Cars
Comparte con tus amigos










Enviar

Muchos la consideran como la película más “floja” de la compañía Pixar. Y sin embargo, fue una de las pocas en tener segunda parte. ¿Cómo es esto posible? Para responder a la pregunta viajamos ya mismo a Radiator Springs para conocer a sus vecinos y a Rayo McQueen, por supuesto. Estás en la parrilla de salida de la crítica de Cars.

Rayo McQueen

Crítica de Cars

Según las palabras del propio John Lasseter esta película es la más personal de todas las que he hecho. Lasseter comenta esto porque se inspiró tanto en la propia historia de la Ruta 66 (Estados Unidos) como en su propia infancia, cuando viajaba con su familia en coche atravesando el país, eso sin mencionar su afición por los coches. El resultado final fue una película que se ha convertido en la favorita de muchísimos niños alrededor del mundo.

La película comienza muy bien (con una espectacular secuencia de carreras Nascar) pero luego, al llegar Rayo a Radiator Springs (por accidente), se estanca en un período bastante largo donde la idea es desarrollar a los personajes y sus relaciones entre ellos; especialmente interesante resulta comprobar el choque de personalidades y mentalidades entre McQueen y los tranquilos vecinos del olvidado pueblo de Radiator. La idea principal tras el guión, escrito por el propio Lasseter y su equipo, es que lo más importante de la vida no es llegar a tu meta sino hacer altos en la vida, conocer a los demás y disfrutar de lo que el mundo ofrece. Un planteamiento que, para el tipo de film competitivo que es ‘Cars’, puede pecar de extenderse en demasía en sus casi dos horas.

Muchas cosas destacan a Pixar sobre las competencias directas (y las indirectas): animación cada vez más espectacular, buenas historias, personajes entrañables y guiones que apelan a todo tipo de público. En esta ocasión, ‘Cars’ destaca en sus personajes y en su conseguidísima animación. Una animación con un gran contraste entre el show y el colorido del mundo de las carreras, y el polvoriento pueblo de Radiator Springs con un innegable toque de western en sus escenarios.

Entre los personajes cabe destacar a los siguientes: Rayo McQueen (Owen Wilson), el protagonista de la historia, un novato corredor muy pagado de sí mismo y que aspira a ganar la Copa Pistón. Durante su estancia en Radiator Springs se verá obligado a madurar y se dará cuenta de que en la vida hay cosas más importantes que ser el número uno en el asfalto del circuito. Doc Hudson (Paul Newman) es el veterano juez y doctor de Radiator, además esconde un pasado que sus vecinos desconocen y que saldrá a la luz durante la estancia de Rayo. Sally Carrera (Bonnie Hunt), una antigua abogada que abandonó la gran ciudad y quedó enamorada del pueblo, llegando a abrir un negocio de apartamentos. Mate (Larry the Cable Guy) es la destartalada grúa local que destaca por su tremenda inocencia que roza el infantilismo. Otros habitantes destacados son el viejo Sheriff (Michael Wallis), y Guido y Luigi (Guido Quaroni y Tony Shalhoub) que son dos italianos dueños de una tienda de recambios.

Fuera de lo que es el Radiator Springs cabría citar a Mack (John Ratzenberger, el tráiler encargado del transporte de McQueen y casi su único amigo), Chick Hicks (Michael Keaton, el rival más antipático y egoísta de la Copa Pistón) y Cal Weathers el veterano campeón del circuito.

La crítica en general está de acuerdo en lo mismo. ‘Cars’ se hace “pesada” y le faltaba ese toque especial de Pixar. Sin embargo, contó con una segunda parte. ¿A qué fue debido esto? Sencillo, fue un increíble éxito de “merchandising” para Disney/Pixar. Se llegó a estimar que los coches de Mattel relacionados a la película llegaron a vender cerca de 600 millones de dólares en tan sólo dos semanas de haber salido al cine la película. Más adelante, la propia Disney confirmó que para noviembre de ese año las ganancias de “merchandising” alcanzaron cifras todavía más colosales… Amén de su recaudación en cines que se fue a los 462.216.280 $ en todo el mundo. Un buen botín para Disney Pixar Cars.

Sin embargo, ni las críticas ni las cifras de ventas deben hacernos pasar por alto los mensajes que incorpora el film y que ya comenté unos párrafos más arriba. Puede que sean “simples”, repetidos y alargados en el metraje… pero nunca dejarán de ser importantes y además, las vivencias de los vehículos de Radiator Springs realmente se llegan a sentir, especialmente las de Doc Hudson y Sally Carrera.

Conclusión.
Finalizo esta crítica de Cars, puedo llegar a estar de acuerdo con la mayoría de la gente que opina que este uno de los films más “flojos” de Pixar. Ahora bien, mucho cuidado porque la más floja de Pixar no quiere decir que sea mala… Es más, ya quisieran muchas películas llegar al nivel y a los momentos que ofrece esta película.

Tráiler de Cars