Dioses de Egipto
Comparte con tus amigos










Enviar

El realizador Alex Proyas regresa al cine con una epopeya de sabor clásico. Una aventura repleta de criaturas y seres sacados de la mitología egipcia bajo toneladas de croma. Además, un reparto repleto de caras bonitas y de un CGI excesivamente videojueguil. Señoras y señores, con ustedes los… ‘Dioses de Egipto’.

“¿Correr?”.-Horus.
“Los mortales lo hacemos”.-Bek.

dioses-de-egipto-horus

Crítica de Dioses de Egipto

Esta nueva cinta de Alex Proyas vino acompañada de cierta polémica: el realizador de origen egipcio (pero nacido en Australia y afincado allí) presentaba este film de aventuras bajo tintes de que al ser una película ambientada en el antiguo Egipto (con una premisa de dioses y mortales conviviendo en ese mundo) tenían que ser obligatoriamente actores egipcios los protagonistas. Proyas defendió su película a través de la red, alegando que si hubiera actores egipcios los hubiera fichado, en cambio escogió a los mejores actores disponibles.

Rompiendo una lanza a favor de Proyas, creo que la crítica americana se cebó excesivamente basándose en el argumento del casting blanco (y australiano, salvo Gerard Butler que es inglés). No me malinterpreten, ‘Dioses de Egipto’ es una película bastante floja, pero no por su casting de actores, que es en lo que creo que la crítica yanqui se cebó, tan sólo aplaudiendo a Chadwick Boseman y cito textualmente: “por ser el único que parece medianamente egipcio”.

dioses-de-egipto-zaya-y-bek

Este film “perpetrado” por Alex Proyas resulta bastante fallido, en parte debido a su dirección, que se torna bastante descafeinada. Una lástima, porque este hombre ha dado proyectos muy destacables como Dark City (1998) o ‘Yo, Robot’ (2004). Por otro lado, con respecto al guión de Matt Sazama y Burk Sharpless (responsables deDrácula: La Leyenda jamás contada) decir que entregan un libreto planito, sin demasiados momentos de disfrute, aunque sí que es cierto que se nota la chispa de intentar hacer un film de aventuras clásico (la secuencia de las serpientes escupe-fuego, por ejemplo). El problema es que si tienes a un reparto de actores bastante solventes y no los usas bien, el film carece de interés.

Quizás el más destacable del reparto seria Gerard Butler en su rol de Set, aunque (de nuevo) está interpretando a Leonidas, pero poco amenazante. Tampoco se puede decir mucho de Geoffrey Rush que en su papel de Ra aparece en muy contadas ocasiones. Del resto del casting, no terminan de funcionar ni Brenton Thwaites, ni Courtney Eaton y tampoco Nikolaj Coster-Waldau como Horus. El problema es que el guión establece unas relaciones que los actores intentan hacer convincentes pero no lo consiguen.

dioses-de-egipto-set

Sin embargo, hay un aspecto que si me gustaría destacar y es el hecho de que Proyas consigue ciertos aspectos visuales logrados, por ejemplo: que los Dioses en vez de tener sangre tengan oro, o la idea de que Ra viaja alrededor del mundo a bordo de un barco como si el cielo fuera la mar. Estos son elementos visuales conseguidos, ahora bien, no tienen un peso lo suficiente para salvar la película. Sumémosle el hecho de que el film se rodó enteramente en pantallas verdes… véase el caso reciente de Warcraft: El origen(Duncan Jones, 2016) donde un 99% está rodado de manera CGI pero convincente, aquí esas pantallas verdes se notan a legua y  además vienen acompañadas con algunos FX bastante “cantosillos” (esos dobles digitales).

dioses-de-egipto-ejercito

En conclusión.
Termino esta crítica de Dioses de Egipto con el pensamiento de que teniendo la fuerza visual que posee Alex Proyas, no puedo perdonar que estemos ante un film flojo, cuyo sabor clásico no tapa un guión falto de garra y desarrollo. Amén de unos FX y pantallas verdes que resultan excesivas. Finalmente, da pena ver a Gerard Butler o Geoffrey Rush en unos roles con tan poca “chicha”.

Tráiler de Dioses de Egipto