Bosque maldito
Comparte con tus amigos










Enviar

¿Qué pasaría si sospecharas que un familiar tuyo ha sido sustituido por un doble? ¿Locura o realidad? Esto es lo que nos propone Lee Cronin en la que es su primera película para cines. La respuesta no será fácil de buscar, pero la encontraremos adentrándonos en ‘Bosque maldito’.

“Tú no eres mi hijo”.-Sarah.

Crítica de Bosque maldito

Lee Cronin es un cortometrajista irlandés que se lanza con ‘Bosque maldito’ a la gran pantalla. Anteriormente a esta ópera prima su trabajo más relevante fue ‘Ghost Train’, un premiado corto de terror estrenado en 2013. Es importante destacar que ‘Bosque maldito’ logró estrenarse en el competitivo mercado norteamericano el pasado 1 de marzo. En España la podemos a ver gracias a Festival Films.

El libreto, escrito por el propio Lee Cronin y Stephen Shields, se acerca a varias temáticas. Ahora bien, de manera claramente intencionada no profundiza totalmente en ninguna de ellas. Así las cosas, se dibujan meros brochazos de las situaciones y es el público el que tiene que terminar el cuadro completo en su cabeza. En este sentido, temas como la violencia doméstica, los mitos y leyendas, la locura y la paranoia,… son cuestiones que ‘Bosque maldito’ pone sobre la mesa. Y lo cierto es que, pese a no profundizar en ninguna de ellas, la historia está bien contada y, al final, no sientes que haya algo fundamental que no te haya sido contado.

Al margen de lo ya comentado, lo más atractivo del libreto es volver a incidir en el tema de los niños malos. A lo largo del metraje veremos cómo la relación madre e hijo se irá deteriorando y cómo surgirán las dudas en la madre. Por supuesto, también tendremos momentos espeluznantes. Es muy claro que esta cinta no descubre la pólvora y tiene un cierto aire a La otra hija (Luiso Berdejo, 2009), pero si te gustan este tipo de films no creo que te puedas llegar a sentir decepcionado por lo ofrecido aquí. Además, el no abusar de sustos baratos y la ambientación son puntos a favor.

Teniendo en cuenta lo anterior, hay que advertir que ‘Bosque maldito’ no es un film de terror puro y duro. La película se plantea más como un drama familiar madre e hijo que como una cinta de horror. Ahora bien, esto no quita para que haya situaciones sobrecogedoras y un tramo final que ya se decanta totalmente por lo terrorífico con parajes y situaciones “asfixiantes” y violentas.

En la película destaca y mucho su ambientación natural. En este sentido, ‘Bosque maldito’ fue filmada en Irlanda en los condados de Dublín, Kildare y Wicklow. Resaltan, sobre todo, los bosques de la zona y el intrigante y espectacular cráter. En esas zonas frondosas Cronin se explaya retratándolas incluso con planos aéreos ayudado por la fotografía de Tom Comerford. En verdad que cada vez que Sarah o Chris pisan el bosque te sientes arrastrado a un lugar de atmósfera ominosa. El verde y los colores de la tierra irlandesa son los tonos que predominan en esta película de manera bastante acertada. Por otro lado, la vieja casa de campo también contribuye a crear cierto tono atmosférico con el viento cerrando puertas, la madera crujiendo al ser pisada,… También la música de Stephen McKeon contribuye a mejorar el envoltorio del film.

“Vamos a ser muy felices aquí. Te lo prometo”. El bosque.

Entrando a comentar las actuaciones tan sólo cabría hablar de cuatro intérpretes. En primer lugar destaca mucho el buen y sufrido trabajo que desarrolla Seána Kerslake como Sarah. La actriz irlandesa está bastante bien, aguanta casi totalmente ella sola el peso del film y realmente te la crees como la joven madre de Chris. Precisamente a Chris lo encarna James Quinn Markey en su primera película tras aparecer en series como ‘Vikingos’. Lo cierto es que este jovencito exhibe un gran aplomo en pantalla que le hace parecer todo un veterano. Atención a su inocencia inicial y a los tremendos ramalazos violentos contra su mamá en según qué escenas. Así pues, la relación madre-hijo es el pilar fundamental de la propuesta y en esto destacan tanto Seána como James.

El resto del casting relevante lo forma otra pareja. En este caso la compuesta por los veteranos Kati Outinen y James Cosmo como el matrimonio Brady. Por un lado, Kati hace una gran recreación de una de esas ancianas decrépitas y abandonadas mentalmente tan típicas del cine de género. Y, por otro lado, James interpreta a su sufrido marido. Un hombre que vive sumido en la tristeza por la situación de su mujer y el triste pasado que comparten.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Bosque maldito, una película que apuesta por los personajes, el drama, la ambientación y el terror. En todas estas propuestas sale bastante bien librada y resulta efectiva. No creo que sea una cinta que, de acuerdo a sus medios, vaya a decepcionar estando además bastante bien rodada.

Relacionado: 10 películas de niños malos.

Tráiler de Bosque maldito