Cocodrilo, un asesino en serie
Comparte con tus amigos










Enviar

Antes de caer en su nefasta etapa actual de los directos a DVD y televisión, Dominic Purcell viajó a Burundi con un equipo de periodistas para hacer un reportaje e intentar ¡capturar! a… ‘Cocodrilo, un asesino en serie’.

“Es la máquina de matar más eficiente aparte del homo sapiens”.-Matt Collins.

primeval-teaser

Crítica de Cocodrilo, un asesino en serie

Realmente no esperaba casi nada al ver esta película, más que menos sabía lo que me podía encontrar y, en ese sentido, y aunque hubiera esperado más minutos del cocodrilo devorahombres en pantalla, no me quejo. No se pueden pedir “peras al olmo” y ‘Cocodrilo, un asesino en serie’ no es un film para competir en “las grandes ligas”, ni siquiera en las medianas… simplemente es una cinta para visionar una tarde/noche de verano sin demasiadas exigencias ni expectativas.

Es cierto que me hubiera gustado disfrutar de más minutos con “el gran Gustav” (el cocodrilo del film) en pantalla, pero entiendo o creo entender que no debía de haber mucho dinero para efectos especiales, o bien que por el contrario el director quiso mantener la expectación como si de Tiburón se tratara… Así pues, Michael Katleman lo que hizo fue exhibir al cocodrilo poco a poco. De esta forma, al principio del film sólo vemos sus ataques en rápidos y furiosos flashes, luego se nos muestra en escenas nocturnas y por último ya se nos exhibe a plena luz del día. Un gran bicho.

primeval-cocodrilo

Por otro lado, y dejando al cocodrilo al margen, el equipo del film pensó que había que “enriquecer el espectáculo” ofreciendo algo más. De aquí que los guionistas aprovecharan y crearan a otro Gustav, “el pequeño Gustav”… puede sonar a broma el tema… pero este “pequeño Gustav” es un cacique hutu que, aprovechando la fama del cocodrilo asesino, crea para si ese mote con el objetivo de infundir el terror en su correspondiente área de influencia. Así, en ‘Cocodrilo, un asesino en serie’ nos encontramos con dos villanos al precio de uno: el gran Gustav y el pequeño Gustav… aunque a la hora de la verdad, el verdadero villano sólo sea el rebelde jefecillo hutu y sus correspondientes esbirros.

Precisamente, y hablando de los rebeldes hutus, lo mejor que puede ofrecer este film (al margen de los ataques del gran Gustav) es su (en cierta manera) conseguida atmósfera africana, transmitiendo verdadero calor e intentando acercarse a la vida y supersticiones de la zona. Además, se intentó retratar (muy superficialmente, todo sea dicho) a un Burundi en el que los hutus trataban de imponer su ley rebanando y aplastando cabezas. Por lo demás pues no hay mucho más que contar en esta crítica de Cocodrilo, un asesino en serie.

primeval-chaman

En el terreno interpretativo tampoco hay mucho que resaltar ya que los actores fueron mera carnaza (nunca mejor dicho) puesta a disposición de ser devorada por “el gran Gustav”, o cosidos a tiros por los súbditos del “pequeño Gustav”. No obstante, no está de más hacer un breve repaso al reparto del film. Vamos pues a ello.

El cabeza de cartel fue un Dominic Purcell que todavía no había iniciado la senda infernal que lleva actualmente con cientos de “directos a televisión y vídeo”. Purcell dio vida a Tim Manfrey, un periodista que se ve obligado a aceptar la realización del reportaje en Burundi ya que se encuentra entre la espada y la pared por haber difundido una noticia falsa al no haber contrastado sus fuentes; este reportaje es su “clavo ardiendo” sino quiere acabar sus días sirviendo cafés…

Orlando Jones fue Steven, el cámara y amigo íntimo de Tim que viene a ser el típico aporte “cómico” al film. La periodista del grupo corrió a cargo de Brooke Langton en su rol de Aviva Masters, quedando sólo para lucir figura de modelo y recibir el acoso de los malos. Casi terminando nos encontramos a Gideon Emery como Matt Collins, el típico naturalista experto en animales. Y, finalmente, nos queda Jürgen Prochnow en un papel de experto cazador y guía de la zona llamado Jacob Krieg. Prochnow entra muy fuerte en el film para luego ser “despedido” de manera lastimosa en todos los sentidos.

primeval-purcell

En conclusión.
‘Cocodrilo, un asesino en serie’ es una justita cinta de aventuras con animal asesino y sanguinarios energúmenos de por medio que se las hacen pasar moradas a Dominic Purcell y sus compañeros. Por el título uno se podría esperar un mayor festín por parte del cocodrilo, sin embargo, a la hora de la verdad, tanto o más daño que el gigantesco reptil hacen los esbirros de “El pequeño Gustav” autoinvitados a la fiesta. No da para mucho más el tema aunque el director se esfuerce en intentar ir más allá…

“No se puede coger vivo a ese monstruo”.-Jacob Krieg.

primeval-festin