El bosque
Comparte con tus amigos










Enviar

Esta fue la película que comenzó a hacer dudar al mundo de las habilidades de M. Night Shyamalan. A partir de ella se creó una corriente que acabaría arrastrando a sus cintas posteriores y dando comienzo a su etapa de “maldito” en Hollywood. Una etapa que no lograría superar hasta hace bien poco retornando a sus raíces. Pero esas son otras historias y hoy Shyamalan nos da la bienvenida a… ‘El bosque’.

“A veces no hacemos cosas que queremos hacer por miedo a que los demás sepan que queremos hacerlas” (Ivy Walker)

Crítica de El bosque

Estamos ante una película que, sin duda, no pasó desapercibida en su momento, para bien o para mal. En mi caso, diría que para bien. De hecho, creo que se puede decir que fueron las expectativas del gran público las que jugaron en su contra. Al final acabaron por hacer que ‘El bosque’ fuera mucho más “fallida” de lo que en realidad es. Bien puedo decir que son las citadas expectativas las que marcan la diferencia. Si esperas un film de terror está claro que esta no es la película correcta. En este caso bien podríamos catalogarla como un film psicológico o un drama. Respecto a su cacareado giro final nada que reprocharle… por mucho que, como en el caso de su ópera prima, a posteriori, muchos se jactaron de ver venir.

Aquí tenemos una historia que cuenta la vida de una comunidad de habitantes en medio del Valle. Una vida de lo más sobria donde cada persona desempeña su labor. Todos conforman una gran familia, a pesar de no tener lazos de sangre. Su misión principal es protegerse de lo que ellos llaman “aquellos de los que no hablamos”. Unas criaturas carnívoras que habitan en el bosque colindante y a las que temen sobre todas las cosas. Parece ser que, en muchos años, esos seres no han atacado a nadie. Todo gracias a un pacto que consiste en no cruzar los límites del bosque. El rojo es su color y el que la Comunidad nombra como prohibido. El amarillo, por el contrario, es el color seguro y los límites del bosque se enmarcan de este tono. Los miembros del Consejo del pueblo organizan y controlan todo.

A pesar de tener algo de gancho, la historia descrita flojea con algunos argumentos, sobre todo en la parte final. Parte que no puedo revelar para evitar spoilers. El principio arranca bastante bien, pero va decayendo conforme nos introducimos en la “verdad” y en el bosque. Puede que este sea otro de los motivos por los cuales no llegó a ser el film que la gente esperaba. Así las cosas, de un film de terror se quedó en un drama con tintes de thriller y algo de misterio y tensión.

Por otro lado, recalcar la maravillosa labor de Shyamalan con el tema de las secuencias a cámara lenta. También con el juego de esa música escalofriante de James Newton Howard con momentos más que inquietantes o tristes. La fotografía de Roger Deakins es, sin duda, uno de los puntos fuertes de la película, sabiendo sacar partido de los paisajes y de los colores. Especialmente, resaltando el rojo prohibido en escenas en las que aparece, como cuando vemos las bayas tan famosas que delatan la entrada en el Bosque de Noah. Era obvio que debían esmerarse en los aspectos técnicos viendo que el guión no era tan genial.

Respecto al reparto tengo que decir que es bastante acertado. Destaca, por supuesto, la figura de Joaquin Phoenix como Lucius Hunt. También merece reconocimiento Adrien Brody como Noah Percy. Son dos papeles completamente opuestos pero necesarios en el hilo argumental creado en solitario por M. Night Shyamalan.

Por su parte, Bryce Dallas Howard hace aquí su debut como protagonista, a pesar de haber hecho minutos ya antes en Hollywood. Este papel la lanzó un poco más cerca de convertirse en una actriz relevante en el mundo del cine. Por el contrario, para Joaquin Phoenix esto ya era un paseo. Venía de protagonizar papeles destacados en películas importantes. Al igual que Adrien Brody, que ya contaba con un Oscar. Los tres conforman un trío bastante interesante ejecutando sus roles lo mejor posible.

Lucius Hunt es hijo de una de las mujeres del Consejo, Alice (interpretada por Sigourney Weaver) y desea con todas sus fuerzas, tras la muerte de un niño del pueblo, atravesar el bosque en busca de medicamentos mejores para evitar que eso siga sucediendo. Lucius es un chico tranquilo y bastante reservado. Además, está enamorado en secreto de Ivy Walker, la hija ciega de Edward Walker (William Hurt), jefe del Consejo. Ella también lo está de él, pero parece que les cuesta admitirlo. Juntos encabezan la trama acompañados, en numerosas ocasiones, por Noah Percy, su amigo común. Noah es un chico diferente con una discapacidad intelectual que le hace ser como un niño. Como tal, es atrevido y no tiene miedo de cruzar el bosque sin que nadie lo sepa. Sin embargo, esto les pasará factura porque las reglas son claras. NADIE debe cruzar el Bosque.

El resto del elenco lo componen Brendan Gleeson como August Nicholson, otro miembro importante del Consejo. Y, finalmente, tenemos a Cherry Jones como Mrs. Clack. Esta actriz es conocida en la actualidad por dar vida a la madre de June Osborne en ‘El cuento de la criada’ (2017-2019). ¡Ah! No se pierdan a Jesse Eisenberg haciendo de Jamison, uno de los amigos del personaje de Noah Percy. Para él va un diálogo al final.

“No dejes que vean el color rojo, eso les atrae. Nunca entres en el bosque, allí es donde ellos esperan. Haz caso de la campana de alerta. Significa que vienen”.

En resumidas cuentas.
Termino esta crítica de El bosque, un interesante drama con toques de misterio y una tremenda ambientación. Si bien es verdad que se siente un bajón desde los primeros tres films de Shyamalan, ni de lejos mereció los palos que acabaría recibiendo. Con el tiempo ha quedado como una película que retrata a la perfección la personalidad de su director. Un director único, para lo bueno y para lo malo.

Tráiler de El bosque