Black Panther
Comparte con tus amigos










Enviar

Pantera Negra (que así es como ha sido siempre conocido en España este superhéroe) fue creado por Stan Lee y Jack Kirby haciendo su debut en el número 52 de Los 4 Fantásticos (julio, 1966). Posteriormente, se uniría a Los Vengadores también en el número 52 (mayo, 1968). Finalmente, se haría con la cabecera de la colección Jungle Action en su número 5 (julio, 1973). Ahora, en 2018, ha conseguido protagonizar su propia película… ‘Black Panther’.

“Ha llegado el momento de que seas rey”.-Ramonda.

Crítica de Black Panther

El director y guionista Ryan Coogler saltó a la primera plana del panorama cinematográfico cuando escribió y dirigió Creed. La leyenda de Rocky (2015). Fue su gran trabajo en esa cinta del mítico “potro italiano” lo que le catapultó para ser contratado por Marvel Studios y ponerse tras las cámaras de ‘Black Panther’. Coogler ya demostró entonces ser un gran fan y conocedor de los entresijos de Rocky… y ahora también demuestra ser un gran seguidor del mayor superhéroe afroamericano de “La Casa de las Ideas”.

Y Coogler demuestra ser un gran fan del mítico Pantera Negra porque lo que más destaca aquí es su libreto. Un guión que adapta con bastante fidelidad la historia del personaje al cine. En ‘Black Panther’ se nos contará el origen de T`Challa y veremos elementos muy típicos de su mitología: la montaña de vibranium, la exótica planta que le concede sus poderes, la Wakanda oculta o la presencia de enemigos clásicos como M´Baku, Klaw o Killmonger. Naturalmente, Coogler adapta todo esto a nuestros tiempos y le confiere toques modernos y muy tecnológicos en pos del espectáculo… pero la esencia del personaje y su mitología se mantienen, eso es lo importante.

Además, otro punto a favor de la labor de “escribano” de Coogler (y de Joe Robert Cole) es finiquitar casi por completo el cansino e infantilizado humor (y tono) que se había apoderado de las últimas producciones Marvel, especialmente abusivo enThor: Ragnarok (Taika Waititi, 2017) y Spider-Man: Homecoming (Jon Watts, 2017). Con ‘Black Panther’ tenemos entre manos un film bastante adulto que toca temas realmente importantes como el legado familiar, los pecados de los padres o el buen gobierno y la toma de decisiones, “decisiones que a veces crean monstruos” como dice el propio T´Challa. En definitiva, el script es lo verdaderamente poderoso de este nuevo film de la factoría Marvel.

En cuanto a espectáculo visual, que es de lo que en buena parte se trata con estos films de superhéroes, cabe decir que la película cumple con holgura pero tampoco ofrece nada que no hayamos visto antes o que nos deje sin aliento. A estas alturas ver batallas de naves, grandes persecuciones de vehículos o peleas individuales o en grupo… no es algo que nos pueda tomar por sorpresa. Si acaso, a nivel personal, lo que sí que me sorprendió fueron varias de las modificaciones realizadas en el traje de combate de T´Challa. En mi época de lector clásico de Marvel el traje de Pantera Negra “no iba más allá”… pero aquí le falta poco para equipararse a la armadura de Iron Man… y esto no es algo que me guste mucho, ya que le resta cierto valor y heroísmo al personaje para convertirlo en alguien un tanto dependiente de la tecnología.

Merece la pena detenerse también en dos aspectos: la banda sonora y el vestuario. De la primera se ocupa el sueco Ludwig Göransson (habitual de la filmografía de Coogler) que entrega una BSO con un muy marcado aire y espíritu africano: los coros, los tambores, las canciones,… Por su parte, la modista (dos veces nominada al Oscar) Ruth E. Carter (‘Amistad’ y ‘Malcolm X’) viste a todos los personajes del film pasando de lo más moderno a lo más tradicional. El vestuario alcanza su máxima expresión en la explosión de color que ofrecen todas las túnicas de las tribus de Wakanda en la ceremonia del combate por el trono.

“Wakanda para siempre…”. El rey pantera.

El reparto del film es muy coral y prácticamente formado por actores y actrices afroamericanos. Analicemos en primer lugar a los wakandianos. Aquí nos encontramos con un notable Chadwick Boseman que vuelve a lucir como Black Panther y a destacar todavía más como su “otro yo”, el príncipe T´Challa. A su lado tiene a varias mujeres importantes y de peso, ellas son: Letitia Wright que destaca (y mucho) por su espontaneidad contagiosa en el rol de Shuri, la hermana pequeña de T´Challa y proveedora de toda su tecnología de combate. Al frente de la guardia personal del príncipe se encuentra la general Okoye, interpretada con mucha fiereza por Danai Gurira, la actriz recrea una poderosa mujer capaz de poner firme y sin chistar al más pintado con una sola mirada. El interés amoroso de T´Challa va para Lupita Nyong’o que hace un buen papel como Nakia, la mejor espía wakandiana. Finalmente, la última mujer importante en la corte de Pantera Negra es su madre Ramonda, interpretada por Angela Bassett en un papel un tanto desaprovechado.

Los pocos intérpretes blancos que tienen cierto peso en la trama son Martin Freeman y Andy Serkis. El primero con un rol correcto pero sin ir más allá como Everett K. Ross, un agente de la CIA que va tras el mercenario Ulysses Klaue, al que da vida de manera muy destacada el citado Andy Serkis. Serkis hace suya la película en cada una de sus intervenciones dotando de gran personalidad a este villano que realmente empequeñece al interpretado por Michael B. Jordan, actor fetiche de Coogler que se mete en la piel del exagente de la CIA Erik Killmonger, un tipo especializado en el asesinato y en derrocar gobiernos. En los cómics tuvo su primera aparición en el número 6 de Jungle Action (septiembre, 1973).

En el resto del casting importante nos encontramos con el gigantesco Winston Duke interpretando a M’Baku más conocido como Man-Ape, Daniel Kaluuya que esta vez luce poco y casi cae en la monotonía en su papel de W’Kabi (el amigo más fiel de T´Challa y jefe de una de las tribus con más peso), John Kani regresa desde el mundo de los espíritus como T´Chaka y terminando tenemos a un apagado Forest Whitaker bajo el manto de Zuri, el sacerdote y custodio de las tradiciones, especialmente de la planta con forma de corazón.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Black Panther, un film que va más allá de la “típica aventura superheróica” de turno para entregarnos un gran libreto que pasa por ser lo mejor de la película. Si están cansados del aire desenfadado de las últimas producciones Marvel, entonces, esta cinta de Ryan Coogler puede ser un buen motivo para reencontrarse con un Universo que estaba cayendo peligrosamente en la infantilización.

Relacionado: Conociendo a Black Panther.

Tráiler de Black Panther