida) cinta de suspense que, a pesar de los probables fallos que tiene, se disfruta. Y aunque peca de ser demasiado seria y “prepotente”, no se le puede negar su genial factura técnica, sus loables interpretaciones y un guión (un tanto pesado) pero decente. Al final deja la sensación de que podía haber sido mucho más.

“Se esconde bajo la rosa”.-Robert Lagdon.

Sophie y Langdon