Destino oculto
Comparte con tus amigos










Enviar

¿Se imaginan que nuestra vida estuviera predeterminada de antemano y escrita en un “libro personal”? ¿Se imaginan que todas nuestras decisiones estuvieran ya tomadas sin saberlo nosotros?… Qué triste sería vivir en un mundo así ¿no? Bien, pues esto es lo que Matt Damon descubre en… ‘Destino oculto’.

“No tenéis libre albedrío. Tenéis la apariencia de libre albedrío”.-Thompson.

destino-oculto-libro

Crítica de Destino oculto.
‘Destino oculto’ es una interesante y entretenida cinta que pone al espectador ante conceptos tan importantes como el libre albedrío, el azar, el destino… y lo alegra un poco con el amor y unos buenos y sutiles toques de humor.

Si de algo trata esta película es de la supuesta libertad de la que gozamos los humanos a la hora de elegir nuestro destino sin interferencias “externas”. Es de esperar y desear que nuestras vidas no estén sujetas a un plan o a un destino previamente determinado, señalado o marcado… porque de lo contrario nuestra existencia, además de una gran farsa, sería para la mayoría insoportable.
Esto es precisamente lo que le ocurre a nuestro protagonista David Norris. De esta forma, y por un azar no previsto en “su plan personal” (trazado desde las alturas por alguien que el film define como “El Director”), David llega a tener conocimiento de que su vida y todas sus decisiones están marcadas de antemano. En un principio intentará vivir con eso, pero “algo” termina por revelarlo contra las líneas marcadas en su “libro personal”, ese “algo” es el amor hacia Elise, y es que el amor puede con todo o con casi todo… y desde luego no entiende de líneas azules, amarillas o rojas que, dibujadas en un holográfico libro, le digan a uno cuál es su vida y destino… así es el amor.

destino-oculto-amor

El film, en lo que es su propuesta de destinos marcados, ausencia de libre albedrío, y recalibraciones y reinicios para aquellos humanos que descubren su programado destino y entran en contacto con los esbirros (los hombres grises) de ese “ente abstracto o Gran Hermano” que llaman “El Director”, me recordó vagamente a esa genial obra de Alex Proyas titulada ‘Dark City’ (1998). Ahora bien, ‘Destino oculto’ no es para nada una película tan oscura como la de Proyas, es muchísimo más “alegre” y hasta los “hombres grises” que aquí rigen nuestros destinos tienen simpáticos detalles y sentimientos que les llevan a dudar respecto a las misiones que tienen encomendadas. Como digo hay un cierto parecido por la temática pero todo lo demás (estética incluida) es totalmente diferente.

“El director tiene un plan. Nosotros sólo vemos una parte”.-Thompson.

Destino Oculto

Matt Damon y Emily Blunt dieron vida a la pareja protagonista del film. Matt Damon se ocupó del rol de David Norris y Emily Blunt de Elise. Personalmente no soy gran entusiasta de Matt Damon, pero he de reconocer que, en esta película, llevó a cabo una brillante interpretación del congresista David Norris, un político al que votaría mucha gente y que se revela ante su destino. Emily, por su parte, también lo hizo bastante bien (algo habitual en ella, todo sea dicho) como la rebelde bailarina Elise.

Muchas películas tienden a apoyarse en que su pareja protagonista funcione, que haya “química” entre ellos, pues bien, aquí la hubo y Damon y Blunt formaron una bonita, peculiar y por momentos divertida pareja a la que deseamos que todo les salga bien. Ambos construyeron unos buenos personajes con unas buenas actuaciones y parte del funcionamiento del film es justo reconocer que se debió a ellos.

destino-oculto-pareja

En el bando de los hombres de “El Director” encontramos a los grises del “Departamento de Ajuste”. Los llamo “los grises” (aviso: aunque me refiera a ellos como los grises en esta crítica de Destino oculto, no tienen nada que ver con la policía de Franco…) porque son unos señores muy serios que suelen ir impecablemente vestidos con trajes de tonos grisáceos y azules oscuros, unos trajes y una ropa que, en definitiva, no les hace destacar, no llaman la atención. De entre estos “simpáticos” señores de los cuáles no sabemos casi nada (y lo que sé me lo callo para evitar destripes innecesarios) destacaron Anthony Mackie, John Slattery y el veteranísimo Terence Stamp.

Anthony Mackie fue Harry, el vigilante encargado de controlar la vida de David Norris que forma parte del equipo de Richardson. Richardson es un “controlador” con más experiencia al que interpretó John Slattery. Cuando las cosas se tiendan a salir de madre necesitarán la ayuda de una Leyenda entre los “grises controladores”, entonces, entrará en escena el inmortal Terence Stamp dando vida a Thompson, un tipo apodado entre sus compañeros como “el martillo” porque suele terminar cualquier problema con la misma rapidez con la que se suelta un martillazo o una bofetada… Los tres cumplieron a la perfección con su papel, pero personalmente me agradó mucho la actuación de Anthony Mackie y el momentazo en el hospital entre David Norris y Thompson con “martillazo” directo al rostro incluido…

“Nosotros garantizamos que se cumpla el plan”.-Richardson.

Departamento de Ajuste

En conclusión.
George Nolfi debutó en la dirección con este destacado thriller de ciencia ficción para amantes de la conspiración con toques románticos. Puede que la cinta se resienta en su totalidad en la medida en que el espectador/a acepte o no el rápido flechazo entre los dos protagonistas, no obstante, aceptado este hecho, la película funciona notablemente gracias, sobre todo, a la conexión y “química” que se produce entre Matt Damon y Emily Blunt. Realmente me encantaron como pareja protagonista de este film.

“Cuando te metes en una pelea y te tumban… la cuestión es… ¿qué vas a hacer cuando te levantes?”.-David Norris.

destino-oculto-discurso

Curiosidades y declaraciones.
-George Nolfi ya estaba pensando en llevar a la gran pantalla el relato corto de Philip K Dick ‘Equipo de ajuste’ cuando trabajó en el guión de ‘Ocean´s Twelve’, recordemos que uno de los protagonistas era precisamente Matt Damon. Nolfi construyó todo el personaje de David Norris pensando exclusivamente en Damon.
-El personaje original del relato es un vendedor de seguros, pero George Nolfi estaba convencido de que en la película debía ser un político. Para el protagonista veía a un congresista carismático y popular del Partido Demócrata originario de Brooklyn. El productor Michael Hackett explica los motivos del cambio: “Las decisiones de un político no sólo le afectan a él, van más allá. Si decide seguir por el camino trazado quizá pueda, según en qué circunstancias, hacer algo para millones de personas”.
-Para preparar su papel en ‘Destino oculto’ como político Matt Damon tuvo contactos y se integró en el equipo de la Iniciativa Global del Ex_presidente de los EEUU Bill Clinton.
-Después de hacerse con el papel de Elise para ‘Destino oculto’, Emily Blunt, dedicó varios meses a aprender danza. Así y bajo la dirección artística de Benoit-Swan Pouffer director artístico de la Compañía de danza ‘Cedar Lake de Nueva York’ (la misma a la que pertenece Elise en el film) Emily Blunt se preparó como bailarina para la cinta. Aunque la actriz trabajó con dobles, y el cine permite rodar desde ángulos específicos y montar las escenas en posproducción, numerosos miembros del equipo y del reparto afirman con total rotundidad que la actriz dio mucho de sí misma en las escenas de danza.
-El rascacielos en dónde “El Departamento de Ajuste” tiene su sede es un edificio inventado por el equipo de diseño de producción del film. Situado en la película en el centro de Manhattan está “construido” a partir de seis edificios diferentes y realmente existentes en la ciudad de NY.
Terence Stamp además de actor es escritor, y ha publicado tres volúmenes de memorias, una novela titulada ‘The Night’ y un libro de cocina coescrito con Elizabeth Buxton para celiacos y personas alérgicas a los lácteos.
Philip K. Dick escribió 36 novelas de ciencia-ficción y más de 120 relatos. Ganó el Premio Hugo 1962 a la Mejor Novela de Ciencia-Ficción por ‘El hombre en el castillo’ y el Premio John W. Campbell en 1974 por ‘Fluyan mis lágrimas, dijo el policía’. Además de la obra maestra Blade Runner (adaptación de Ridley Scott del relato ‘¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?’), casi una docena de relatos y novelas suyas han sido adaptadas para la gran pantalla, como las películas Desafío total’, ‘Next’ o ‘Minority Report’.