Ahora los padres son ellos
Comparte con tus amigos










Enviar

‘Ahora los padres son ellos’ aterrizó en 2010 en nuestras pantallas sin nada excesivamente novedoso con respecto a sus dos antecesoras. Sin embargo, siguió siendo igual de divertida y nos demostró que si algo funciona, mejor no cambiarlo…

Ahora los padres son ellos

La trama: Los problemas crecen.
Greg Follen (Ben Stiller, Focker en la versión original y que tan acertadamente tradujeron) por fin empieza a medio entenderse con su suegro, Jack Byrnes (Robert de Niro). Pero no ha sido tarea fácil pues han tenido que pasar diez años, un segundo empleo y dos hijos de por medio. Pero la estabilidad de la que hace gala la familia, penderá de un hilo cuando una guapa representante de una gran farmacéutica irrumpa en la vida de Greg, pidiéndole a este que distribuya su producto (producto que, curiosamente, está indicado para hombres a los cuales no les funciona muy bien “la pistola”). Con una familia que atender y los suegros en casa… Jack deberá apañárselas como pueda para llevar a buen puerto el lío en el que se está metiendo.

Ahora los padres son ellos

Crítica de Ahora los padres son ellos

En el año 2000 llegaba a nuestras pantallas la primera parte de esta (por el momento) trilogía, y lo hacía cosechando seguidores y buenas críticas por todo el globo. Ver a Robert De Niro en su faceta de suegro peligroso y vigilante era algo que no tenía precio. Los padres de ella’ (Jay Roach) fue una divertidísima comedia que quedó grabada en las retinas de todos nosotros. Cuatro años más tarde llegaba su secuela, ‘Los padres de él’ (Jay Roach), en la que los padres a los que conoceríamos serían los de Greg. En la primera parte los habían mencionado varias veces pero teníamos que conformarnos con imaginárnoslos. En esa segunda parte, por fin, les pondríamos caras y veríamos qué ocurría cuando la familia Follen (con sus alocados padres) convivían con la familia Byrnes.

¿Se podía exprimir más la saga? Sí, pero si ya habían salido los padres de la novia y los del novio (ahora, marido y mujer), entonces ¿a quien faltaba por presentar? Pues a los hijos de ellos. Así surgió ‘Ahora los padres son ellos’. Y en la siguiente a las novias de los hijos o a los nietos o lo que sea, todo por el bien de la economía de las productoras y, sobre todo (o quizás no tan “sobre todo”), por la diversión asegurada que darán al público menos exigente. No nos engañemos, hablamos de una saga que no tiene en su guión los pilares que la sustentan. Pero ello no ha impedido que disfrutemos cada minuto con unas cintas muy queridas por el público, una franquicia que nos ha hecho reírnos a carcajadas al ver como el suegro sometía al yerno a las más auténticas perrerías, como si de atar estuviera.

Ahora los padres son ellos

En ‘Ahora los padres son ellos’ se nos sitúa unos años en el futuro, cuando Greg y Pam tienen dos hijos mellizos: Henry y Samantha. Aquí, y bajo la atenta mirada de su suegro, que intenta persuadir a Greg de que sus hijos necesitan la mejor educación, este intentará matricularlos en la mejor escuela que encuentre. Pero para ello deberá hacer horas extras en otro trabajillo nada complicado, en apariencia… porque si algo hemos aprendido de esta familia, es que nada es fácil, ni lo que lo parece. Todo es difícil, complicado y hace daño. Los líos y malentendidos, el espionaje y las misiones secretas, vuelven a hacer acto de presencia alocando la rutina de la familia. ¿Conseguirá Greg pasar el examen final de Jack y convertirse en el próximo patriarca? ¿Se romperá para siempre el famoso círculo de su confianza?

El director de las anteriores entregas, Jay Roach, es sustituido por Paul Weitz. Pese a que me gusta más el estilo de Jay, decir que el resultado más o menos es igual de satisfactorio y nos encontramos ante una divertida comedia a la altura de las anteriores, salvo  por pequeños detalles… En cualquier caso, en esta tercera parte Weitz no se complica demasiado y sigue la línea ya existente, actualizando el estatus familiar.

ahora-los-padres-son-ellos-abuelo

En el film, el elenco protagonista no cambia, siendo el mismo que protagonizaron las dos primeras partes. Ahora bien, en esta ocasión podemos contar con algún personaje nuevo como es el caso de Andi Garcia (sí, con i latina, interpretado por Jessica Alba). Pero el pilar que sustenta esta saga es el excelente casting de actores que llegaron a entenderse muy bien. El primer y más importante protagonista de la cinta es Ben Stiller interpretando a Greg Follen. Ben vuelve a marcarse una muy buena interpretación, con esos momentos impagables en los que, sin apenas decir nada, y sólo con cara de asombro inmutable, hace frente a todo lo que su suegro le dice. Y el suegro vuelve a ser Robert De Niro (Jack Byrnes), un tipo que en su día fue agente del gobierno y aun cree que estamos en plena guerra fría donde hay que psicoanalizar a todos y a todo (atentos al momento en que descubre Google y Youtube).

Por otro lado, también comentar la presencia de Owen Wilson, que interpreta al eterno ex novio de Pam, el típico “ex” tan repelente que no lo tragas porque es amable y considerado… y parece no recordar que su ex novia ya está comprometida y casada. No es que sea un protagonista propiamente dicho… pero siempre que hace acto de presencia es para edulcorar aún más el momento. En el resto de actores destacan los padres de Greg, interpretados con genialidad por Dustin Hoffman y Barbra Streisand, y la suegra a la que da vida Blythe Danner. Todo ellos juegan un excelente papel sin el cual esto no existiría, además no saturan la cinta, sino que se limitan a cumplir fenomenalmente con sus momentos.

ahora-los-padres-son-ellos-abuelos

Conclusiones.
Divertida, esta es mi conclusión de esta crítica de Ahora los padres son ellos. Divertida si dejas que te atrape en su mundo, claro está. Si te gustaron las anteriores pon atención a esta pues es más de lo mismo. Es un placer volver a encontrarse con estos fabulosos personajes que tanto calaron en el pasado con sus guasas. Eso sí, es evidente que pasaron diez años desde la puesta en marcha del primer film y veremos a todos los personajes algo cambiados, más “mayores”. También está claro que si no te gustaron las anteriores, pues poco o nada vas a disfrutar con esta entrega. En cualquier caso, resulta una película inesperada con un regreso esperado y sobre todo eficiente en cuanto a diversión se refiere.

Tráiler de Ahora los padres son ellos