Ángeles y Demonios
Comparte con tus amigos










Enviar

De nuevo Robert Langdon se ve envuelto en otro misterio. En esta ocasión es una carrera contrarreloj y el precio puede ser demasiado alto. El riesgo no es sólo para él, sino también para la Iglesia y los montones de fieles amontonados en la plaza de San Pedro. ¡Preparaos para el viaje de vuestras vidas en esta crítica de Ángeles y Demonios!

“¿Es anti-católico, profesor Langdon?”.-Inspector Olivetti.
“No, Anti-vandálico”.-Langdon.

Ángeles y Demonios

Crítica de Ángeles y Demonios

Después del mega-exitazo que fue El Código Da Vinci (Ron Howard, 2006), pocos dudaban que ‘Ángeles y Demonios’ se llevaría a cabo. Sin embargo, Ron Howard no es precisamente Michael Bay ni James Cameron. Me refiero a que no es un director con ganas de realizar secuelas. Él mismo decía que en caso de no haber una trama interesante para realizar esta «segunda parte» no la haría. Así pues, se dedicó a dirigir El desafío: Frost contra Nixon’ (2008). Posteriormente se convenció y al final hizo público que dirigirá la película. En 2009 se estrenó en todo el mundo.

‘Ángeles y Demonios’ es el perfecto ejemplo de cómo se puede superar fácilmente a una primera parte. Esta continuación es una mejor película en todos y cada uno de sus aspectos. Eso sí, algunos no están del todo pulidos. Esta secuela se alza por encima de ‘El Código Da Vinci’ desde sus primeros minutos y la termina dejando KO al final. Esto se debe, principalmente, a que sus dos guionistas, Akiva Goldsman y David Koepp, insuflan al relato una dosis de adrenalina bien merecida. Goldsman y Koepp se alejan de los peores momentos de la anterior cinta.

Ángeles y Demonios

Detrás de las cámaras, Ron Howard se siente como pez en el agua rodando las trepidantes escenas de acción. Escenas que predominan a lo largo del metraje. Algunas de ellas verdaderamente antológicas. Por ejemplo, me acuerdo de la escena en la Piazza Navona con la música de Hans Zimmer sonando de fondo. Fabulosa.

Como toda adaptación hay bastantes diferencias y aquí son más notables que en ‘El Código Da Vinci’. Ahora bien, lo cierto es que mejoran el resultado puesto que el libro es peor que su antecesor. En lo fílmico este film es superior a su predecesor en estos aspectos: el buen guión, la acertadísima dirección y el genial reparto. Un casting capitaneado por un carismático Tom Hanks al que secundan unos intérpretes de lujo. Me refiero a artistas del nivel de Ewan McGregor, Stellan Skarsgard y Armin Mueller-Stahl. Sin olvidar a la nueva «compañera» de Langdon: Ayelet Zurer como Vittoria Vetra.

Sin embargo, ‘Ángeles y Demonios’ también tiene sus fallos. El principal es la superficialidad de sus personajes. Esto también le ocurría a ‘El Código’, sin embargo, en esta continuación está mejor «tapado» gracias a la labor del reparto. Otro de sus fallos es que la cinta vuelve a presentar un argumento igual de «disparatado» que su predecesora. No obstante, al menos resulta más creíble que el anterior, sobre todo si tenemos en cuenta que «El Código» sufrió la ira de la Iglesia. Aquí está más que injustificado, pero no quiero meterme en esos temas. Aun así, se impidió que se rodara en el Vaticano.

“Abran sus puertas y cuente al mundo la verdad”.–El Camarlengo.

Ángeles y Demonios

En conclusión. 
‘Ángeles y Demonios’ es una secuela superior en muchos aspectos a «El Código». Y, aunque repite algunos de sus fallos, es mucho más entretenida y mejor guionizada que su predecesora. Además, su reparto de actores realiza un mejor trabajo y esfuerzo. Por último, el ritmo es más dinámico. En definitiva, mejor cinta y más que recomendada.

Tráiler de Ángeles y Demonios