Di que sí
Comparte con tus amigos










Enviar

Estimado lector, ¿Sabrías decirme cuantas veces dices “no” al día? ¿Y en una semana? Apuremos un poco más, ¿En un mes? ¿Te imaginas que todos esos “noes” fueran un “si”? Desde luego que todo cambiaría, y mucho. Eso mismo vino a demostrarnos el siempre genial Jim Carrey en ‘Di que sí’, una comedia que ha quedado olvidada con el tiempo pero que merece ser recordada en Cineycine. ¿Preparado para el “sí”?

di-que-si-yes

La trama: Sí/No.
Carl Allen (Jim Carrey) es lo que se dice un gruñón: está divorciado y vive solo diciendo continuamente que “NO” a todo. No sale con sus amigos, no va a ninguna fiesta y se niega a coger el teléfono móvil. En su trabajo la cosa no es mucho mejor puesto que trabaja en un banco en el departamento de concesión de préstamos y los deniega todos. La palabra “NO” es su mejor amiga.
Un buen día se encontrará con un viejo amigo que le comentará lo feliz que es gracias a un programa de auto-ayuda al cual Carl decidirá asistir. En este programa se enseña y promueve la doctrina del “SÍ”. Tienen que decir que “sí” a todo, cueste lo que cueste. Al principio parece muy fácil y Carl lo pondrá en práctica sin pararse a pensar demasiado en ello, pero todas las posibilidades del “sí” conllevarán sus riesgos.

Di que sí

Crítica de Di que sí

Este fue un film que nos regaló a un Jim Carrey en su mejor línea, en una divertida comedia que puede que no fuera su mejor película pero sí de las más divertidas que llegó a realizar en sus mejores tiempos. Aquí se desmarca de personajes sobreactuados y con los pies en el suelo realiza una interpretación un tanto más realista de la que nos tenía acostumbrados en sus disparatadas y locas comedias. Pero Jim Carrey es Jim Carrey… y no faltarán sus tonterías más habituales y sus poses más estrafalarias.

Como se ha visto en “La trama”, la historia resulta realmente original a la vez que simple: una persona ermitaña y negada debe decir “SÍ” a todo en sus próximos días como terapia acerca de su personalidad. Al principio todo reportará en situaciones graciosas, como cuando un indigente se da cuenta de la situación y se aprovecha pidiéndole dinero, hablar por su móvil o similares. Pero la cosa se complicará mucho más cuando temas como la amistad, la lealtad, el trabajo seglar o incluso el amor hagan acto de presencia y el bueno de Carl Allen deba decir que “sí” a todo, sea lo que sea, ya os podéis imaginar un poco la situación.

Esta historia, en realidad, está basada en el libro del mismo título escrito por Danny Wallace, un periodista británico que narró su experiencia real con este plan de cura para el “no”.

Di que sí

Al margen del magnífico Jim Carrey, la película está también secundada por nombres como Zooey Deschanel (ya descubriréis su papel) o el hoy muy famoso Bradley Cooper en su (habitual) papel de colega del protagonista. También mención para el veterano Terence Stamp.

Todos los intérpretes colaboran para que la dirección de Peyton Reed llegue a buen puerto. Recordad que rodar comedias no siempre es fácil, pues estas deben mantener un buen ritmo para no caer en el aburrimiento… ni tampoco deben ser rodadas como si de una película de acción se tratara. En este caso, Reed consigue el equilibrio necesario para hacer de esta una propuesta a tener en cuenta. Una propuesta que nos adentra en una historia bastante curiosa con moraleja incluida.

Di que sí

Conclusiones.
Finalizo esta crítica de Di que sí, una divertida comedia que con el tiempo cayó en el olvido. Yo la descubrí en el mercado doméstico y decidí darle una oportunidad, por eso de ser de Carrey y tener buena pinta. Gran acierto, la verdad. No hablamos de su mejor película, eso está claro, pero sin duda ganas y energía no le faltan y tanto Carrey como sus compañeros están más que correctos. Una comedia moderna que actualiza a los tiempos actuales lo que muchas veces hemos visto. En definitiva, un film que tanto a fans de Carrey como a los amantes de las buenas comedias en general les dejará más que satisfechos.

Tráiler de Di que sí