Bienvenidos a Marwen
Comparte con tus amigos










Enviar

Este nuevo biopic nos adentra en un mundo de fantasía y realidad en el que conoceremos a Mark Hogancamp. Aquí seremos testigos de cómo un hecho terrible puede casi destruirte. Sin embargo, también veremos como un buen hobby puede ayudarte a reconstruir tu vida. Sólo me queda deciros que sois ‘Bienvenidos a Marwen’.

“Las mujeres son las salvadoras del mundo”.-Mark.

Crítica de Bienvenidos a Marwen

‘Bienvenidos a Marwen’ está basada en la experiencia personal de Mark Hogancamp. Mark es un exmilitar, artista y miniaturista nacido en NY. Una noche sufrió un asalto brutal con tintes homófobos que le dejó en coma durante 9 días. Al despertar había perdido gran parte de su memoria y habilidades. Buscando su propia sanación decidió volcarse en la fotografía de muñecos y miniaturas militares de la Segunda Guerra Mundial. Con el paso del tiempo su hobby personal trascendió. Tan es así que incluso se hizo una exposición, se escribió un libro y se filmó el documental ‘Marwencol’ (Jeff Malmberg, 2010). Ahora vamos a conocerlo mejor gracias a Robert Zemeckis.

El guión del film ha sido escrito por el propio Robert Zemeckis y Caroline Thompson. El libreto recoge todo lo descrito en el párrafo anterior centrándose, naturalmente, en Mark Hogancamp. El principal acierto es ir presentándonos a Mark y su día a día poco a poco. En este sentido, será más atrayente para quien no conozca su biografía. Además, el metraje se divide casi a partes iguales entre el mundo real y el imaginario de las maquetas. En este mundo imaginario la acción tiene lugar en plena Segunda Guerra Mundial en un pueblecito belga inventado, Marwen. Allí las mujeres locales ayudan al piloto americano Hogie a resistir los ataques de los nazis y de Deja Thoris, la bruja local. Marwen no es otra cosa que la proyección de las fantasías de Mark, su particular burbuja de protección.

El script acierta desarrollando a Mark, su hobby y su fetichismo (“Yo necesito sentir la esencia de la mujer”). También acierta con lo atractivo que resulta contemplar los sucesos bélicos e imaginarios de Marwen. Sin embargo, fracasa al retratar al resto de personajes. Lamentablemente casi todos quedan muy poco desarrollados y, en algunos casos, su escasísima presencia los hace hasta cuestionables y/o innecesarios.

Por otro lado, el guión se abre claramente a la nueva moda de resaltar el papel femenino en nuestra sociedad. Tan es así que, quitando a la bruja Thoris, el resto de personajes femeninos del poblado son unas auténticas heroínas guerreras que someten a los nazis acribillándolos hasta la extenuación. También en el mundo real de Mark pasan por ser lo mejor del film. Basta esta frase del propio Mark para resumir el feminismo del film: “Las mujeres son las salvadoras del mundo”. Finalmente, hay que resaltar también el muy divertido guiño que Zemeckis le dedica a ‘Regreso al futuro’ (1985).

El aspecto más positivo del film son, sin duda, los efectos visuales. En este sentido, es una gozada ver lo geniales que resultan todas las secuencias de los muñecos y miniaturas. Cualquiera que disfrute con el cine de animación y la captura de movimientos debe ver ‘Marwen’ sí o sí. También si te gustan las maquetas debes echarle una ojeada.

El grado de detalle y perfección que nos ofrece Zemeckis es altísimo. Para conseguirlo se diseñaron muñecos a escala 1:6 personalizados de todos los actores. Además, los protagonistas fueron grabados con modernas cámaras y sometidos a las más avanzadas técnicas de captura de movimientos. La finalidad era recoger hasta el más mínimo gesto de su rostro. A continuación los muñecos se imprimieron en 3D y fueron pasados al departamento de animación y escaneo. Explicado muy básicamente ese fue el proceso empleado y el resultado simplemente es espectacular.

“En Marwen pasan muchas cosas raras”. El pueblo de los muñecos.

El principal “vecino” de Marwen es Steve Carell. Carell se convierte en Mark Hogancamp en el mundo real y en el intrépido Capitán Hogie en el imaginario. En su versión de Mark cuesta un poco empatizar con su recreación porque hablamos de un hombre muy tímido. Un hombre psicológicamente machacado y casi sin pasado. Él mismo lo dice: “Me sacaron todos mis recuerdos a patadas”. Así las cosas, le cuesta mucho confiar en la gente, vive repleto de apuntes y muñecos y sólo se fía de sus amigas. Su versión del Capitán Hogie es todo lo contrario. Aquí Carell pone voz a un auténtico héroe de la Segunda Guerra Mundial y a todo un imán para sus aguerridas vecinas de Marwen. Un pelotón de mujeres que lo protegen contra viento y marea de los inmortales nazis.

El pelotón de mujeres de Marwen no son otra cosa que la representación física (en muñecas glamurosas) y fantástica de aquellas mujeres que han tenido y tienen importancia en la vida de Mark. Ellas son: Eiza Gonzalez como Carlala, la ayudante de cocina con la que suele trabajar Mark. Leslie Zemeckis como la resistente francesa Suzette. Gwendoline Christie es Anna, la ruda enfermera rusa que le lleva comida y medicinas. Janelle Monáe da vida a GI Julie, una veterana que perdió una pierna en Irak. Stefanie von Pfetten como Wendy, la camarera que le recogió herido después de la agresión. Ahora bien, no hay que hacerse muchas ilusiones con todas estas actrices y sus representaciones reales/imaginarias pues su desarrollo es mínimo.

Mucho mejor tratamiento reciben Merritt Wever y Leslie Mann. Merritt da vida a Roberta, la muy buena y agradable dependienta de la tienda de juguetes y cosas curiosas donde Mark acude a comprar. Roberta siempre lo trata con mucho cariño y se nota que quiere estar más cerca de él. Por su parte, Leslie Mann es Nicol, la nueva vecina que se muda a la casa de enfrente de Mark. Nicol es una mujer muy dulce y amigable que rápidamente traba amistad con Mark pasando a engrosar su pelotón de amazonas de Marwen. Finalmente, Diane Kruger no aparece físicamente. Su presencia en el film queda limitada a la captura de movimientos y voz de Deja Thoris, la bruja de Mawen que impide que cualquier amazona establezca un romance con Hogie. Del resto del elenco poco o nada se puede decir.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Bienvenidos a Marwen, un nuevo biopic que apuesta por mezclar fantasía y realidad. Su principal baza es su excelente acabado visual en las secuencias de animación. Secuencias que catapultan a sus “muñecas glamurosas” como mujeres de armas tomar y poder. Si vuestro hobby son las miniaturas y los muñecos bélicos de la Segunda Guerra Mundial debéis darle una oportunidad. Además conoceréis la historia de Mark Hogancamp.

Tráiler de Bienvenidos a Marwen