Casino Royale
Comparte con tus amigos










Enviar

Un prometedor agente del servicio secreto británico MI6 está escalando posiciones internamente y es ascendido a la licencia 007. Dicen que los 007 tienen un promedio de vida demasiado corto, pero James Bond romperá esa regla sobreviviendo una y mil veces a cualquier peligro imaginable que le surja en el horizonte. Es hora de conocer sus inicios en… ‘Casino Royale’.

casino-royale-craig

La trama: Bond 21.
Esta fue la entrega que resucitó al mito para traerlo a tiempos modernos. Aquí seremos testigos de los orígenes del señor Bond (Daniel Craig), de cómo llegó a ser un pilar fundamental en su agencia y de cómo se ganó el respeto de compañeros y villanos por igual. Bond persigue a Le Chiffre (Mads Mikkelsen), un banquero de terroristas que ha perdido una fortuna perteneciente a diversos clientes suyos que no van a aceptar la pérdida sin que rueden cabezas, especialmente la cabeza de Le Chiffre… Por ello, el villano estará dispuesto a jugarse en un todo o nada en una partida de poker lo poco que le queda con el fin de recuperar el dinero perdido. Ahí entra en acción James Bond que, siguiendo la pista del criminal, deberá entrar en la partida a celebrar en el lujoso Casino Royale en Montenegro. Se van a mover demasiados millones para que un solo hombre los obtenga.

Crítica de Casino Royale

Este film de Martin Campbell supuso la “ruptura” con las anteriores películas del agente 007 en las que los múltiples gadgets y lo imposible lo acercaban peligrosamente a la desaparición. Para “reiniciar” al personaje se fue al origen, basando el film en la primera novela sobre James Bond escrita por Ian Flemming en 1953.

Destacar que esta película fue la tercera versión que adaptaba la novela Casino Royale, siendo el film número 21 del famoso agente con licencia para matar, en esta ocasión encarnado por Daniel Craig (tras un casting en el que se barajaron mas de 200 actores tales como: Colin Farrell, Ewan MacGregor, HughJackman o Eric Bana) recogiendo el testigo de Pierce Brosnan, tras cuatro películas dándolo todo.

Mucho se criticó a Craig cuando fue escogido como el nuevo Bond, y muchos fans dieron la espalda al proyecto creando incluso webs en las que revindicaban el NO a Craig como Bond. Por fortuna, nada hizo cambiar de idea a los mandamases y quedó demostrado que este Bond es uno de los mejores que ha pasado por la franquicia.

Pero no sólo se cambió de actor, también se cambió radicalmente el enfoque que ofrecían estas películas. Esta fue una decisión un tanto extraña, pero a la vez necesaria. El último film de Bond, ‘Muere otro día’ (Lee Tamahori, 2002), fue el que más recaudación consiguió, pero, a su vez, era el techo fantástico que Bond podía alcanzar tras unos inicios en ‘GoldenEye’ (Martin Campbell, 1995) de lo más imposibles. No es que se viera mal el hecho de que Bond usara sus famosos gadgets (en el cine, que no en las novelas) sino que la cosa había ido a más en cada película… llegando a ver cosas tan fantásticas como mansiones invisibles en medio de la nieve, coches con mil y un artilugios indetectables a los radares y similares.

Cada nuevo film era más espectacular y fantástico que el anterior y, para decir verdad, creo que ya no sabían que hacer, salvo mandar a Bond a conquistar Marte… con lo cual empezaron de cero y tomando a un 007 mucho más parecido al de las novelas y sin tanto invento imposible, sin tanta espectacularidad pero con más pies y cabeza. De esta forma, se volvió a dar paso al espectador más purista que, con tanto invento, había dado la espalda a la saga y al personaje. El resultado es un Bond en sus inicios que, pese a no poseer la experiencia de otros films, si que posee mucha más frescura y que en todo momento reside en nuestro planeta. Todo ello arropado con un gran plantel de intérpretes como: Eva Green, Judi Dench, Jeffrey Wright o Giancarlo Giannini. Amén de los ya citados Daniel Craig y Mads Mikkelsen.

Conclusiones.
Finalizo esta crítica de Casino Royale, una película que muchos han calificado como el mejor film de la saga Bond y puede que estén en lo cierto, puesto que si no es el mejor si que es de los mejores. Espectacular, emocionante, hipnotizador y sobre todo un perfecto asesino es lo que este Bond nos depara. En definitiva, algunos de los mejores 139 minutos que el agente 007 nos ha sabido ofrecer en los últimos tiempos.

Tráiler de Casino Royale