Bienvenidos al fin del mundo
Comparte con tus amigos










Enviar

Finalizando su “trilogía Cornetto”, Edgar Wright homenajea al cine de ciencia ficción en ‘Bienvenidos al fin del mundo’, una divertida película que mezcla realmente bien la comedia, la acción y la ciencia ficción con el habitual estilo del humor británico. Preparaos para disfrutar de las aventuras de este grupo de colegas en su objetivo de llegar al mítico bar: “El Fin del Mundo”.

“Como los 5 mosqueteros”.-Gary King.

bafm-cervezas

Crítica de Bienvenidos al fin del mundo

Que Edgar Wright se ha convertido en un director de culto es incuestionable, y lo hizo con gracias a dos películas, a saber: ‘Shaun of the Dead’ (2004) y ‘Hot Fuzz’ (2007), films que me niego a citar por sus horrosos títulos traducidos al español. Wright ya es un cineasta bastante “geek”, fan puro y duro, y que es capaz de mezclar el habitual sentido del humor británico (un tanto difícil de entrar, pero bastante mejor que lo que hacen los estadounidenses en sus comedias) con los parámetros palomiteros más clásicos. A esto hay que sumarle una enorme cantidad de referencias cinéfilas. Si en el film de los zombies homenajeaba y parodiaba al cine de los podridos, y en ‘Hott Fuzz’ al cine de policías y las buddy movies, en ‘Bienvenidos al fin del mundo’ lo hace con el cine de invasiones alienígenas y fantástico de los 80, obviamente mezclado con su habitual estilo como director.

De la “trilogia Cornetto” diré que ‘Shaun of the Dead’ sigue siendo la mejor de las tres, pero ‘Bienvenidos al fin del mundo’ se sitúa bastante por encima de ‘Hot Fuzz’, más que nada porque el ritmo de la presente y su enorme comicidad superan con creces a esa otra cinta, aparte de la enorme presencia de un buen puñado de actores británicos y la química entre ellos.

Uno de los más grandes aciertos de Wright es que va directo al grano: no hay escenas de relleno o altibajos, su película es dinámica, alternando gags realmentre divertidos con algunos momentos realmente conmovedores o terroríficos, dependiendo de la secuencia en particular.

bafm-simonpegg

Del reparto, cabe decir que sencillamente es pura química. Simon Pegg es un robaplanos en toda regla, su interpretación de Gary King es realmente soberbia, especialmente con su tremenda labia que se hace presente en varias de las secuencias o algunos gags bastante físicos (mención al momento “héroe” durante una de las múltiples escapadas).

El resto de actores resultan lo suficientemente metidos en sus papeles para destacar todos ellos. Especialmente llamar la atención de la gran compenetración mostrada, una vez más, con Nick Frost. Por otro lado, Martin Freeman es todo un acierto con su cara de tío estirado, un tipo que siempre va con el teléfono manos libres y con los habituales trajes que le vienen al pelo. Paddy Cosidine con su cara de pringado nos lo creemos a la primera, y de Eddie Marsan y Rosamund Pike diré que cumplen con muy buenas maneras.

bafm-grupo

La dirección de Wright es bastante notable, sabe coreografiar las escenas de acción que resultan satisfactoriamente nítidas. Además, el cineasta logra enganchar al espectador desde el principio gracias a su ritmo trepidante, sus diálogos avispados y la enorme complicidad con el espectador.

Por su parte, los efectos especiales (en su mayoría artenasales) resultan muy logrados. En general, todo lo técnico de la película no desentona y cumple a rajatabla con lo que se presupone son los elementos de una comedia fantástica. Finalmente nos queda la música de Steven Price, que logra compaginarse con las imágenes del film, destacando esos sonidos rockeros sonando a lo largo de la cinta.

bafm-pareja

En conclusión.
Resumiendo esta crítica de Bienvenidos al fin del mundo: una divertidísima comedia con homenajes múltiples a la ciencia-ficción. Entretenida, con buenos momentos (algunos sensacionales) y una excelente química entre sus actores. Además cuenta con unos buenos efectos visuales y la notable dirección (y guión) de Edgar Wright. ¡No se la pierdan!

Tráiler de Bienvenidos al fin del mundo