Babadook
Comparte con tus amigos










Enviar

En una época en la que el cine de terror se basa en sustos baratos, subidas de volumen y “gorerizar” las películas… un pequeño film australiano salta a la palestra asustado a todo aquel que la ve. La realizadora y guionista Jennifer Kent nos presenta a un misterioso personaje cuyas intenciones no son del todo claras, por ello y ante todo, nunca dejes entrar al… ‘Babadook’.

“¡No le dejes entrar!”.-Samuel.

babadook-imagen-macabra

Crítica de Babadook

El cine de terror actual se encuentra sumido en remakes, secuelas de clásicos antiguos e incluso precuelas vacías e insulsas (me viene a la cabeza, como principal film fallido, ‘El Padrastro’, estrenada en 2009 y que era un remake del film homónimo con Terry O’Quinn como principal atractivo). En estas circunstancias, el género ha tenido una enorme sorpresa con la película aquí reseñada, una cinta australiana dirigida por la debutante Jennifer Kent.  Una película que hizo que hasta el mismísimo William Friedkin (director de la legendaria ‘El Exorcista’) llegara a decir que era “la más terrorífica que he visto jamás”, ahí es nada.

Personalmente puedo afirmar con total rotundidad que ‘Babadook’ es uno de los mejores títulos de terror que he visto en bastante tiempo. Esto se debe a tres factores que en el cine de terror actual se pasan bastante de largo. El primero, una ambientación tenebrosa gracias a la sobresaliente fotografía de Radek Ladzuck con esos colores grisáceos y de luces fuertes de un único foco. El segundo que sus personajes son interesantes (y desde luego lo son). Y el tercero que se insinúe al villano/monstruo de la película. Esto último es lo que quizás es más terrorífico porque, prácticamente, en el film no se ve al Babadook (tan sólo un plano suyo de la cara y ya está), todo se basa en sugestionar al espectador en base a que la criatura está presente en todo momento en la propia casa de Amelia, todo gracias a una serie de momentos impactantes y de efectos de sonido, porque el sonido (y no la música) juega un factor importantísimo en la ambientación de la historia, junto con la referida fotografía.

babadook-comiendo

Además, su directora (y también guionista del film) ofrece un enorme y potente sentido dramático a la hora de describir al personaje interpretado por Essie Davies (magnífica es quedarse corto), una mujer destrozada y al borde de la depresión, que tiene que hacer de madre coraje en este preciso instante ¡impagable! También hay que destacar el esfuerzo del joven Noah Wiseman en su papel de Samuel, aunque es cierto que en los primeros instantes de la cinta no es que caiga precisamente bien, sin embargo, a medida que la película va avanzando, el personaje llega a caer mejor de lo que caía en un principio.

Entrados en este punto, debo decir que ‘Babadook’ tiene sus fallos, especialmente todo el primer acto, un poco convencional que termina lastrando un tanto el metraje en un principio. Sin embargo, al igual que el personaje de Wiseman, a medida que avanza la narración, la cinta pilla fuerza y lo demuestra en ese final apoteósico y tremebundo. Si la podéis ver en versión original, hacerlo, porque no os arrepentiréis.

babadook-amelia-y-samuel

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Babadook, una muy buena película de terror que si da miedo, ofrece unas muy buenas interpretaciones y cuenta con un excelente sentido dramático. Enorme Essie Davis en su papel de madre sufridora. Fabulosa ambientación y una dirección muy solvente de Jennifer Kent, a quien habrá que seguirle los pasos muy de cerca.

Tráiler de Babadook