Daybreakers
Comparte con tus amigos










Enviar

Los vampiros son una buena fuente de crear historias (y dinero) por lo que tanto sus formatos como sus variantes son muy numerosos. En esta ocasión los poco conocidos (por el momento) hermanos Spierig (Michael y Peter) nos sirven una ración de chupasangres de lo más variopinta y como decía un medio americano que ahora no recuerdo, esto no es Crepúsculo. Y qué razón tenía, la falta de sangre que tiene esa, se ve compensada en Daybreakers con litros y litros de hemoglobina. Pasar, pero con el chubasquero puesto y ser bienvenidos a la Crítica de Daybreakers…

Año 2.019. Los seres humanos como se nos ha conocido siempre son cosa del pasado. Ahora una misteriosa plaga los ha convertido en vampiros y se consideran el siguiente eslabón a la evolución natural humana. Bien es cierto que aun existen seres humanos como tales pero son una minoría buscada por los vampiros, pues son su principal alimento y los tienen prisioneros en granjas donde los crían para extraerles la sangre. Han forzado tanto la máquina que se están quedando sin especímenes. Los pocos humanos que quedan libres deben malvivir como puedan y huir constantemente. Su única esperanza será  Edward Dalton (Ethan Hawke), un vampiro que no se alimenta de sangre humana y que quiere dar con un sucedáneo de la sangre que sirva para alimentar a vampiros sin necesidad de humanos y salvar así a la raza humana. Lo que no cuenta Edward es que los suyos tienen negocios ocultos en todo esto y no están por la labor de dejar estar al ser humano.

Daybreakers

Crítica de Daybreakers.

No sería justo hablar de Daybreakers como pura serie B porque hace gala de unos efectos y una voluntad bastante decentes. Lo que ocurre es que el presupuesto y los medios no acompañan tanto pero para nada hablamos de una película con malos efectos o con una trama penosa. Veo en ella muchas ganas y mucha ilusión de estos dos hermanos (de moda parece estar esto de rodar en pareja con tu hermano) y el resultado de ello suele siempre ser positivo. Partiendo de un guión de cosecha propia, los hermanos Spierig nos traen una película que da una nueva vuelta de tuerca al cine vampírico. Cierto es que los más puristas optarán o bien por maldecir o bien por ignorar esta obra mientras que los que la puedan encontrar atrayente sean los que han disfrutado de películas como Blade o la serie Moon. Y es que aquí, al menos, los vampiros expuestos al sol sí se queman, cosa que no ocurre en adaptaciones recientes como Crepúsculo, que el protagonista puede ir de merienda al campo sin sufrir las consecuencias de la luz solar. En Daybreakers han tenido en cuenta esto y lo veremos cuando tengan que hacer incursiones diurnas que sus trajes serán aislantes del sol o los coches poseen un método para tintar los cristales de negro y conducir por la pantalla del ordenador de a bordo. Son pequeños detalles que reflejan como han adaptado la leyenda vampírica a su manera, pero respetando los principios básicos. Después contamos con un par de actores conocidos para llevar el peso de la película, pese a que tampoco hubiera pasado nada de no contar con ellos. Ethan Hawke, Willem Dafoe, Sam Neill están al servicio del film para narrarnos, cada uno a su manera, como intentar convertir una película de poca llegada en algo interesante de ver. Dafoe encarna uno de sus papeles más inverosímiles de ver.

Daybreakers

Por otro lado, ver como la urbe más tecnológica se convierte en una noche eterna, como los vampiros son capitalistas y lo bien representada que está la ciudad en general es algo no fácil de conseguir. Como he dicho antes, hay muchas ganas y creo que esa energía la han sabido enfocar bastante bien creando un mundo muy natural y marcado por la falta de humanidad (en los dos sentidos, el real y el ilustrado). Tiene sus cosas malas. En ciertos momentos la trama hace aguas a mitad de la película y las incoherencias hacen acto de presencia. Pero también es cierto que podía haber sido mucho peor  y es que conseguir que algo así no caiga en el ridículo mas espantoso sino que mantenga el tipo como algo creíble y serio durante sus 98 minutos es toda una proeza. No llega a ser lo que muchos vaticinaban pero entretiene (que en los tiempos actuales no es poco) y sirve para tener el ojo fijado en estos dos hermanos, pues se les ve buenas maneras y es posible que lleguen a ser directores a tener en cuenta en cuanto al cine fantástico se refiere.

Conclusiones:

Valiente acercamiento al género vampírico más radical, que cuenta con unas cuantas escenas bastante sangrientas no aptas para menores. Es una adaptación tan innecesaria como queramos nosotros que sea puesto que puede llegar a entretener más de lo que uno cree. Doy fe de ello, que no esperaba nada y me he topado con algo que empieza a experimentar hacia otras direcciones y directrices de las que se siguen habitualmente en este género. Es de agradecer si se hace bien, como es el caso. Aun así tiene sus puntos más oscuros y no puede considerarse un film de culto (al menos de momento) y no aspira a llegar demasiado lejos pese a todo. Si por mi fuera os la recomendaría sin dudarlo pero como siempre digo, contentarme a mi es demasiado fácil, tenerlo muy en cuenta.

A continuación una entrevista a Ethan Hawke que nos ha proporcionado la distribuidora del film en España, DeAplaneta:

Daybreakers

Ethan Hawke/Daybreakers-SLS Hotel Beverly Hills
(Lleva puesto un traje de chaqueta con chaleco en tono gris y camisa blanca)

P. Tras haber interpretado numerosos papeles en tu carrera. ¿Qué te hizo decidirte en esta ocasión a interpretar un vampiro?

Bueno, lo cierto es nunca había interpretado a uno y me apetecía. Cuando me enviaron el guión no lo leí. Junto con el guión me mandaron la película “Undead” también dirigida por los hermanos Spierig. La empecé a ver y me pareció un horror, así que decidí que no quería reunirme con los directores. Pasó el tiempo y durante el Día de Acción de Gracias mis dos hermanos, que son más jóvenes que yo, estaban viéndola en el salón de casa. De repente empecé a oír unas carcajadas increíbles y decidí ir a ver que pasaba. Les pregunté que veían y me dijeron que “Undead”, así que decidí sentarme con ellos a verla. Lo cierto es que me encantó, la primera vez no había pillado bien el sentido del humor y a los diez minutos la dejé de ver, pero en esta ocasión me di cuenta de que la película estaba muy pero que muy bien. Siempre me he considerado un actor dramático y hacer un papel así me echaba un poco para atrás debido al género al que pertenece, pero al final me decidí.

P. ¿Crees que Daybreakers es similar en cierta forma a Undead?

Creo que Undead se ha convertido con los años en una película de culto. Espero que con Daybreakers pase algo similar. Los hermanos Spierig son unos directores estupendos. Piensa que Undead fue producida por una ínfima cantidad de dinero, lo que demuestra que los chicos tienen una gran creatividad, que al fin y al cabo es lo que cuenta a la hora de hacer cine. Al trabajar junto a ellos en Daybreakers he podido observar lo disciplinados que son. Ahora entiendo porque Ethan y Joel Cohen han tenido tanto éxito en su carrera profesional como directores, así como los hermanos Wachowski. El hecho de ser dos creo que mejora la calidad de la película. Por ejemplo si trabajas bajo la batuta de Martin Scorsese, imagino que nadie tiene el valor de enfrentarse a él y decirle que su visión en una escena no es la mejor opción. Sin embargo cuando hay dos directores se equilibran el uno con el otro. Hay muchos directores con mucho talento pero hay otros que están llenos de orgullo y ego, por eso creo que al ser dos se compensa mucho más. Creo que los hermanos Spierig han hecho un buen trabajo, estoy seguro que llegarán lejos.

P. El film no está basado ni en una novela gráfica ni en un libro como casi todo este tipo de películas.

Y eso es lo que más me llamó la atención. Me pareció mucho mejor que fuera un guión original.

P. ¿Qué consideras que Daybreakers añade a las películas que se han hecho hasta ahora sobre vampiros?

Para variar no es una película para adolescentes. Últimamente todas las películas que se han hecho sobre vampiros están destinadas a un público muy joven, por lo que es de agradecer que se haga una que no lo es. Trata el tema de los vampiros como si fuera un virus no como una especie de submundo asociado con  la idea del cristianismo. Está más basado en un mundo futurista, un poco como Gattaca. Hay aspectos al principio del film que me recuerdan un poco a algunas películas de Bogart.

P. ¿Tienes algo de vampiro en ti? ¿Eres una persona nocturna?,

De hecho soy un vampiro (risas). No se, lo cierto es que se muy poco sobre el mundo de los vampiros. Lo que sin duda me llama más la atención del mundo vampírico es el hecho de que no tienen que lidiar con el miedo a la muerte. Los vampiros no tienen aspecto animal como el hombre lobo ni son monstruoso como Frankenstein, son como tu y yo y encima no se mueren. Lo que me pareció curioso  de esta película es que los vampiros están adaptados al mundo humano, tienen trabajos normales y hacen las mismas cosas que nosotros. Y además pueden fumar todo el rato porque no se mueren, lo cual encuentro muy atractivo (risas).

P. ¿ Te atrae la inmortalidad?

Por supuesto. Hay una frase de Woody Allen que describe muy bien lo que pienso sobre la inmortalidad “No quiero alcanzar la inmortalidad por mis películas quiero alcanzarla no muriéndome”.

P. Hay algunas escenas en la película un poco violentas con gran cantidad de sangre. ¿Es algo divertido de rodar o simplemente asqueroso?

(Risas) No sabes lo divertido que es parar para comer estar todo pringado de sangre falsa, intentar utilizar el móvil, no te quiero ni contar. Esas escenas son las que menos me gustaron rodar de toda la película.

P. Los vampiros y todo lo que les rodea está sin duda muy en boga últimamente. ¿Crees que puede en cierta forma ser una metáfora por la situación política que vivimos hoy en día?

Creo que si y creo que se deja ver muy claramente en esta película. La idea de que estamos acabando con nuestros recursos es algo que vemos a diario en las noticias. La diferencia es que en Daybreakers los recursos son los seres humanos que se utilizan para obtener sangre, pero es una metáfora bastante explanatoria sobre lo que está sucediendo en nuestro mundo. Estamos acabando con la Tierra, le estamos chupando la sangre como si fuéramos vampiros y llegará un momento en el que se quedará vacía. No tenemos más que ver lo que está pasando con los casquetes polares. Hay una canción de Neil Young de los años setenta que habla del hombre diciendo que somos vampiros, que una gran fortuna viene de chuparle la sangre a otra gente. La especia humana tiene muco en común con los vampiros, en el sentido de que estrujamos y bien sea la Tierra u otro ser humano para conseguir lo que queremos.

P. Tienes la oportunidad de compartir protagonismo con un actor del nivel de Willem Dafoe. ¿Cómo ha sido trabajar con él?

Tengo que admitir que el hecho de que le estuviera involucrado en el proyecto fue en parte por lo que acepté el papel. Tiene gracia porque en la película Willem no es un vampiro pero parece uno (risas). Soy muy afortunado de poder haber trabajado junto a él. Es un tipo estupendo.

P. ¿Qué consejos darías a alguien que tenga que interpretar a un vampiro después de haber dado tu vida a uno en este film?

Dejarte crecer las uñas (risas). Lo cierto es que no se porque razón los directores pensaron en mi. Tanto Dafoe como yo hemos hecho mucho teatro en Nueva York.  Existen muchos actores de teatro que hacen películas de género como Alec Guiness en Star Wars. Estoy orgulloso de formar parte de ese grupo.

P. La experiencia parece haberte gustado. ¿Repetirías con otra película de género o prefieres volver a hacer películas de más enjundia como la última que has hecho con Tom Stoppard?

Stoppard es un director fantástico, al que le gusta explorar el arte cinematográfico. Es un tipo muy creativo, pero también lo son los hermanos Spierig. No quiero elegir un tipo de películas determinadas. Ahora parece un poco raro el haber elegido hacer una película de vampiros después de la saturación de “Crepúsculo” pero también había una cantidad de shows en la televisión sobre policías (la mayoría muy estúpidos) y justo hice “Training Day” en le que daba vida a un policía y fue una de las mejores experiencias de mi vida como actor. Lo que me interesa a mi es trabajar con gente creativa que llevan la película de género a otro nivel. La experiencia de trabajar con los directores de Daybreakers ha sido lo más creativa que puedes pedir. Recuero que una cosa que me hizo mucha gracia es que habían tomado algunos planos de mi película Before Sunset y habían convertido a mi personaje en un vampiro. Tienen un pasión por el cine increíble y eso es algo que como actor valoro mucho.

P. Ahora que mencionas Before Sunset crees que terminó de tal forma que es posible una tercera entrega?

Creo que Before Sunset es la sequela que menos dinero ha recaudado de la historia del cine (risas), y Before Sunrise no creo que fueran a verla más de tres personas. La verdad es que cuando acabamos la primera película sabíamos que algún día haríamos la segunda parte. No se si haremos una tercera, tiene que salir natural, no forzarlo. Muchos de mis amigos cuando salgo a cenar con ellos me dan sugerencias para hacer una tercera parte.

P. ¿Pero crees que tendríais que esperar otros diez años?

Lo que creo es que debe ser algo que no sea forzado. Tanto Julie como yo debemos estar listos.

P. Llevas actuando veinte años. ¿Recuerdas el momento en el que empezaste a ser famoso?

Si te soy sincero procuro no pensar de esa forma. Creo que no es bueno pensar en uno mismo como en alguien famoso. Recuerdo una vez en un restaurante tras haber hecho “Dead Poets Society” que la gente se levantó y empezó a gritar una frase de la película: Oh Capitán, mi capitán…! En ese momento me dije sal de aquí cuanto antes.

P. ¿Cuando ruedas una película llevas a tus hijos al rodaje?

Si alguna veces.

P. ¿Los estudios de Hollywood ofrece buenas películas a actores como tu?

Normalmente las mejores no vienen de los estudios.